Producción de metales básicos

Debido al alza en los precios de los productos básicos, la producción metalúrgica básica ha experimentado un auge en los últimos años. Las nuevas inversiones, que en la mayoría de los países en desarrollo han adoptado la forma de inversiones extranjeras directas (IED), han creado nuevas oportunidades de empleo y desarrollo. Los elevados precios de los metales han impulsado fusiones y adquisiciones que han supuesto un cambio notable en la medida en que han derivado en la aparición de unos pocos actores mundiales en un sector que hasta hacía unos años se caracterizaba por la abundancia de pequeñas empresas (a menudo públicas).

La producción metalúrgica básica se ha visto afectada por la crisis económica al igual que otros sectores manufactureros (aunque menos de lo que se esperaba en un principio, debido posiblemente a las múltiples medidas de estímulo adoptadas, que se considera que han tenido efectos positivos en el sector). No obstante, el empleo precario ha aumentado durante la crisis debido a la inseguridad de las empresas en cuanto a la evolución de los mercados, sobre todo en relación con el vencimiento de las medidas de estímulo.

Aparte del proceso de globalización en que está inmerso el sector y los cambios fundamentales que se han producido hace poco en los mecanismos de los mercados de materias primas, la presión en la industria se ha visto incrementada por el debate del cambio climático y por las voces que se han alzado en favor de una reducción de la huella de carbono del sector.

Al mismo tiempo, la seguridad y la salud en el trabajo son uno de los principales problemas en el sector. Las posibilidades de sufrir una lesión grave son mayores en la producción metalúrgica básica que en otros sectores manufactureros debido a la presencia de metales líquidos y a la toxicidad de los productos químicos y los subproductos. Estos peligros intrínsecos a la industria son grandes, por lo que se han de tomar las medidas oportunas frente a ellos en favor de la protección de los trabajadores y la seguridad en la producción. Por ello, la OIT otorga gran importancia a la preparación de repertorios que permitan a quienes participan en la industria mejorar sus resultados en materia de seguridad y salud mediante recomendaciones prácticas al respecto. El Repertorio de recomendaciones prácticas sobre seguridad y salud en la industria del hierro y el acero se publicó en 2005 y complementa el anterior repertorio de recomendaciones prácticas sobre los metales no ferrosos.