Reconstrucción de Gaza / Desempleo

El conflicto en Gaza de 2014 provocó grandes pérdidas de empleos

Un nuevo estudio de la OIT evalúa en qué medida las operaciones militares israelíes durante el último conflicto en Gaza causaron una “desocupación” generalizada en el sector privado del territorio palestino, a causa de la destrucción de terrenos, estructuras, maquinarias y herramientas.

Noticia | occupied Palestinian territory | 24 de marzo de 2015
BEIRUT (OIT Noticias) – Las operaciones militares israelíes durante el conflicto en Gaza del año pasado provocaron grandes pérdidas de empleo en el sector privado del enclave palestino, y aumentó las tasas de desempleo y pobreza que ya eran alarmantes, según un nuevo estudio de la Organización Internacional del Trabajo.

El efecto de desocupación causado por las operaciones de julio-agosto 2014 incrementó el nivel de desempleo en Gaza en 4,3 puntos porcentuales hasta alrededor de 36,9 por ciento, informa el estudio, que se basa en datos de 2013 relativos a la pobreza en Gaza.

El estudio “The ‘Disemployment’ Impact of the 2014 Conflict in Gaza: An ILO Damage Assessment and Recovery Strategy” (El impacto de la guerra de Gaza de 2014 sobre la “desocupación”: evaluación de los daños y estrategia de recuperación de la OIT) analiza cómo la prolongada operación militar en el enclave palestino causó un desplazamiento de la mano de obra – o “desocupación” – en el sector privado debido a la destrucción de los bienes de producción como terrenos, estructuras, maquinarias y herramientas utilizados normalmente por los habitantes de Gaza durante su jornada laboral.

La “desocupación” se refiere entonces a un excedente de desempleo en relación a la situación anterior a las operaciones militares israelíes.

“Además de los números sin precedentes de muertos o heridos, así como de la destrucción masiva de viviendas, las intensas operaciones militares destruyeron una parte de los medios de producción, lo que las personas necesitan para producir bienes y servicios y, al mismo tiempo, sus medios de subsistencia”, señaló Salem Ajluni, autor del informe de la OIT.

Mientras que los miles de millones de dólares prometidos para reconstruir Gaza siguen bloqueados, el nuevo informe destaca la necesidad urgente de poner en práctica el proceso de recuperación de Gaza con una visión de desarrollo a largo plazo para el territorio palestino."

“Gaza experimentaba una de las tasas de desempleo más elevadas del mundo aún antes de las operaciones israelíes del año pasado, debido en gran parte a décadas de ocupación, recursos limitadaosy el cierre de las fronteras, que dejó a la población de Gaza aislada, empobrecida y vulnerable”, declaró Mary Kawar, especialista principal de empleo para la Oficina regional de la OIT para los Estados árabes.

“Gaza ya estaba hundida en una crisis humanitaria y medioambiental antes de que comenzaran las más recientes operaciones. Alrededor de 67 por ciento de los trabajadores ganaban menos que el salario mínimo y, como el empleo remunerado es la fuente principal de ingresos para la gran mayoría de hogares de Gaza, no debe sorprender que 80 por ciento de los residentes de Gaza dependían de la ayuda humanitaria y que 57 por ciento carecían de seguridad alimentaria”, agregó Kawar.

En una conferencia en El Cairo en octubre pasado, de la cual participó la OIT, los donantes prometieron 5.400 millones de dólares para la reconstrucción de Gaza, pero la mayor parte de esta ayuda aún no se ha materializado, confirmaron las agencias de la ONU. El nuevo informe de la OIT destaca la necesidad urgente de poner en práctica el proceso de recuperación de Gaza y de coordinar la reconstrucción con una visión de desarrollo a largo plazo para el territorio palestino.

Cifras de la desocupación

El informe estima que la desocupación provocada por la destrucción de la operación israelí a los bienes de producción en el enclave asciende a 17.200 empleos, según las primeras estimaciones de los daños físicos a los lugares de trabajo, suministrados por la Autoridad Palestina.

