El empleo en el mundo 1995. Informe de la OIT

Se examinan en El empleo en el mundo 1996/97 las principales fuentes de escepticismo acerca de la importancia contemporánea del pleno empleo. Se ofrecen pruebas empíricas globales para refutar las afirmaciones según las cuales el crecimiento sin empleo y el final del trabajo se han convertido en irremediables...

Se examinan en El empleo en el mundo 1996/97 las principales fuentes de escepticismo acerca de la importancia contemporánea del pleno empleo. Se ofrecen pruebas empíricas globales para refutar las afirmaciones según las cuales el crecimiento sin empleo y el final del trabajo se han convertido en irremediables. En este importante estudio se afirma que el concepto de pleno empleo, debidamente actualizado, debería seguir siendo uno de los objetivos principales de la política económica y social. Se abordan en distintos capítulos los retos y cuestiones particulares de los:

Países industrializados
El informe abarca políticas macroeconómicas y de fijación de los salarios destinadas a lograr tasas de crecimiento sin inflación más elevadas y a mejorar la situación del empleo a través de la reforma de las políticas de mercado de trabajo tanto activas como pasivas.

Economías en transición
En El empleo en el mundo 1996/97 se sugieren políticas para desarrollar unas instituciones de mercado de trabajo adecuadas, para reducir los obstáculos al crecimiento de las empresas, para los programas de obras públicas y para los subsidios de desempleo temporales.

Países en desarrollo
El informe subraya las grandes divergencias en cuanto a los resultados económicos entre las distintas regiones y sugiere la manera de definir el pleno empleo en estos países. Incluye un examen de las tendencias del empleo por país y por región.