Documentos de identidad de la gente de mar

Seguridad, permiso para bajar a tierra y el Convenio núm. 185

Del 10 al 12 de febrero, el Comité Tripartito Marítimo ad hoc, constituido para proponer enmiendas al Convenio sobre los documentos de identidad de la gente de mar, 2003 (núm. 185), se reunió para examinar las dificultades que las exigencias de seguridad plantean a la gente de mar para acceder al permiso para bajar a tierra. Brandt Wagner, Jefe de la Unidad de Transporte y Cuestiones Marítimas del Departamento de Actividades Sectoriales de la OIT, habló con OIT Noticias sobre cómo la reunión abordó las cuestiones relacionadas con el permiso para bajar a tierra y la seguridad.

Analísis | 24 de marzo de 2016
© JAXPORT
¿Qué es el Convenio sobre los documentos de identidad de la gente de mar (revisado), 2003 (núm. 185)?

A partir de 2001, se han intensificado los esfuerzos internacionales para mejorar la seguridad marítima. El Convenio núm. 185, adoptado en 2003, estipula que los marinos deben portar documentos que permitan su identificación confiable, por ejemplo cuando bajan a tierra en un puerto extranjero. Esto incrementa la seguridad y a la vez facilita el permiso para bajar a tierra y los desplazamientos profesionales de la gente de mar. El Convenio por consiguiente mejora la seguridad y a la vez promueve el trabajo decente.

¿Cuál es la importancia del permiso para bajar a tierra en relación a la garantía de trabajo decente para la gente de mar?


Los marinos pasan la mayor parte de su tiempo de trabajo en el mar. El barco es un ambiente confinado, donde viven y trabajan todos los días, un día tras otro, con las mismas personas y compartiendo los mismos espacios de trabajo y de vida. Cuando su barco llega a puerto, los marinos esperan con ansiedad bajar a tierra, aunque sea unas pocas horas, y fuera del barco. Este es un aspecto tradicionalmente importante de la vida de los marinos.

Bajar a tierra ofrece la oportunidad de relajarse y recuperar fuerzas, también de obtener ayuda cuando se necesita. Los marinos visitan con frecuencia las instalaciones de bienestar para la gente de mar, las cuales pueden suministrar servicios que no siempre están disponibles en los barcos, como el uso de teléfonos o de Internet para ponerse en contacto con sus familias, o el acceso a la atención médica. Él o ella con frecuencia sólo quieren ver algo más que su propio barco, sus colegas y el mar. El permiso para bajar a tierra es importante para la salud física y psicológica. Garantizar el acceso del permiso para bajar a tierra es esencial para atraer a nuevos marinos y para retener a los expertos, lo cual es a su vez contribuye con la seguridad, la protección del ambiente marino e, indirectamente, a preservar el comercio internacional.

¿En los últimos años, cuáles han sido las dificultades para acceder al permiso de bajar a tierra y al tránsito?

El transporte marítimo es un sector muy eficiente. En el pasado, los barcos podían pasar días o hasta semanas en un puerto. En la actualidad, esto es muy poco frecuente, ya que el flete es cargado y descargado con rapidez, y los barcos en poco tiempo vuelven a partir. Hasta los barcos de crucero embarcan y desembarcan rápidamente a los pasajeros. Los terminales marítimos modernos, por lo general, están ubicados lejos de la ciudades, lo cual hace que sea cada vez más difícil para la gente de mar salir de los terminales. Todo lo que dificulta o impide que la gente de mar tenga acceso al permiso de bajar a tierra o a desplazarse, incluyendo el aumento de las medidas de seguridad, afecta su vida profesional y personal.

© OIT
Más recientemente, debido a los ataques terroristas y a otros sucesos y preocupaciones se han reforzado las medidas de seguridad en los puertos y en los terminales marítimos. Sin los documentos de identificación adecuados, es posible que los marinos no obtengan siquiera la autorización de desembarcar. La navegación marítima es una profesión muy internacional y la gente de mar con frecuencia tiene que viajar grandes distancias y atravesar muchas fronteras, para llegar y salir de sus barcos. Facilitar su permiso de bajar a tierra y su tránsito es vital.

Los Estados quieren estar seguros de que todas las personas que bajan a tierra o se embarcan, se dirigen o provienen de un barco, pueda ser apropiadamente identificadas y demostrar que es un marino. Un Convenio anterior de la OIT, adoptado en 1958, contemplaba disposiciones sobre los documentos de identidad de la gente de mar, pero las nuevas preocupaciones en materia de seguridad hicieron que fuese necesario actualizar sus disposiciones a fin de mejorar los aspectos de seguridad de los documentos y a la vez seguir facilitando el acceso de los marinos al permiso para bajar a tierra y al tránsito.

¿Cuál fue la propuesta antes del Comité ad hoc?

Cuando el Convenio núm. 185 fue adoptado en 2003, la tecnología más utilizada en los documentos de identidad de la gente de mar era una plantilla de huellas dactilares integradas en un código de barra bidimensional. Sin embargo, tras los avances en la tecnología biométrica, la tecnología más aceptada para los documentos de identidad es una imagen facial almacenada en el circuito integrado sin contacto. Esta es la misma representación biométrica utilizada en los pasaportes electrónicos que responde a los criterios de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para los pasaportes de lectura mecánica, visas y tarjetas de identidad (“documentos de viaje”) utilizados en los cruces de fronteras. Un número creciente de países emiten pasaportes electrónicos y han invertido en equipos que emiten y leen documentos que cumplen con las disposiciones de OACI.

Afortunadamente, el Convenio núm. 185 fue elaborado con la idea de permitir que sus disposiciones fuesen actualizadas de acuerdo con este tipo de cambios tecnológicos. Esto fue posible gracias a que los elementos técnicos fueron determinados en los anexos que podían ser actualizados mediante un proceso acelerado. En conformidad con las recomendaciones formuladas por la reunión de expertos de la OIT que tuvo lugar en 2015 y las subsiguientes discusiones del Consejo de Administración de la OIT, el Comité Tripartito Marítimo ad hoc se reunió en febrero 2016 para considerar enmiendas a estos anexos. Después de discusiones exhaustivas, fueron adoptadas las enmiendas propuestas. Los futuros documentos de identidad de la gente de mar, de acuerdo con la versión enmendada del Convenio núm. 185 – que deberá ser adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo y aceptada por los Estados miembros – utilizarán la imagen facial almacenada en el circuito integrado sin contacto, lo cual facilitará su aceptación y su utilización.

La reunión del Comité ad hoc de 2016 también discutió y adoptó dos resoluciones. La primera relativa a las medidas transitorias, incluyendo las recomendaciones sobre cuando deberían entrar en vigor las enmiendas y que la imposibilidad de leer los actuales documentos de identidad de la gente de mar no debería utilizarse como el único motivo para negar a un marino la entrada en su territorio, el acceso al permiso para bajar a tierra o al tránsito desde o hacia desde el buque. La segunda recomendación se refiere, entre otras cosas, a las preocupaciones sobre las dificultades que siguen experimentando los marinos para beneficiarse del permiso de bajar a tierra y de transitar desde y hacia los buques, y un llamado a tomar medidas para mejorar esta situación.

¿Cuál es el próximo paso para estas enmiendas?

El Consejo de Administración discutió y ratificó las conclusiones del Comité Tripartito Marítimo ad hoc en su reunión de marzo 2016. El próximo paso se dará en la Conferencia Internacional del Trabajo cuando se considerarán y adoptarán las enmiendas y las resoluciones en su reunión de 2016, del 31 de mayo y al 11 de junio.