Tendencias mundiales del empleo juvenil 2015

La crisis del empleo juvenil se atenúa, pero está lejos de terminar

A pesar de una leve recuperación en el período 2012-2014, la tasa de desempleo juvenil sigue estando muy por encima de los niveles anteriores a la crisis. Para millones de jóvenes en el mundo encontrar un trabajo decente todavía es camino cuesta arriba.

Noticia | 7 de octubre de 2015
Desempleo mundial juvenil, 1995−2015
GINEBRA (OIT Noticias) – La tasa mundial de desempleo juvenil se estabilizó en 13 por ciento tras un período de rápido crecimiento entre 2007 y 2010, pero sigue estando muy por encima del nivel previo a la crisis de 11,7 por ciento, según el informe Tendencias mundiales del empleo (GET) juvenil 2015.

El informe muestra una disminución en el número de jóvenes desempleados, que llegó a 73,3 millones en 2014. Esto significa 3,3 millones menos que los 76,6 millones registrados en 2009 durante el punto más álgido de la crisis.

En comparación con 2012, la tasa de desempleo juvenil disminuyó en 1,4 puntos porcentuales en las economías desarrolladas y en la Unión Europea, y medio punto porcentual o menos en los países de Europa Central y Sudoriental (no UE) y CEI, en América Latina y el Caribe y África Subsahariana. Las demás regiones – Asia Sudoriental y el Pacífico, el Oriente Medio y África del Norte – registraron entre 2012 y 2014 ya sea un incremento de la tasa de desempleo juvenil o ningún cambio, como fue el caso de Asia Meridional.

A causa de una contracción de la mano de obra juvenil, la tasa de desempleo juvenil permanece obstinadamente alta a pesar del descenso del número de jóvenes desempleados. De hecho, la tasa debería aumentar un poco y llegar a 13,1 por ciento en 2015, según las proyecciones del informe.

Alrededor de 43 por ciento de los jóvenes de la población activa del mundo no tiene empleo o son trabajadores que viven en la pobreza."

Sara Elder, principal autora del informe
“Es alentador observar una mejora en las tendencias del empleo juvenil en relación a las tendencias 2013”, declaró Sara Elder, la principal autora del informe. “Pero no deberíamos perder de vista el hecho de que la recuperación no es universal y que alrededor de 43 por ciento de los jóvenes de la población activa del mundo no tiene empleo o son trabajadores que viven en la pobreza. Aún no es fácil ser joven e incorporarse en el mercado laboral hoy día.”

Un número mayor de mujeres y hombres jóvenes estudian pero la transición hacia el mercado laboral sigue siendo difícil

La participación mundial de los jóvenes en la fuerza laboral, bien sea como empleados o como desempleados, está disminuyendo a lo largo del tiempo. Uno de los motivos es que un número mayor de jóvenes (aunque no suficiente) está estudiando.

Sin embargo, en los países de bajos ingresos, millones de jóvenes siguen abandonando la escuela para aceptar empleos cuando son demasiado jóvenes. Según el informe, 31 por ciento de los jóvenes en los países de bajos ingresos no tienen ningún título educativo, frente a 6 por ciento en los países de ingresos medianos bajos y 2 por ciento en los países de ingresos medianos altos.

Tasas de desempleo juvenil por región, , 1995 y 2005−2014
El informe señala además una persistente desigualdad de género, con las tasas de participación de las mujeres jóvenes en el mercado laboral significativamente más bajas que las de los hombres jóvenes en la mayoría de las regiones. Además, ellas siguen estando más expuestas al desempleo que los hombres jóvenes.

En las economías desarrolladas, un número mayor de jóvenes encuentran empleo, pero la calidad de los trabajos es inferior a sus expectativas, y un número demasiado alto sigue confinado en el desempleo de larga duración. En la Unión Europea, más de uno de cada tres jóvenes desempleados ha estado buscando trabajo durante más de un año.

Por otro lado, las economías en desarrollo siguen asediadas por el subempleo estructural, el empleo informal y los trabajadores pobres. Si bien el número de trabajadores pobres (que viven con menos de 2 dólares estadounidenses al día) ha disminuido a lo largo de los últimos 20 años, este problema sigue afectando a 169 millones (uno de cada tres) trabajadores jóvenes en el mundo en desarrollo. La cifra llega hasta 286 millones si se incluyen los que viven cerca del umbral de la pobreza (con menos de 4 dólares al día).

El informe presenta nuevos datos sobre la entrada de los jóvenes en el mercado laboral basados en los datos de encuestas recientes sobre la transición de los jóvenes de la escuela al trabajo (SWTS)*. Para los jóvenes que aspiran un empleo estable, el período de transición es de 19 meses en promedio. Un joven con educación universitaria puede acceder a un empleo estable en tres veces menos tiempo que un joven que tiene educación primaria. En la mayoría de los casos, la transición es más breve para los hombres jóvenes que para las mujeres jóvenes.

Es tiempo de intensificar nuestra acción: invertir en las competencias y la creación de empleos de calidad

La rápida evolución de las tecnologías, de las formas de trabajo y de las relaciones de empleo, así como los nuevos tipos de creación de nuevas empresas, requieren una adaptación constante a las nuevas condiciones del mercado laboral y hacer frente al desajuste de competencias.

Ofrecer a los jóvenes una mejor oportunidad de acceder a un empleo decente implica invertir en educación y formación de la mejor calidad posible, proporcionando las competencias que corresponden a las exigencias del mercado laboral; acceso a la seguridad social y servicios básicos, independientemente del tipo de contrato, y garantizar la igualdad de condiciones de manera que todos los jóvenes que buscan trabajo puedan encontrar un empleo productivo sin importar su género, nivel de ingresos o procedencia socioeconómica.

Es hora de acelerar la acción para apoyar el empleo juvenil."

Azita Berar Awad, Directora del Departamento de Política de Empleo de la OIT
“Sabemos que hoy día la transición de los jóvenes hacia el mercado laboral no es fácil y, con la persistencia de la desaceleración económica mundial, es probable que esta situación continúe. Pero también sabemos que invertir más en acciones dirigidas a impulsar el empleo juvenil da resultados. Es hora de acelerar la acción para apoyar el empleo juvenil”, declaró Azita Berar Awad, Directora del Departamento de Política de Empleo de la OIT.

Para recoger los frutos de las inversiones públicas y privadas y de otras medidas dirigidas a restablecer el crecimiento económico, es necesario combinar iniciativas que den prioridad a la creación de empleos y aborden las desventajas particulares que los jóvenes enfrentan.

“La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”, agregó Berar Awad, “y su énfasis en el empleo juvenil en el Objetivo 8, ofrece una nueva oportunidad para movilizar asociaciones mundiales más amplias a fin de apoyar la acción a una escala más grande. Son necesarias mayores inversiones para mitigar los daños de la crisis en la generación actual, así como para garantizar mercados laborales y sociedades más inclusivos.”

* El informe Tendencias mundiales del empleo juvenil 2015 comprende datos provenientes de 30 encuestas sobre la transición de los jóvenes de la escuela al trabajo (SWTS) del proyecto Work4Youth, una asociación mundial entre la OIT y la Fundación Master Card.