Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2015

Tras décadas de rápido crecimiento, el empleo en las cadenas de suministro se contrae

¿Cuántos puestos de trabajo a nivel mundial están vinculados a cadenas de aprovisionamiento?

Noticia | 21 de mayo de 2015
GINEBRA (OIT Noticias) – Las cadenas de aprovisionamiento mundiales (CAM) se desarrollaron a un ritmo acelerado a lo largo de las dos últimas décadas y el número de empleos asociados a ellas creció rápidamente entre finales de los años 90 y la crisis financiera, alcanzando los 500 millones en 2007. Pero después de un drástico descenso en 2009, los empleos asociados a las CAM se han recuperado sólo en parte y su participación en el empleo total de las economías emergentes sigue disminuyendo, según el informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo 2015 de la OIT.

El informe de la Organización Internacional del Trabajo analiza una muestra de 40 países de los cuales se dispone de datos y estima que los empleos vinculados a las CAM pasaron de 296 millones en 1995 a 492 millones en 2007, y luego disminuyeron a 453 millones en 2007.


“En algunos casos, las actividades que antes eran externalizadas fueron repatriadas al país de origen de la empresa matriz”, explicó Raymond Torres, Director del Departamento de Investigación de la OIT y principal autor del informe. “Pero hay otros factores que originan esta desaceleración.” El lento crecimiento económico y la débil demanda agregada siguen oprimiendo el comercio, que está creciendo mucho más lentamente que durante las dos décadas anteriores.

La crisis afectó particularmente a algunos sectores orientados a la exportación, como la maquinaria y el equipo de transporte. Además, la disponibilidad cada vez mayor de insumos nacionales en diversos países emergentes, como las piezas y componentes manufacturados que antes eran importados, ha reducido el comercio de los productos intermedios de esos países y podría explicar la desaceleración del crecimiento del comercio mundial después de la crisis. En general, esto indica una percepción de mayores riesgos relacionados con las CAM durante la crisis.

“No sabemos si la disminución del empleo en las cadenas de aprovisionamiento mundiales es un fenómeno a corto plazo o el comienzo de una tendencia a largo plazo, que puede ser atribuido a la disminución de las diferencias de los salarios entre los países y a la reducción del potencial de ahorro en los costos de producción de la externalización y la deslocalización”, agregó Raymond Torres. “En los próximos años, se prevé un estancamiento del crecimiento del comercio, de manera que es poco probable que el número de empleos asociados con las CAM repunte rápidamente.”

A pesar de esta disminución, más de uno de cada cinco empleos está vinculado a las CAM. Estos empleos representan una proporción de 20,6 por ciento del empleo total, frente a 16,4 por ciento en 1995.

Algunas economías asiáticas y la Unión Europea son las más afectadas

Entre los países y regiones abarcados por el estudio, Taiwán (China) tiene la mayor proporción de empleos vinculados a las CAM – con más de la mitad de su fuerza laboral empleada en las cadenas de aprovisionamiento mundiales – seguida por la República de Corea y la Unión Europea, donde alrededor de una tercera parte de los trabajadores ocupan un empleo vinculado a las CAM.

Por el contrario, en Japón y Estados Unidos, esta proporción es más baja, con respectivamente 15 y 11 por ciento de los trabajadores ocupados en las CAM. Eso se explica en parte pos sus grandes mercados internos y a su menor dependencia de la demanda externa, pero también porque externalizar procesos en países más caros y con salarios más altos como Estados Unidos y Japón en vez que a otros lugares, sería menos rentable para las empresas extranjeras.

¿Se sobrestimaron los beneficios?

El informe constató que las cadenas de aprovisionamiento mundiales están asociadas a beneficios para las empresas en términos de mayor productividad, pero no necesariamente para los trabajadores en términos de salarios. Esto se debe – entre otras causas – a las relaciones de poder asimétricas dentro de las CAM, que con frecuencia están dominadas por las empresas matrices y márgenes inferiores para las empresas proveedoras. Además, en algunos países, los trabajadores de las empresas proveedoras enfrentan mayores limitaciones en su capacidad de negociar mejoras salariales.

En lo que se refiere a la industria de la confección, el informe indica que la globalización del sector textil ha generado numerosas oportunidades de empleo. Sin embargo, las condiciones de trabajo en muchos países en desarrollo no han mantenido el ritmo del crecimiento económico. Es posible que los salarios y las condiciones de trabajo no sean óptimos y la necesidad de las fábricas de responder con rapidez a los pedidos imprevisibles puede dar lugar a horarios de trabajo demasiado largos o irregulares y a la utilización de contratos de muy corta duración.

Políticas para las cadenas de aprovisionamiento mundiales

Para mejorar la productividad y el desarrollo económico, así como para crear oportunidades de trabajo decente, son necesarias tanto políticas generales como políticas dirigidas a sectores específicos. El diálogo social sobre los salarios, la organización del trabajo, las prácticas de trabajo seguras, el cambio tecnológico y las reestructuraciones, por ejemplo, es indispensable a fin de garantizar el respecto de los derechos de los trabajadores y mejorar la productividad.

Con respecto a la industria de la confección, el Acuerdo sobre seguridad de los edificios y protección contra incendios en Bangladesh es un acuerdo vinculante, sin precedentes, entre casi 200 compradores internacionales y dos sindicatos globales. Más de un millón de trabajadores y 1.700 fábricas están cubiertos por el acuerdo. Las empresas que lo firmaron se comprometieron a instaurar y poner en práctica un programa de inspección colectivo de la seguridad de los edificios y contra incendios.

El prestigioso programa de la OIT, Better Work, ha mejorado los derechos de los trabajadores y el respeto de la legislación laboral en siete países de África, América Latina, Asia y el Oriente Medio, demostrando que las fábricas clandestinas no son inevitables, sino que pueden ser transformadas gracias a las políticas públicas y la colaboración del sector privado.

* Las cadenas de aprovisionamiento mundiales son definidas como las relaciones entre la oferta y la demanda donde las diferentes fases de los procesos de producción son realizadas en dos o más países. Puede tratarse tanto de la producción de bienes como de servicios.