Transporte verde y saludable

La ecologización del sector del transporte en la etapa de recuperación tras la COVID-19 podría propiciar la creación de 15 millones de empleos en todo el mundo

La inversión en la transformación del sector del transporte podría crear millones de empleos y ayudar a los países a pasar a economías más ecológicas y saludables, según se desprende de los resultados de un informe de la Organización Internacional del Trabajo y de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa.

Comunicado de prensa | 19 de mayo de 2020
hans-johnson
GINEBRA (OIT Noticias) – La recuperación frente a la pandemia de la COVID-19 debería propiciar una mejora de la situación que existía antes de la crisis. También debería brindar la oportunidad de impulsar avances en la Agenda para el desarrollo sostenible.

Será necesario llevar a cabo una transformación estructural del sector del transporte para fomentar economías verdes y sostenibles en el plano medioambiental.

Ello podría contribuir a crear millones de empleos, según los autores del nuevo estudio Jobs in green and healthy transport: Making the green shift [Empleo en el sector del transporte verde y saludable: fomentar la transformación ecológica].

En el informe se abordan las consecuencias laborales de cuatro casos hipotéticos relativos al "transporte verde" en 56 países de América septentrional, Europa, el Cáucaso y Asia central, miembros de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (CEPE).

En el estudio también se compara el enfoque de "regirse por la situación previa a la crisis" con varias proyecciones basadas en diversos casos hipotéticos hasta 2030. Dichos casos hipotéticos prevén una rápida expansión del transporte público y la electrificación del transporte de pasajeros y mercancías.

Según se desprende de los resultados del estudio, podrían crearse 10 millones de empleos en todo el mundo, 2,9 millones de ellos en la región de la CEPE, si el 50% de todos los vehículos fabricados fueran eléctricos. Por otro lado, podrían crearse casi 5 millones de nuevos empleos en todo el mundo, 2,5 millones de ellos en la región de la CEPE, si los países de la CEPE duplicaran su inversión en transporte público.

El aumento del gasto en bienes y servicios que permitiría la reducción del gasto en petróleo, y la adopción de medidas relacionadas con la producción y el consumo de la energía, podrían contribuir asimismo a la creación de empleo fuera del ámbito del transporte. La electrificación del transporte de pasajeros y de mercancías también permitiría crear puestos de trabajo, en particular si la electricidad necesaria para ello se generara mediante fuentes renovables.

En el informe se menciona que los sistemas de transporte más ecológicos que surgieran a raíz de este tipo de transformaciones contribuirían asimismo a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y acústica, y la congestión del tráfico, que a su vez permitiría reducir la cantidad de accidentes de tráfico.

Para alcanzar el objetivo de una sociedad sostenible e inclusiva en el plano medioambiental es necesario llevar a cabo una transformación estructural de la economía... Esa transformación estructural permitiría promover el trabajo decente y proteger a los trabajadores y sus familias."

Catherine Saget, Jefa de equipo en la OIT
"El sector del transporte terrestre es clave para las economías de nuestra región, debido a su contribución al PIB y al empleo. En este estudio se ponen de manifiesto algunas de las principales oportunidades para transformar el sector y lograr que sea más ecológico, saludable y sostenible", señala Olga Algayerova, Secretaria Ejecutiva de la CEPE. "Este informe también constituye un llamamiento a los gobiernos y al propio sector para que tomen decisiones adecuadas e inviertan ampliamente en el transporte público y en tecnologías verdes a fin de aprovechar esas oportunidades", añadió.

Si bien la transición a economías más verdes conllevará una redistribución parcial del empleo, en el informe se prevé que ello redunde en un balance neto positivo de puestos de trabajo.

"Para alcanzar el objetivo de una sociedad sostenible e inclusiva en el plano medioambiental es necesario llevar a cabo una transformación estructural de la economía, que comprenda cambios en los productos y servicios que se ofrecen y en los procesos de producción. Esa transformación estructural, que abarcaría el sector del transporte, permitiría promover el trabajo decente y proteger a los trabajadores y sus familias si se acompañara de las políticas pertinentes", señala Catherine Saget, Jefa de equipo en la OIT.

Con objeto de aprovechar las oportunidades de empleo que brinda la ecologización del sector del transporte, en el informe se recomienda aplicar un amplio conjunto de políticas. Estas deberían incidir en el desarrollo de competencias, la protección social y el mercado laboral, así como en la promoción del diálogo social y de los derechos fundamentales en el trabajo.

El informe es una publicación conjunta de la OIT y la CEPE, que han contado con el apoyo de la Asociación para el empleo en el transporte verde y saludable del Programa paneuropeo de transporte, salud y medio ambiente, en el que participan la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la CEPE.


Nota para los editores

Cifras clave sobre el sector del transporte
  • El sector del transporte es primordial para la economía mundial (PNUMA, 2017). En particular, el transporte terrestre emplea de forma directa a más de 60 millones de personas en todo el mundo, lo que constituye más del 2% del empleo mundial. Al fomentar la movilidad y la conectividad de personas y mercancías, el transporte sostiene la actividad de otros sectores económicos, y contribuye a crear empleo, añadir valor económico y promover la inclusión social. Por otro lado, el sector del transporte es fundamental para promover la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
  • En Estados Unidos, el transporte representó el 9% del PIB en 2015 y dio empleo a alrededor de 13 millones de personas, a saber, el 9% de la fuerza de trabajo, en 2016 (Departamento de Transporte de Estados Unidos, 2018).
  • En la Unión Europea, casi 12 millones de personas, a saber, más del 5% de la fuerza de trabajo total, trabajaron en el sector de servicios de transporte y almacenamiento en 2016 (Comisión Europea, 2018). Ello representa el 6,8% del PIB.
  • En promedio, los hogares europeos destinaron el 13% de su presupuesto total a servicios relacionados con el transporte durante ese año (ibid.).
  • El transporte público urbano representa alrededor del 20% de la actividad del sector del transporte, y alrededor de 13 millones de personas en todo el mundo trabajan en servicios de transporte público (UITP, 2013a).
  • Por otro lado, el sector del transporte repercute de forma adversa en el medio ambiente y la salud humana. Es uno de los principales generadores de los gases de efecto invernadero (GEI), causantes del cambio climático, y también provoca contaminación atmosférica, lluvia ácida, eutrofización, daños a cultivos y bosques, extinción de recursos naturales y fragmentación del hábitat, y contribuye a la generación de residuos. El sector del transporte plantea asimismo notables riesgos para la salud humana como consecuencia de lesiones producidas en accidentes de tráfico, la contaminación atmosférica o acústica y la congestión del tráfico.
  • Las emisiones directas de GEI generadas en el sector del transporte representan, por lo menos, el 25% de las emisiones globales (EEE, 2019).
  • En todos los países de la CEPE, la contribución del sector del transporte a las emisiones de GEI a escala nacional oscila entre un valor máximo del 10%, en Kazajstán, y más del 50% en Suecia y Luxemburgo (Banco Mundial, 2018).