Trabajo infantil

El Gobierno del Reino Unido apoyará a la OIT en la lucha contra el trabajo infantil en Asia Meridional

Un nuevo programa de la OIT financiado por el Reino Unido se concentrará en las peores formas de trabajo infantil en Asia Meridional.

Comunicado de prensa | 27 de septiembre de 2018
© OIT
GINEBRA (OIT Noticias) – La OIT acoge con satisfacción el anuncio del Gobierno del Reino Unido de que financiará un nuevo e importante programa para combatir las peores formas de trabajo infantil en diversos países de Asia Meridional.

El programa regional de la OIT sobre trabajo infantil en Asia Meridional apoyará iniciativas para redoblar los esfuerzos del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID en inglés) dirigidos a combatir el trabajo infantil en la región. Incluye una serie de intervenciones que tienen el objetivo de reducir la vulnerabilidad de los niños y protegerlos de la explotación infantil.

La ayuda del Reino Unido a través del DFID abarcará las actividades de la OIT dirigidas a apoyar la eliminación del trabajo infantil. Estas incluyen: mejorar la recopilación de datos y los mecanismos de supervisión; colaborar con los gobiernos a fin de reforzar las políticas y el cumplimiento de la ley; fortalecer las capacidades y ofrecer asistencia técnica a los principales organismos de ejecución de los planes de acción nacional sobre las peores formas de trabajo infantil; y realizar campañas sobre trabajo infantil en las comunidades.

A pesar de los impresionantes progresos alcanzados en la reducción del trabajo infantil, todavía hay una alta prevalencia de este tipo de explotación en Asia... El anuncio del Gobierno del Reino Unido es una contribución importante a la lucha contra las peores formas de trabajo infantil."

Beate Andrees, Jefa de FUNDAMENTALS
Además, el proyecto de la OIT se centra en mejorar los datos, evidencias y conocimientos a fin de mejorar los enfoques y las intervenciones para hacer frente a las peores formas de trabajo infantil. El proyecto también proporcionará la evidencia que falta para comprobar la prevalencia del trabajo peligroso en diferentes sectores. Esta evidencia será esencial para identificar a los niños atrapados en las peores formas de trabajo infantil.

“A pesar de los impresionantes progresos alcanzados en la reducción del trabajo infantil, todavía hay una alta prevalencia de este tipo de explotación en Asia, con más de 62 millones de niños atrapados en trabajo infantil, 28 millones de los cuales son víctimas de las peores formas de trabajo infantil”, declaró Beate Andrees, Jefa del Servicio de Principios y derechos fundamentales en el trabajo de la OIT (FUNDAMENTALS).

“El anuncio del Gobierno del Reino Unido es una contribución importante a la lucha contra las peores formas de trabajo infantil, lo que es esencial si queremos alcanzar la ambiciosa meta 8.7 del ODS 8 que insta a poner fin al trabajo infantil en todas sus formas de aquí a 2025”, agregó.

Durante su alocución en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, la Secretaria de Estado de Desarrollo Internacional del Reino Unido, Penny Mordaunt, declaró: “La esclavitud infantil es realmente uno de los crímenes más atroces que se puedan imaginar. No tiene cabida en ninguna sociedad. Debemos hacer más para proteger a todos los que corren el riesgo de caer atrapados en las garras de los traficantes de personas y del crimen organizado y en particular debemos proteger a los niños que son los más vulnerables”.


El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) es el programa de referencia de la OIT sobre trabajo infantil que está en marcha desde los años 1990. Una nueva estrategia IPEC+ fue desarrollada por la OIT en 2016, la cual incluye algunos avances significativos, como el cambio de un programa principalmente enfocado en la realización de proyectos a un compromiso y acción más extensos en materia de políticas a nivel nacional, y un enfoque más amplio para incluir el trabajo forzoso además del trabajo infantil. Su objetivo es eliminar el trabajo infantil a través de cuatro grandes áreas de acción: políticas públicas y gobernanza, empoderamiento y representación, alianzas y sensibilización, conocimientos y datos.