Esta cifra equivale a alrededor de 11,4 por ciento del número de personas empleadas en el sector privado de Gaza en 2013 y a 6,4 del total de empleo en Gaza el año pasado.

El proceso de desocupación generó un aumento de la tasa de desempleo general en la Franja de Gaza, de 32,6 por ciento en promedio a alrededor de 36,9 por ciento después de la operación. No obstante, la tasa global de desempleo como consecuencia de la operación podría ser mucho más alta, ya que esta estimación no tiene en cuenta el repunte del desempleo en el primer semestre de 2014.

Este último incremento se debió en gran parte al acceso restringido al mercado egipcio después de que las autoridades desmantelaron el sistema de túneles que conectaba Gaza con el desierto del Sinai. La cifra de 36,9 por ciento presupone además que todos los trabajadores del sector público conservaron el empleo.

Pérdidas del PIB

© Saleh Jadallah/OIT
La ofensiva causó una pérdida estimada del PIB de alrededor de 508.000 dólares por día de trabajo desde el fin de las hostilidades en agosto 2014, por cada día en que los medios de producción destruidos no fuesen reconstruidos o restaurados. Esto representa alrededor de 80 millones de dólares en los últimos seis meses.

“Las pérdidas de empleo y producción prolongadas, ocasionadas por los daños físicos son de por sí el equivalente de una profunda recesión económica en términos de impacto sobre los ingresos de los hogares. La diferencia aquí es que Gaza ya estaba en crisis; el efecto de la destrucción fue el de agravar una situación ya difícil”, señaló el autor Salem Ajluni.

Entre las actividades del sector privado afectadas por la ofensiva se encuentran la agricultura, el sector manufacturero, la construcción, el comercio, la hostelería y la restauración, el transporte y el almacenamiento, la información y la comunicación, y la educación, la salud y otros servicios.

El estudio indica además que 13 por ciento de las viviendas del enclave fueron afectadas, dejando sin techo a más de 108.000 personas. Esto ha ocasionado una falta de servicios de primera necesidad que obstaculizarán la recuperación económica y la generación de empleos para diversas categorías, como los trabajadores a domicilio, con un efecto desproporcionado sobre las mujeres.

Una estrategia orientada hacia el futuro

El informe es la contribución de la OIT a la Evaluación detallada de las necesidades (DNA en inglés) realizada tras una solicitud de la Autoridad Palestina a las agencias de las Naciones Unidas, la Unión Europea y el Banco Mundial. La finalidad de la DNA es ayudar a planificar el proceso de reconstrucción de Gaza tras el conflicto y coordinar la reconstrucción con una visión de desarrollo a largo plazo para el enclave.

El nuevo informe de la OIT presenta una estrategia que mira hacia el futuro para ayudar a Gaza a recuperarse, al apoyar la creación de empleos, inmediata y a largo plazo, garantizar la recuperación de las empresas y de los trabajadores independientes, invertir en las competencias, institucionalizar la coordinación del empleo e introducir un mecanismo de supervisión.

“La OIT respondió a la crisis de la reconstrucción en Gaza con un nuevo impulso para extender sus operaciones en los Territorios palestinos ocupados y armonizarlas con las nuevas prioridades nacionales y las intervenciones internacionales”, declaró Frank Hagemann, Director regional en funciones de la OIT para los Estados árabes.  “Hacer frente a la destrucción que sufrió Gaza el verano pasado es de importancia fundamental, pero también seguiremos trabajando en el Programa de la OIT para Palestina de mayor alcance a fin de ofrecer trabajo decente a todos los palestinos.”

Empleos destruidos en Gaza: Cómo una familia palestina perdió sus medios de subsistencia durante el conflicto


Shaaban Sukkar, un palestino desempleado padre de siete niños, contó como él y sus siete hermanos perdieron sus medios de subsistencia cuando su planta de tostadura de nueces, las maquinarias y los vehículos fueron destruidos por los pesados bombardeos israelíes. Sukkar y tres de sus hermanos perdieron también sus casas, que estaban ubicadas sobre la planta.