Servicios de salud

El sector de los servicios de salud es uno de los sectores fundamentales de la sociedad y la economía. La OIT apoya los principios fundamentales del ser humano a la salud y la seguridad social. Las condiciones de trabajo decente para el personal sanitario son esenciales para prestar servicios de salud y para garantizar que todos los miembros de la sociedad tengan acceso a la protección social de la salud. La incapacidad para prestar servicios de salud ha tenido grandes efectos en la salud individual y colectiva, la pobreza, la generación de ingresos, la productividad en el mercado de trabajo, el crecimiento económico y el desarrollo. Si bien la carga de la enfermedad y la demanda de servicios de salud varían en cada comunidad, la asequibilidad de los servicios de salud constituye un reto en la mayoría de los países. Por lo tanto, muchos gobiernos han considerado o emprendido reformas de gran alcance de sus sistemas de salud, remodelando el entorno laboral para el personal sanitario.

Además de promover la protección social de la salud para todos los trabajadores, la OIT apoya unas mejores condiciones de trabajo para el personal sanitario mediante normas de trabajo sectoriales y el diálogo social. La escasez de personal sanitario debidamente formado coincide con la mayor esperanza de vida, la mayor utilización de tecnología médica especializada y el aumento de enfermedades nuevas y resistentes a los medicamentos. Entre tanto, los hospitales y otros centros de salud rara vez se consideran lugares de trabajo. A medida que aumenta la demanda de servicios de salud y que la escasez de personal sanitario se hace más evidente, las condiciones de trabajo se deterioran y puede empeorar la calidad de los servicios de salud. La alarmante escasez de trabajadores en los países más pobres se ve exacerbada por las mejores condiciones de trabajo que ofrecen los países más ricos al personal sanitario migrante. La OIT colabora con la OMS para afrontar estos retos al reconocer que los centros de salud son entornos de trabajo singulares, y al fomentar la introducción de mejoras en las condiciones de trabajo, para animar y apoyar al personal sanitario con objeto de que preste unos servicios de salud de calidad en sus propias comunidades.