Petróleo y producción de gas; refinación de petróleo

El precio del petróleo afecta al comportamiento empresarial de las empresas petroleras tanto nacionales como internacionales. Las empresas petroleras internacionales se han consolidado mediante fusiones y adquisiciones, y han reducido drásticamente su fuerza de trabajo para seguir siendo rentables. Las empresas petroleras nacionales necesitaban mantener los beneficios financieros para sus gobiernos y muchas han limitado sus actividades al plano nacional. El empleo en las empresas petroleras nacionales se ha mantenido relativamente estable, mientras que el empleo en las empresas petroleras internacionales ha sido volátil. Según las estimaciones, en la industria petrolera el empleo alcanzó sus niveles máximos en 2004, con 4 millones de trabajadores, y se ha reducido gradualmente hasta llegar al nivel actual de 3 millones. El empleo mundial en el sector de la refinación del petróleo se estima en más de 1,5 millones. La volatilidad del empleo ha conducido al incremento del trabajo en régimen de subcontratación y ha dado lugar a que éste se mantenga. Las oportunidades de empleo para las mujeres en la industria petrolera están aumentado, pero partiendo de unos niveles muy bajos. Por lo general, los trabajadores de la industria están bien remunerados en comparación con los de otras industrias. Sin embargo, existen brechas salariales, en función de la ocupación, las competencias, el género y las nacionalidades. Muchos trabajadores de la industria tienen largas jornadas laborales, y trabajan con frecuencia en una zona remota que les separa de sus familias. Las políticas que permiten conciliar la vida laboral y la vida familiar redundan en beneficio tanto de las empresas petroleras como de los trabajadores. Algunos de los principios de la libertad sindical y de asociación no se han respetado en la industria petrolera. La mayoría de los casos en los que estaba implicada la industria petrolera hacían referencia a las libertades civiles. El derecho de huelga, la injerencia estatal, la legislación restrictiva, el incumplimiento de los convenios colectivos libres y voluntarios, los obstáculos para el establecimiento de organizaciones, y el despido de dirigentes sindicales y miembros sindicales son los demás problemas que se plantean, en orden decreciente de aparición. Las esferas de trabajo de la OIT se concentran en estos temas con el fin de mejorar los derechos fundamentales en el trabajo de todas las personas empleadas en la industria petrolera mediante la promoción del diálogo social tripartito.