Trabajo forzoso

Mauritania se convierte en el segundo país africano en comprometerse a poner fin a la esclavitud moderna

Mauritania es uno de los primeros países que se comprometen formalmente a implementar el Protocolo relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso (núm. 29) de la OIT.

Noticia | 14 de marzo de 2016
© Hugues
Mauritania ratificó el Protocolo 2014 relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930, fortaleciendo así el movimiento mundial contra el trabajo forzoso, en todas sus formas, incluyendo la esclavitud y la trata de seres humanos.

Mauritania se une a Níger, Noruega y el Reino Unido como uno de los primeros países que se comprometen formalmente a implementar el Protocolo. El Protocolo, adoptado en 2014 por una mayoría abrumadora en la Conferencia Internacional del Trabajo, complementa el Convenio (núm. 29) 1930, exigiendo a los Estados que tomen medidas eficaces para la prevención, la protección de las víctimas y el acceso a la justicia y a la indemnización.

Hamoud Ould T’Feil Ould Bowbe, Director del Trabajo de Mauritania, reafirmó el compromiso del Gobierno para erradicar el trabajo forzoso: “Es evidente que el Protocolo fortalecerá y complementará el marco jurídico para penalizar la esclavitud o las prácticas de trabajo forzoso similares, sobre todo a través de la promoción de los derechos, la información al público y la sensibilización de los que están expuestos a riesgos, incluyendo menores y empleadores, y el desarrollo de la formación para capacitar a los profesionales a identificar y proteger a las víctimas”.

La OIT estima que 21 millones de personas son víctimas del trabajo forzoso en todo el mundo, generando aproximadamente 150.000 millones de dólares anuales en ganancias ilícitas. Las víctimas son explotadas en la agricultura, la pesca, el trabajo doméstico, la construcción, la manufactura, la minería y otras actividades económicas. El trabajo forzoso asume formas diferentes, desde la explotación sexual forzada, el trabajo en condiciones de servidumbre, o la trata de seres humanos y la esclavitud.

El Asistente al Director General y Director General de la OIT para África, Aeneas Chapinga Chuma, declaró que la Oficina Regional de la OIT para África celebra los nuevos esfuerzos de Mauritania para combatir las prácticas similares a la esclavitud. La ratificación del Protocolo de la OIT es un primer paso concreto para poner en práctica el marco jurídico a fin de proteger a las personas del flagelo de la explotación de personas y del trabajo forzoso. Aplaudimos a Níger y a Mauritania por ser los primeros países africanos en ratificar el Protocolo 2014 relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso de la OIT”.

Desde su independencia en 1961, Mauritania ha ratificado el Convenio sobre el trabajo forzoso (núm. 29) 1930, y en 1997 ratificó el Convenio sobre la abolición del trabajo forzoso, (núm. 105) 1957. Desde entonces, Mauritania ha seguido fortaleciendo su marco legislativo para combatir el trabajo forzoso promulgando una ley sobre la eliminación de la trata de seres humanos en 2003, y otras leyes en 2007 y 2015 que criminalizan la esclavitud y las prácticas similares a la esclavitud.

Mauritania es además un país piloto en el marco del proyecto Brigde, el cual tiene por objetivo fortalecer la capacidad de los ministerios pertinentes y las partes interesadas para desarrollar, implementar y hacer un seguimiento de las políticas y planes de acción acción nacionales sobre trabajo forzoso, fomentar el desarrollo de las capacidades a fin de mejorar el cumplimiento de la ley, y apoyar las campañas públicas de sensibilización dirigidas a hacer frente a todas las formas de trabajo forzoso. Estas iniciativas forman parte de un proyecto de cuatro años de duración financiado por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos.