Cumbre de los líderes del G20

La configuración de una globalización inclusiva preocupa a los líderes del G20 en la Cumbre de Hamburgo

La Declaración del G20 reconoce la importancia de hacer frente al desafío de crear oportunidades de trabajo decente e invertir la tendencia actual de un aumento de la desigualdad.

Comunicado de prensa | 8 de julio de 2017
© Bundesregierung/Güngör
HAMBURGO (OIT Noticias) – “Las perspectivas de crecimiento frágil y las débiles expectativas en materia de empleo constituyeron el telón de fondo de las intensas discusiones que mantuvieron los líderes sobre la manera de configurar una globalización más inclusiva”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder, al concluir la Cumbre del G20 en Hamburgo.

El comunicado oficial abarca cuestiones tan cruciales como el fomento del empleo, la formación en competencias para el futuro del trabajo, el empoderamiento de las mujeres, la integración de los migrantes y refugiados en los mercados laborales, el cambio climático, la promoción del trabajo decente en las cadenas mundiales de suministro y la implementación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

La Canciller Angela Merkel invitó a los líderes del G20 a concentrarse en los problemas que atañen a las personas y a restablecer la confianza en la cooperación multinacional en torno a objetivos y desafíos compartidos, a pesar de las presiones para replegarse.

“La Declaración de los líderes reconoce la importancia de hacer frente al desafío de crear oportunidades de trabajo decente e invertir la tendencia al incremento de las desigualdades”, comentó Ryder. “De hecho, la mayoría de los temas difíciles en la agenda actual del G20 se complican aún más, o son causados en gran medida, por las insatisfactorias perspectivas de empleo.”

El comunicado oficial aborda una serie de temas relacionados al trabajo de la OIT. Pone de manifiesto la importancia de “mercados laborales eficaces… para sociedades inclusivas y cohesivas y economías resilientes”. Al señalar el impacto de las nuevas tecnologías, de la transición demográfica, de la globalización y de los cambios en las relaciones de trabajo sobre los mercados laborales, los líderes del G20 se comprometieron a “promover oportunidades de trabajo decente durante la transición del mercado laboral”.

Los líderes se comprometieron además a fomentar “la implementación de las normas laborales, sociales y medioambientales y los derechos humanos” a lo largo de las cadenas mundiales de suministro. Se prestó atención especial a la adopción de “medidas inmediatas y eficaces para eliminar el trabajo infantil, el trabajo forzoso, la trata de seres humanos y todas las formas de esclavitud moderna de aquí a 2025”. El comunicado oficial acogió favorablemente el Fondo visión cero, cuyo objetivo es prevenir las muertes y lesiones en el trabajo, encabezado por la OIT. Los líderes lanzaron una nueva Iniciativa del G20 para el empleo de los jóvenes en las zonas rurales en los países en desarrollo, especialmente en África.

Al reconocer que es necesario hacer más a fin de reducir la brecha de género en la participación de las mujeres en el mercado laboral de 25 por ciento para 2025, como fue acordado en la Cumbre del G20 2014, los líderes se comprometieron a “adoptar nuevas medidas para mejorar la calidad del empleo femenino y eliminar la discriminación en el empleo, reducir la diferencia de remuneración entre los sexos y ofrecer a las mujeres protección contra todas las formas de violencia”.

En mayo, los Ministros de Trabajo y Empleo del G20 adoptaron la declaración Hacia un futuro inclusivo: Configurar el mundo del trabajo. “Fue significativo constatar que una parte considerable de la labor de los Ministros de Trabajo y Empleo fue utilizada para preparar la Declaración de los líderes”, señaló Ryder.

Alemania realizó amplias consultas en el año previo a la Cumbre, incluso con el B20 y el L20, los grupos que reúnen a las organizaciones de empleadores y a los sindicatos de los países del G20. “La configuración de una globalización justa no puede ser alcanzada sólo por los gobiernos”, afirmó Ryder. “Las empresas y los trabajadores deben desempeñar un papel decisivo en hacer el mundo del trabajo más inclusivo.”