El futuro del trabajo que queremos: un diálogo global

El diálogo social es esencial para forjar el futuro del trabajo que queremos

El Director General de la OIT exhorta a los líderes del mundo a configurar un futuro del trabajo inspirado en consideraciones de humanidad, de justicia social y de paz.

Comunicado de prensa | 7 de abril de 2017
El futuro del trabajo que queremos: un diálogo global, Sede de la OIT en Ginebra, 6 y 7 de abril de 2017
GINEBRA (OIT Noticias) – La Organización Internacional del Trabajo (OIT) concluyó el histórico evento sobre el futuro del trabajo con un firme llamado a la comunidad mundial para hacer del diálogo social entre los gobiernos y los interlocutores sociales una herramienta clave para construir un mundo de trabajo que no deje a nadie atrás.

Sinterizando los dos días de reuniones, el Director General de la OIT, Guy Ryder, declaró: “El futuro del trabajo debe estar inspirado por consideraciones de humanidad, de justicia social y de paz. De no ser así, nos dirigimos hacia un futuro oscuro, hacia un futuro peligroso.”

“Ahora debemos traducir nuestros pensamientos en resultados, en resultados concretos”, agregó. “Es necesario responder a las preocupaciones de los jóvenes, que se preguntan si hay un futuro de trabajo para ellos.”

El Diálogo global: El futuro del trabajo que queremos reunió a destacados economistas y académicos, a representantes de los gobiernos y de los interlocutores sociales (organizaciones de empleadores y de trabajadores) para discutir sobre los cambios profundos que rápidamente están transformando el mundo del trabajo. Más de 700 personas asistieron al evento en Ginebra, y miles se unieron a la discusión y participaron a través de Internet y las redes sociales.

Entre los conferenciantes, Lord Robert Skidelsky, de la Universidad de Warwick, Reino Unido, principal orador del diálogo, dijo que son necesarias soluciones internacionales para armonizar el proceso de adaptación al futuro del trabajo: “No podemos depender solamente de las fuerzas del mercado. No podemos detener la innovación, pero podemos dirigirla”, agregó.

El evento incluyó una sesión especial dirigida al futuro del trabajo de los jóvenes, con una atención especial hacia la transición de la escuela al trabajo, la organización del mundo del trabajo y su reglamentación.

Guy Ryder recordó a la audiencia que el futuro del trabajo es un desafío global que merece una respuesta global, pero también uno que precisa que “sean tomadas en consideración las diversas circunstancias de nuestros 187 Estados miembros” y la importancia del intercambio de compartir sus respectivas experiencias.

El Director General de la OIT insistió en la necesidad de promover la innovación y el desarrollo, al mismo tiempo que mantener los objetivos sociales de la Organización.

El Diálogo global forma parte de la más amplia Iniciativa del centenario de la OIT dirigida a explorar el futuro del trabajo y comprender mejor los motores de estos cambios sin precedentes, entre los cuales se encuentran la innovación tecnológica, la organización del trabajo y de la producción, la globalización, el cambio climático, la migración y la demografía.

La iniciativa tiene por objetivo recabar las opiniones de los principales actores del mundo del trabajo sobre todas estos temas.

Más de 167 países han tomado parte en la Iniciativa de la OIT hasta el momento, y 107 países participaron en diálogos nacionales y regionales que se llevaron a cabo, o se están realizando, en todo el mundo. Sus conclusiones contribuirán a informar a la Comisión mundial de alto nivel sobre el futuro del trabajo que será instituida por la OIT en los próximos meses. El informe de la Comisión enriquecerá el debate en la Conferencia Internacional del Trabajo de 2019.