Blog

Navegar por los derechos de los pueblos indígenas

La Organización Internacional del Trabajo está trabajando con los pueblos indígenas en algunas de las partes más remotas de Bangladesh para crear conciencia sobre sus derechos y garantizar que se escuchen las voces de las mujeres y los hombres indígenas sobre los problemas que afectan a sus comunidades.

Opinión | 9 de agosto de 2019
Alexius Chicham (Coordinador nacional del proyecto)
Tardamos 11 horas en recorrer los 400 kilómetros desde Dhaka, la capital de Bangladesh, hasta la remota comunidad indígena Bom, situada en las hermosas colinas de Chittagong (Chittagong Hill Tracts). Cuando llegué a la aldea, quedé impresionado por su cultura y su modo de vida únicos, así como por las dificultades que enfrentan, a kilómetros de distancia de los servicios esenciales, en una zona que carece de infraestructura básica y de oportunidades de trabajo decente. Los Bom son una de las 16 comunidades que he visitado a lo largo de los dos últimos años como parte de mi trabajo en el proyecto Navegador Indígena, una iniciativa que proporciona a las comunidades indígenas las herramientas y la información necesarias para ayudarlas a monitorear el nivel de reconocimiento y de implementación de sus derechos. Mi función es crear conciencia sobre los derechos de los pueblos indígenas en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); los objetivos globales establecidos por las Naciones Unidas para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos. Además, he ayudado a las comunidades a mejorar su capacidad para recopilar datos – a través de consultas con la comunidad – sobre sus propias prioridades, percepciones y comprensión de los derechos de los pueblos indígenas y el desarrollo sostenible.

Estas reuniones fueron oportunidades extraordinarias para explicar los ODS a estas comunidades históricamente marginadas. También ha sido una manera de garantizar que sean escuchadas las voces de las mujeres y hombres indígenas. Al conocer los ODS y sus derechos, las comunidades pueden evaluar mejor su situación y articular sus necesidades a través de los datos generados por la comunidad. Este enfoque innovador está radicado en el centro del Navegador Indígena, el cual estoy implementando en Bangladesh en colaboración con la Fundación Kapaeeng y el apoyo de la Unión Europea.


Las comunidades indígenas han participado activamente y han recopilado un gran número de información sobre cuestiones como participación en la vida pública, los derechos y las libertades fundamentales, el acceso a la tierra, los territorios y los recursos naturales, a la justicia, el empleo y la ocupación, a la educación y la salud. Antes de la formación y orientación que ofrecimos, la mayoría de las comunidades indígenas no conocían sus derechos y atribuciones, y tampoco los ODS.

Nosotros también aprendimos de ellos, por ejemplo sobre el impacto del cambio climático, que afecta la disponibilidad de alimentos, recursos naturales y sus medios de subsistencia basados en la agricultura. El cambio climático además pone en peligro sus tradiciones y culturas. Esto se debe a que sus conocimientos y ocupaciones tradicionales dependen del acceso a la tierra y a los recursos naturales.


Gracias al proyecto, las comunidades indígenas han podido relacionarse con las instituciones gubernamentales en diferentes niveles, incluso a través de talleres organizados por la OIT que reúnen a representantes del gobierno, de los trabajadores y de los empleadores.

Como resultado, el gobierno ha comprendido que los importantes datos recopilados por las comunidades indígenas pueden ayudar a superar las lagunas en materia de políticas. Además, el gobierno comienza a entender la necesidad de mejorar la visibilidad de las mujeres y hombres indígenas en los datos oficiales. La Oficina de Estadística de Bangladesh está considerando incluir a 50 comunidades indígenas en el censo de la población.

Las comunidades indígenas de Bangladesh aún deben superar muchos desafíos, pero se ha puesto en marcha un proceso importante que vincula directamente los ODS con quienes corren un mayor riesgo de ser dejados atrás. Gracias al Navegador Indígena, las comunidades ahora conocen la importancia del trabajo decente, y saben que tienen derechos y cuentan con una voz.

Bangladesh, aún no ha ratificado el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales, 1989, (núm. 169), que aborda los derechos de las comunidades indígenas. Sin embargo, cada vez se reconoce más la importancia del papel de los pueblos indígenas en el logro del desarrollo sostenible. Cuando celebramos el centenario de la OIT y el 30.o aniversario del Convenio núm. 169, trabajamos a fin de garantizar que las comunidades indígenas sean visibles y participen activamente en la configuración de un futuro sostenible en Bangladesh.