Blog

Discapacidad – Razones por las que su opinión es importante

Ninguna persona con discapacidad desea que se le juzgue por lo que no es. Queremos que se nos valore por nuestra forma de trabajar, por ser quiénes somos.

Opinión | 22 de noviembre de 2019
Por Marlee Matlin

© www.businessanddisability.org
De niña tenía una firme aspiración. Ser actriz. Incluso llegué a escribir un ensayo titulado "Si fuera una estrella de cine", y resultó tan convincente que recibió un premio.

Antes de lo que hubiera podido imaginar comencé a recibir varios premios de mayor relevancia, en virtud de cuales se reconocían también mis cualidades interpretativas. Entre ellos, el Oscar y los Globos de Oro. De ahí que probablemente se afirme que he alcanzado mis objetivos, y que he llegado mucho más allá de lo que soñé en mi ensayo de adolescente. Eso es cierto... pero hasta cierto punto.

Alcancé esos objetivos porque nunca dejé que la opinión de los demás me limitara o definiera. Nunca pensé que "no puedo hacer nada por ser sorda". Sólo sabía que quería ir a Hollywood y ser actriz, como las que veía en la televisión o en el cine.


Sin embargo, mi labor de defensa de los derechos en materia de discapacidad y mis reuniones con otras personas con discapacidad me han permitido constatar que la confianza en sí mismo no es suficiente. La opinión de otras personas puede definirnos aún más que la nuestra propia. Ahí donde nosotros vemos una oportunidad, los demás ven incapacidad.

Muchas personas me han dicho eso.

Sarah, exitosa directora artística de una compañía teatral, recuerda que en la escuela le decían: "No llegarás a ser actriz si no sabes leer... tendrás mucha suerte si consigues un trabajo de transportista de cajas en un supermercado".

Alan Benson, presidente de la organización Transport for All del Reino Unido, posee dos titulaciones en Economía. Pese a ello, al ir en silla de ruedas a un restaurante, el personal habla con su compañero, al dar por hecho que él no sabe leer ni puede comprender nada.

Naqi Rizvi, analista financiero que cuenta con una maestría en ingeniería industrial, me lo resumió de una forma muy elocuente: "Los demás anteponen la discapacidad a la persona".

Sé honesto; si te pregunto “¿a quién ves en mí?” ¿qué responderías? ¿a Marlee Matlin, la actriz ganadora de un Oscar? ¿o a Marlee Matlin, la actriz sorda ganadora de un Oscar?

Ninguna persona con discapacidad desea que se le juzgue por lo que no es. Queremos que se nos valore por nuestra forma de trabajar, por ser quiénes somos. Pero con respecto a la discapacidad, todo el mundo parece tener una opinión. Aun las personas mejor intencionadas confunden discapacidad con incapacidad.

Esas opiniones, por muy bien intencionadas que sean, no son válidas.

Eso es importante. Las opiniones que no son válidas impiden a millones de personas con talento y motivación de todo el mundo acceder a un puesto de trabajo y desarrollar su trayectoria profesional. Pese a que se supone que debemos fomentar la diversidad, las opiniones no válidas la restringen.

Por eso, ahora tengo una nueva aspiración, y necesito su ayuda para alcanzar mi objetivo.

Les pido su apoyo para hacer frente a #invalidopinions, en colaboración con la Red Mundial de Empresas y Discapacidad de la OIT. Únicamente si todos rechazamos las opiniones no válidas sobre las personas con discapacidad podremos fomentar lugares de trabajo y sociedades verdaderamente inclusivos.

Para mí, así como para otras personas con discapacidad, su opinión es importante. Asegúrese de que sea válida. Juzgue a las personas por lo que son, no por lo que no son.