Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Nuevo informe

Informe de la OIT resalta los desafíos del mercado de trabajo de Jordania

El informe arroja luz sobre las soluciones para conciliar los objetivos políticos potencialmente contradictorios en el mercado laboral de Jordania.

Comunicado de prensa | 20 de junio de 2017
AMMAN, Jordania (OIT Noticias) – La OIT publicó la semana pasada en Amman un informe detallado sobre las posibles soluciones políticas a los diversos y complejos problemas que enfrentan estos grupos en competición en el ya sobrecargado mercado de trabajo: nacionales, migrantes y refugiados sirios.

El informe, titulado A Challenging Market Becomes More Challenging: Jordanian Workers, Migrant Workers and Refugees in the Jordanian Labour Market (Un mercado difícil se vuelve aún más complejo: los trabajadores jordanos, los trabajadores migrantes y los refugiados en el mercado laboral de Jordania), se articula en torno a tres objetivos políticos: impulsar el empleo de los nacionales jordanos, garantizar trabajo decente para todos, incluyendo a los trabajadores migrantes, e incorporar a los refugiados sirios en la fuerza de trabajo.

El estudio constató que los jordanos están dispuestos a trabajar en cualquier sector siempre que las condiciones de trabajo sean decentes. Sin embargo, también constató que los trabajadores migrantes y los refugiados sirios con frecuencia trabajan bajo condiciones muy duras – como el pago tardío de los salarios, la falta de pago de las horas extras y largas jornadas de trabajo – por lo cual a los jordanos les resulta difícil competir por los empleos. Existe la necesidad de complementar la reglamentación dirigida a limitar la entrada de migrantes a ciertos sectores y ocupaciones con una estrategia integral para mejorar las condiciones de trabajo a fin de hacer que los empleos sean más atractivos para los jordanos y otros trabajadores.


“Según las cifras, las tres categorías de trabajadores tienen profundas repercusiones los unos sobre los otros”, explicó Hans van de Glind, Especialista principal en migración para los Estados Árabes de la OIT. “Este informe tiene el objetivo de abordar algunos de los complejos desafíos del mercado de trabajo del país, así como ofrecer ideas a otros países que enfrentan una problemática de flujos migratorios mixtos en sus respectivos mercados laborales.”

Se estima que alrededor de 1,4 millones de jordanos trabajan actualmente en el país y que otros 210.000 están desempleados. Si bien no hay cifras precisas disponibles, las estimaciones recientes sugieren que podría haber el mismo número de no jordanos que trabajan que de jordanos. Aunque representan sólo una quinta parte de nos trabajadores no jordanos, la presencia de sirios ha creado nuevos desafíos así como nuevas oportunidades.

El informe, que examina los sectores de la agricultura, la construcción, el trabajo doméstico, la manufactura y el turismo, ofrece recomendaciones concretas en cuatro ámbitos generales: garantizar un conjunto de condiciones de trabajo transparentes y homologadas para todos los empleos; elaborar programas dirigidos a incrementar el empleo de los jordanos; modificar las políticas que gobiernan la migración y los permisos de trabajo; y promover políticas dirigidas a abordar la situación específica de los refugiados de forma separada a la de los trabajadores migrantes. El informe presenta además recomendaciones específicas para los diversos sectores.

“El informe contiene importantes conclusiones y recomendaciones para los actores políticos en este momento crítico, y debería ser una fuente de referencia para los próximos años”, declaró Pascal Raees, Asesor regional para la migración y el desarrollo en el Oriente Medio de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (SDC), que financió la investigación.

Las conclusiones y recomendaciones del informe se basan en datos primarios detallados, recopilados a través de entrevistas a alrededor de 1.000 personas, incluyendo empleadores, jordanos y no jordanos.