Conferencia Árabe del trabajo, Cairo

El sector privado es fundamental para el futuro crecimiento del empleo en la región árabe, según la Directora Regional de la OIT

En la 45.a Conferencia Árabe del trabajo en el Cairo, la Directora Regional de la OIT para los Estados Árabes, Ruba Jaradat, tomó la palabra durante la sesión inaugural de este evento de una semana duración, y se reunió con el Secretario General de la Liga de los Estados Árabes, el Director General de la Organización Árabe del Trabajo, y con ministros e interlocutores sociales del mundo árabe.

Comunicado de prensa | 11 de abril de 2018
BEIRUT/CAIRO (OIT Noticias) – El potencial de creación de empleo del sector privado es fundamental para el futuro crecimiento del empleo en la región árabe, declaró la Directora Regional de la OIT para los Estados Árabes, Ruba Jaradat en la 45.a Conferencia Árabe del Trabajo (CAT) en el Cairo, Egipto.

“Es evidente que nuestra región, en este prolongado período de agitación política y social y la persistencia de conflictos en algunos países, enfrenta desafíos de trabajo y del mercado laboral cada vez más serios”, declaró Ruba Jaradat durante la sesión inaugural de la Conferencia.

Ruba Jaradat señaló que el desempleo total en el mundo árabe permaneció alto, en 10,2 por ciento en 2017 (casi el doble de la tasa mundial de 5,6 por ciento), con más de 13 millones de persona en búsqueda de trabajo. Los jóvenes están especialmente desfavorecidos con una tasa de desempleo de 27,6 por ciento entre los que tienen 15-24 años, frente a un promedio mundial de 13 por ciento.

Las disparidades de género también son considerables, con una tasa de desempleo femenino en 18,7 por ciento, más del doble de la masculina (8,2 por ciento) y tres veces más alta que la tasa de desempleo femenino a nivel mundial. El empleo vulnerable también aumentó de 32 por ciento en la región entre el año 2000 y 2017, representando 26,5 por ciento del total del empleo en 2017.

“La gran proporción de empleos en el sector público sigue siendo una característica problemática de los mercados de trabajo de nuestra región, en particular en el contexto de la reciente crisis de los precios del petróleo. La proporción de empleo en el sector público varía desde 14 por ciento a alrededor de 80 por ciento, excluyendo a los trabajadores expatriados”, dijo Ruba Jaradat ante los delgados de los 21 Estados árabes presentes en la Conferencia.

“El futuro crecimiento del empleo en la región debe provenir de la liberación del potencial de creación de empleo del sector privado. Asociado al crecimiento previsto de la población durante la próxima década, y al impacto esperado de la globalización, la tecnología y otros factores del cambio, ciertamente necesitará la elaboración de mejores políticas, más inclusivas, a fin de promover la transformación estructural, un crecimiento con alto coeficiente de empleo y trabajo decente para todos”, agregó.

Al margen de la Conferencia, Ruba Jaradat se reunió con el Secretario General de la Liga de Estados Árabes, Ahmed Aboul Gheit, el Director General de la Organización Árabe del Trabajo (OAT), Fayez al-Muteiri, los ministros de trabajo de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Yemen, Iraq y los Territorios Palestinos Ocupados, así como con representantes de los trabajadores y de los empleadores de la región. La Directora Regional de la OIT estuvo acompañada por especialistas de alto nivel de la OIT de la región.

Este año, el evento anual tiene lugar bajo los auspicios del Presidente de Egipto Abdel Fattah El-Sisi del 8 al 15 de abril. La Conferencia reúne a delegados de 21 Estados miembros a fin de discutir los problemas relacionados con el trabajo y las respuestas políticas.

Las principales sesiones de debate este año estarán dedicadas al informe del Director General de la OAT sobre “Las dinámicas de los mercados árabes de trabajo: transiciones y perspectivas”, así como a dos informes técnicos sobre “La responsabilidad social empresarial de las instituciones del sector privado” y “El papel de la productividad en la promoción de la competitividad y el crecimiento”.

Ruba Jaradat dijo que la OIT observó con gran apreciación los numerosos progresos realizados por los Estados árabes en el mundo del trabajo durante los últimos años. En particular, destacó la ratificación por parte de Iraq del Convenio sobre la libertad sindical y la protección de derecho de sindicación (núm. 87), y la inminente ratificación por parte del Líbano del Convenio sobre la consulta tripartita relativo a la aplicación de las normas internacionales del trabajo (núm. 144), así como otras importantes reformas de las políticas laborales en toda la región.

Ruba Jaradat agregó que la Oficina Regional de la OIT para los Estados Árabes (que abarca los países del Golfo y Levante) también ha trabajado arduamente durante los últimos años a fin de proporcionar asistencia técnica y asesoramiento a los gobiernos, los trabajadores y los empleadores en la región.

Entre los muchos ejemplos citados, Ruba Jaradat mencionó los Programas de Infraestructura Intensivos en Empleo (PIIE) en Jordania y Líbano, a través de los cuales la OIT facilita la creación de oportunidades de empleo para los refugiados y las comunidades de acogida. Sólo en Jordania, fueron creados más de 4.600 empleos. Del total de trabajadores empleados, 13 por ciento eran mujeres y 2 por ciento personas con discapacidad. El programa permitió la rehabilitación de 660 km de carreteras, el mantenimiento de 8 km de bancales y 152 hectáreas de zonas forestales, así como actividades de limpieza y mejora del medio ambiente.

Ruba Jaradat señaló además que la OIT está por emprender proyectos en Siria y Yemen dirigidos a combatir las peores formas de trabajo infantil, incluyendo la participación de niños en conflictos armados.

La OIT y la OAT tienen una larga historia de cooperación en el mundo árabe, que se remonta a más de cuatro décadas, y en 2007 las dos agencias firmaron un Memorando de Entendimiento.