El trabajo infantil se ha duplicado en Jordania desde 2007 - Encuesta

La Encuesta sobre Trabajo Infantil en Jordania 2016 constata que el trabajo infantil sigue siendo motivo de grave preocupación, con un número significativo de niños que realizan actividades potencialmente peligrosas

Noticia | 16 de agosto de 2016
Amman, Jordania (OIT Noticias) – El número de niños trabajadores en Jordania casi se duplicó hasta llegar a más de 69.000 desde 2007, con alrededor de 44.000 niños empleados en trabajos peligrosos, según la última Encuesta Nacional sobre Trabajo Infantil publicada el martes (16 de agosto).

La OIT, que proporcionó asistencia en la realización de la encuesta, está muy preocupada por el incremento en el número de niños entre 5 y 17 años que se han visto obligados a trabajar, con frecuencia bajo condiciones potencialmente peligrosas.

La OIT espera que todas las partes interesadas utilicen los datos de la encuesta para combatir el problema de manera más efectiva.

“Estamos preocupados por el aumento del trabajo infantil en Jordania”, declaró Insaf Nizam, Asesor técnico principal para el proyecto de la OIT “Moving towards a Child Labour Free Jordan” (Avanzar hacia una Jordania sin trabajo infantil). “Al mismo tiempo reconocemos que los esfuerzos desplegados por todos los actores han dado algunos resultados positivos al mantener bajo control el porcentaje de trabajo infantil a pesar de las difíciles circunstancias socioeconómicas”.

Un informe de síntesis que contiene los principales resultados de la encuesta fue presentado en Amman durante una reunión patrocinada por Ali Ghazawi, Ministro de Trabajo.

La encuesta es la primera de este tipo desde 2007. Fue realizada por el Centro de Estudios Estratégicos de la Universidad de Jordania, el Departamento de Estadística y en el marco del proyecto de la OIT titulado “Moving towards a Child Labour Free Jordan” financiado por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

Sus resultados se basan en una muestra de más de 20.000 hogares de todo el país. La encuesta fue concebida para producir estimaciones desagregadas de las 12 provincias, incluyendo el campo de Zaatari, el mayor campo de refugiados sirios en Jordania.

La encuesta constató que la mayoría de los niños trabajan en la venta al por mayor y al por menor, así como en la agricultura, la silvicultura y la pesca. En promedio, la mayoría de los niños trabajaba más de 33 horas semanales.

La encuesta, que medía sólo el trabajo peligroso en el marco de las Peores Formas de Trabajo Infantil, reveló que los niños están expuestos a un número de peligros como el polvo y el humo, además de al abuso físico y psicológico.

En los últimos años, Jordania ha dado pasos significativos para reforzar sus respuestas políticas al trabajo infantil. En 2011, el Consejo de ministros aprobó el Marco Nacional para Combatir el Trabajo Infantil (NFCL, por sus siglas en inglés), cuya implementación está siendo apoyada por la OIT. El NFCL fue elaborado para integrar los esfuerzos dirigidos a combatir el trabajo infantil desplegados por los Ministerios de Trabajo, Educación y Desarrollo Social, a fin de emprender la identificación y la remisión del trabajo infantil en todo el territorio de Jordania.

“La encuesta pone de manifiesto que es necesario incrementar los esfuerzos para implementar los marcos de políticas a fin de lograr una reducción significativa del trabajo infantil en el Reino”, declaró Insaf Nizam.

Niños trabajadores entre los refugiados sirios


La encuesta muestra que los niños refugiados tienen la tasa de escolarización más baja, y que los niños trabajadores sirios ganan salarios más bajos que los niños jordanos, un indicio de que ellos son más vulnerables a la explotación.

Constató además que la relación trabajador-población es más alta entre los niños sirios, (3,22 por ciento) seguida por otras nacionalidades (1,98 por ciento), y por los jordanos (1,75 por ciento).

“La relación trabajador-población más alta entre los niños sirios, y el hecho que más de 60 por ciento de los niños sirios entre 15 y 17 años no va a la escuela, indican que su grado de vulnerabilidad es más alto. Esto pone de manifiesto que es necesario intensificar los esfuerzos concretos a fin de abordar el problema”, agregó Insaf Nizam.

La encuesta sitúa el número de refugiados sirios en Jordania en 797,081. Sin embargo, según los datos del Gobierno, la cifra es de 1,3 millones, mientras que el número de los refugiados registrados oficialmente es de 657.203. Su presencia en las comunidades que los acogen ha tenido un impacto en la economía y en el mercado de trabajo, incluyendo en el número de niños trabajadores.

La encuesta en números:

Población infantil entre 5 y 17 años: 4.030.384
Niños que trabajan: 75.982
Niños trabajadores: 69.661
Niños que realizan trabajos peligrosos: 44.917
Niños entre 15 y 17 años que realizan trabajos peligrosos: más de 71 por ciento
Niños entre 12 y 14 años que realizan trabajos peligrosos: 20 por ciento
Niños jordanos entre 5 y 17 años que van a la escuela: 95 por ciento
Niños sirios entre 5 y 17 años que van a la escuela: 72,5 por ciento
Sectores industriales que emplean a los niños trabajadores:
Agricultura, silvicultura y pesca (27 por ciento); venta al por mayor y al por menor (29 por ciento).

Un informe de síntesis de los principales resultados está disponible en línea. El Informe completo de la Encuesta Nacional sobre Trabajo Infantil en Jordania 2016, que incluye una presentación más detallada de las conclusiones y estimaciones de la encueta, los datos técnicos y el cuestionario, será divulgado en septiembre 2016 por el Centro de Estudios Estratégicos de la Universidad de Jordania, y por la OIT. Para mayor información pongase en contacto con Salwa Kanaana (kanaana@ilo.org)