Desigualdades en el mundo del trabajo

Cómo reducir las desigualdades en Europa

El debate internacional en gran parte ha estado dedicado al aumento de las desigualdades de ingreso y sus efectos negativos sobre la economía y las sociedades. Una nueva publicación de la OIT “aborda las causas profundas de las desigualdades al analizar las diversas políticas del mercado de trabajo y los sistemas de relaciones laborales”. OIT Noticias converso con Daniel Vaughan-Whitehead, economista principal de la OIT y coautor del libro.

Opinión | 17 de abril de 2018
OIT Noticias: Muchos libros abordan las desigualdades. ¿Qué aporta de nuevo su investigación?
La mayor parte de las investigaciones recientes analizan la desigualdad de remuneración. Esta publicación* considera también otras formas de desigualdad, como las relacionadas con la distribución del tiempo de trabajo, el acceso a la formación, las oportunidades profesionales y la cobertura de protección social, así como el acceso al empleo o a la reinserción laboral. Además identifica las desigualdades entre hombres y mujeres y según los grupos de edad en materia de ingresos y de condiciones de trabajo. Comprende también una investigación sobre los trabajadores a tiempo parcial, los trabajadores temporales y los trabajadores por cuenta propia. Su objetivo es determinar las causas profundas de las desigualdades en el mundo del trabajo.

OIT Noticias: ¿Puede citar algunas cifras que ilustren el aumento de las desigualdades?
En el año 2000, en el conjunto de los países de la Unión Europea, el 10 por ciento de los hogares más ricos tuvo un ingreso 7,9 veces superior al diez por ciento en el nivel inferior de la escala. Dieciséis años más tarde, esta proporción llegó a 9,7 por ciento, un aumento de 23 por ciento de desigualdad del ingreso. Estos promedios esconden grandes diferencias entre los 28 países: en Suecia - donde la desigualdad del ingreso era más baja – el 10 por ciento más rico ganaba 5,7 por ciento más que el 10 por ciento más pobre, mientras que en España y Rumania la proporción era respectivamente de 15 y 20,7 por ciento. Las transferencias sociales dirigidas a reducir la pobreza disminuyeron de 38 por ciento en 2005 a 33,6 por ciento en 2016.

OIT Noticias: ¿Las relaciones laborales ayudan a desacelerar el crecimiento del sector de bajos salarios?
En Suecia, Dinamarca y Finlandia, el papel activo de las relaciones laborales ha contribuido a impulsar las políticas dirigidas a mejorar las competencias, lo cual hizo que sus niveles de empleo mal remunerados sean los más bajos de los países de la OCDE. El fortalecimiento de la negociación colectiva permitió que Bélgica obtuviese uno de los tres mejores resultados en términos de igualdad salarial. En 2015, Alemania introdujo un salario mínimo nacional asociado a la incentivación de la negociación colectiva que permitió revertir el crecimiento del número de los trabajadores mal remunerados de la década anterior.

OIT Noticias: Mencionó el salario mínimo, ¿de qué manera afecta la desigualdad?
Nuestros estudios por país muestran que el salario mínimo contribuye a reducir las desigualdades, pero sólo si está acompañado de la negociación colectiva.

En el Reino Unido, el salario mínimo ha ayudado a limitar el incremento de los empleos mal remunerados, pero debido a la falta de rondas de negociación colectiva sucesivas no fueron posible nuevos niveles de negociación. En el sector privado, apenas hay espacio para negociar nuevos niveles de remuneración a nivel sectorial y son muy limitados a nivel de empresa, donde sólo 16 por ciento de los trabajadores están protegidos por convenios colectivos. Esta situación además dio origen a diversos tipos de contratos, con diferentes niveles de remuneración y condiciones de trabajo que agravan las desigualdades. En Irlanda, por el contrario, el salario mínimo ha contribuido con la reducción de las desigualdades porque estuvo complementado por un diálogo social eficaz entre trabajadores y empleadores sobre los contratos de trabajo y las condiciones salariales.

La negociación colectiva también desempeña un papel central al garantizar resultados más equitativos para las mujeres y los jóvenes.

