Ingeniería mecánica y eléctrica

La ingeniería mecánica y eléctrica incluye la fabricación y reparación de una gama inmensamente amplia de productos eléctricos y electrónicos, como motores, productos eléctricos, electrónica de consumo, computadoras y teléfonos móviles, entre otros.

En 2001, la OIT elaboró un informe sobre “La fabricación de componentes electrónicos para las industrias de las tecnologías de la información: el cambio de las necesidades con respecto a la mano de obra en una economía mundializada”, que se discutió en una reunión tripartita celebrada en Ginebra en abril. Si bien los Estados Unidos y el Japón siguen siendo los principales exportadores, los principales países en desarrollo exportadores (casi todos ellos en Asia, incluida China) representan la mitad de las exportaciones del mundo de productos de tecnología de la información. En el último tiempo, ha tenido lugar una pequeña revolución industrial, ya que los proveedores asiáticos han adquirido empresas de marca a las que habían abastecido anteriormente, por lo que han dejado de ser fabricantes anónimos para convertirse en proveedores de servicios de fabricación de electrónica.

Esto ha sido posible gracias a la necesidad de los titulares de las marcas de recurrir en mayor medida a la externalización. Los proveedores de servicios de fabricación electrónica han ejercido una influencia cada vez mayor en la producción electrónica mundial, así como en el empleo en este sector a escala mundial, y han desempeñado un papel importante al reorientar la producción hacia Asia y hacia lugares menos costosos. Este crecimiento fue rápido en el decenio de 1990 y se ralentizó a principios de 2000.

La reciente crisis económica ha afectado de una manera muy leve al sector, que sigue creciendo pero a un ritmo más pausado. Las telecomunicaciones, Internet y los equipos informáticos están penetrando en los mercados, y se prevé que el crecimiento continuará en el futuro.

La OIT también ha señalado con frecuencia la atención sobre los residuos electrónicos: la eliminación y el reciclaje de computadoras, teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos. Cada año, se generan en todo el mundo hasta 50 millones de toneladas de residuos de equipo electrónico, y la generación de residuos electrónicos mundiales está creciendo en torno a 40 millones de toneladas por año (PNUMA, 2010).