Encuentro de los Ministros de Trabajo del G20

Los ministros de Trabajo y Empleo del G20 actúan a favor del trabajo decente

La Declaración de Pekín de los ministros de Trabajo del G20 pone de manifiesto que “el empleo productivo y el trabajo decente son la base de los medios de subsistencia de las personas en todo el mundo”.

Noticia | 13 de julio de 2016
PEKÍN (OIT Noticias) – Los ministros de Trabajo y Empleo de los países del GB acordaron emprender acciones para actuar a favor del trabajo decente, para mejorar la empleabilidad y crear empleos adecuados.

El Ministro de Recursos Humanos y Seguridad Social de China, Weimin Yin, clausuró la reunión de dos días en Pekín con la adopción de una Declaración sobre la innovación y el crecimiento inclusivo: trabajo decente, una mejor empleabilidad y oportunidades de empleo adecuadas. La declaración destaca que “el empleo productivo y el trabajo decente constituyen las bases de los medios de subsistencia de las personas en todo el mundo”. La acción dirigida a crear más empleos de calidad fue considerada como “un factor indispensable para un crecimiento sólido, sostenible y equilibrado”.

La Declaración ministerial, que será presentada a la Cumbre del G20 en Hangzhou el 4 y 5 de septiembre, fue celebrada por Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT): “Los ministros han proporcionado un puente sólido de políticas prácticas que vinculan el lado de la oferta y la demanda de los mercados laborales y de la economía en general. Esto contribuirá a contener el riesgo de caer en la trampa de un lento crecimiento y a invertir la tendencia.” Durante la reunión, Guy Ryder presentó además una visión general de las tendencias y los desafíos del mercado laboral.

Al reconocer el incremento de las desigualdades, los ministros propusieron una serie de medidas que incluían mecanismos de salario mínimo y de negociación colectiva, a fin de hacer frente a este problema.

Los ministros manifestaron con preocupación que “las inversiones siguen siendo débiles y vienen acompañadas por una desaceleración del crecimiento de la productividad y del empleo en la mayoría de las economías del G20. Esto, a su vez, debilita el potencial de crecimiento. En numerosas economías, el desempleo y los pobres resultados del mercado laboral, sobre todo para los jóvenes, persisten. El crecimiento de los salarios reales sigue siendo lento en todo el G20, y la mayoría de nuestras economías enfrentan fuertes desigualdades de los ingresos, que siguen aumentando.”

En respuesta a la actual debilidad general en el empleo y anticipando cambios estructurales a mayor largo plazo, los ministros identificaron un conjunto de recomendaciones políticas relativas a la creación de más empleos de mayor calidad, la mejora de la empleabilidad y de la adaptabilidad, y sobre salarios, la protección social y las condiciones de trabajo. Los ministros “se comprometieron a favor de una crecimiento sostenible de los salarios, incluyendo a través de la promoción del diálogo social y de las asociaciones, los salarios mínimos y la negociación colectiva adaptados a la situación nacional, a fin de armonizar el crecimiento de los salarios y el de la productividad y de reducir las diferencias salariales”.

“Los ministros del G20 analizaron detalladamente los desafíos comunes que enfrentan sus países y propusieron una serie muy completa de principios políticos en los cuales los líderes pueden inspirarse en la próxima Cumbre”, declaró Guy Ryder. “Celebro en particular la invitación de la presidencia china de incluir en el orden del día de los ministros una sesión de diálogo con las redes internacionales de las organizaciones de empleadores y sindicatos”, agregó.

La Declaración ministerial propone además un Plan de Acción del G20 para la iniciativa empresarial. Diversos anexos proporcionan recomendaciones detalladas sobre la mejora de la empleabilidad con atención especial al desarrollo de las capacidades y a las pasantías, a las políticas salariales sostenibles y los sistemas de protección social equitativos y sostenibles.

De cara al futuro, los ministros señalaron la importancia de examinar el futuro del trabajo, incluyendo el impacto de la innovación y de la globalización, abordar las oportunidades y las dificultades relacionadas con la migración laboral y analizar los progresos alcanzados en la realización de los objetivos vinculados al empleo de la Agenda 2030 de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

Alemania será el país anfitrión del G20 en 2017 y prevé concentrarse en el futuro del trabajo, las diferencias entre hombres y mujeres en el empleo, las cadenas mundiales de suministro, así como en la migración laboral y la crisis de los refugiados.