La negociación colectiva, debido a que estimula los salarios en el nivel más bajo de la escala salarial, por lo general beneficia a las categorías de trabajadores como las mujeres, los jóvenes y los migrantes, quienes están sobrerrepresentados entre los mal remunerados. Sin embargo, estos grupos con frecuencia están sub-representados en la negociación colectiva. Por ejemplo, los programas para estudiantes – como los que fueron introducidos en los Países Bajos – se caracterizan por niveles salariales muy bajos, con un mínimo de horas de trabajo y con frecuencia están excluidos de la cobertura de la negociación colectiva. El deterioro considerable de la calidad de los empleos como consecuencia de la crisis económica también afecto a países como Italia, España, Portugal y muchos otros.

La negociación colectiva contribuye también a redistribuir las horas de trabajo de manera más equitativa, por ejemplo en un contexto donde las horas de trabajo insuficientes para los trabajadores a tiempo parcial también puede agravar las desigualdades, como muestra el ejemplo de los Países Bajos y de otros países. Nuestro libro presenta los convenios colectivos sectoriales en un número de países como Francia, Finlandia, Irlanda o España, que han establecido un número mínimo de horas de trabajo para los trabajadores a tiempo parcial. El trabajo a tiempo parcial involuntario, que constituye una fuente importante de desigualdad del ingreso, está creciendo en la mayoría de los países de la Unión Europea. En España, por ejemplo, 60 por ciento del trabajo a tiempo parcial es involuntario.

En diversos países, incluidos Eslovenia y Alemania, algunos convenios mejoraron las condiciones de trabajo de los trabajadores cedidos por las agencias de trabajo temporal. Un número de convenios colectivos a nivel regional – en Cataluña por ejemplo – también ayudaron a los trabajadores temporales a encontrar un empleo permanente, y favoreció la flexibilidad de los horarios de trabajo.

OIT Noticias: ¿Los representantes de los gobiernos, los trabajadores y los empleadores están listos para hacer frente a los cambios en las modalidades de empleo?
El fortalecimiento de las capacidades de las organizaciones de empleadores y de trabajadores los ayudará a hacer frente a los nuevos tipos de trabajo.

El aumento de la subcontratación, por ejemplo, a través de la organización compleja de los servicios y de la producción a lo largo de la cadena de suministro, puede ser una fuente de desigualdades, sobre todo para los trabajadores en los niveles más bajos de la escala. Nuestro libro presenta convenios colectivos innovadores que permitieron mejorar los salarios y las condiciones de trabajo de las empresas subcontratistas, donde el empleo y las condiciones de trabajo con frecuencia son de baja calidad.

Otros convenios ponen de manifiesto el papel de los interlocutores sociales en el fortalecimiento de las competencias, en particular a través de cuentas de formación o permisos de formación. Dinamarca, Alemania, Suecia, Francia y Luxemburgo además han ayudado a los empleadores a prepararse para las transformaciones del mundo del trabajo.

OIT Noticias:¿Las relaciones laborales pueden revertir la tendencia del crecimiento de las desigualdades?
Nuestro libro muestra que, a pesar de la crisis, las relaciones laborales son sólidas en numerosos países y desempeñan un papel esencial en la reducción de las desigualdades. La negociación colectiva, por ejemplo, contribuye a hacer realidad la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor, como hemos constatado en Dinamarca, Francia, Eslovenia y Suecia donde la reducción de la brecha salarial de género es un objetivo de diversos convenios colectivos.

El Estado – un actor importante en las relaciones laborales – puede promover el diálogo social fructífero entre trabajadores y empleadores y contribuir a preservar y estimular las instituciones de relaciones profesionales. Es evidente que los sindicatos, los empleadores y los gobiernos deben tomar medidas concertadas y creativas para que los mercados de trabajo sean más inclusivos y equitativos, al extender los derechos del trabajo y la protección social a todos los trabajadores. En un mundo del trabajo en rápida transformación, la innovación es una tarea urgente a fin de establecer un diálogo social más inclusivo y eficaz.

 *Reducing Inequalities in Europe: How industrial relations and labour policies can close the gap (Reducir las desigualdades en Europa: Cómo las relaciones laborales y las políticas de trabajo pueden cerrar la brecha)