La transición de los estudios al mercado laboral

OIT: En Asia, los trabajadores jóvenes enfrentan inestabilidad y vulnerabilidad

Un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la transición de los jóvenes de los estudios al mercado laboral en Asia y el Pacífico constata que la mayoría de los jóvenes de la región ocupan empleos de baja calidad o están desempleados.

Noticia | Bangkok, Thailand | 27 de agosto de 2014
BANGKOK (OIT Noticias) – En Asia y el Pacífico, casi de la mitad de los trabajadores entre 15 y 29 años son trabajadores independientes, y dos de cada tres jóvenes tienen empleos asalariados sin un contrato escrito, sostiene un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el estudio, titulado Labour market transitions of young women and men in Asia and the Pacific (Transición al mercado laboral de los hombres y mujeres jóvenes en Asia y el Pacífico), la informalidad y el empleo vulnerable son una realidad para la gran mayoría de los trabajadores jóvenes de la región.

Principales conclusiones
  • Cinco de cada 10 trabajadores jóvenes en la región son trabajadores independientes.
  • La tasa promedio del desempleo juvenil (definición flexible) era de 14,2 por ciento. El nivel más bajo se registró en Camboya (3,8 por ciento) y el más alto en Nepal (28,9 por ciento).
  • El desajuste entre las competencias que se poseen y el trabajo que se realiza es alto entre los trabajadores jóvenes en los cinco países; más de la mitad de los trabajadores jóvenes en Bangladesh, Camboya y Nepal tienen niveles de educación inferiores a los requeridos para el trabajo que desempeñan.
  • Al menos uno de cada cuatro trabajadores jóvenes expresaron el deseo de cambiar su empleo (A excepción de Samoa).
  • La agricultura y los servicios son los principales sectores de empleo para los jóvenes. En Bangladesh y en Vietnam, la industria es el principal sector de empleo para las mujeres jóvenes.
  • Demasiados jóvenes no se están beneficiando plenamente del sistema de educación. En Bangladesh, Camboya y Nepal, más de 50 por ciento de los jóvenes abandona la escuela al terminar la educación primaria o antes. En Vietnam la tasa es de 31,9 por ciento.
Si bien en la región, el desempleo sigue siendo una preocupación importante para los jóvenes, la baja calidad del trabajo es un problema más grave. Entre quienes trabajan, muy pocos tienen un contrato de trabajo formal ni acceso a las prestaciones fundamentales como la licencia remunerada por enfermedad o la cobertura de seguridad social.

“La falta de perspectivas de un empleo seguro, asociado a un nivel de educación superior, el acceso a las tecnologías modernas y la exposición de las aparentes ventajas de las economías desarrolladas, generan un riesgo de frustración entre los jóvenes. Lo cual, a su vez, puede culminar en descontento político o migración externa”, declaró Sara Elder, especialista en empleo juvenil y autora del informe.

Transición escuela-trabajo

Las conclusiones del informe se basan en encuestas sobre la transición de la escuela al trabajo realizadas en 2012-13 entre los jóvenes en cinco países (Bangladesh, Camboya, Nepal, Samoa y Vietnam), en el marco del Proyecto Work4Youth (W4Y) de la OIT, una asociación mundial entre la OIT y la Fundación Master Card.

La tasa promedio de desempleo juvenil de estos países se situaba en 14,2 por ciento, oscilando desde 3,8 por ciento en Camboya hasta 28,9 por ciento en Nepal. La tasa de desempleo de la mujeres jóvenes superó la de homólgos en los cinco países; la tasa de desempleo juvenil femenino era de 19,9 por ciento en comparación con la tasa masculina de 11,9 por ciento.

El porcentaje de jóvenes en empleo informal varía de 67,7 por ciento de los jóvenes trabajadores en Samoa a 98,3 por ciento en Camboya. También en este caso las mujeres están en desventaja. En los cinco países, los hombres jóvenes tenían mayores probabilidades de encontrar un empleo estable, regular y de recibir un salario más alto.

El vínculo entre la educación y el empleo

El informe constató una estrecha relación entre la educación y el empleo. Uno de los problemas identificados es que el nivel de instrucción permanece relativamente bajo en la región, a pesar de los progresos alcanzados en los últimos años.

En Bangladesh, Camboya y Nepal, más de 50 por ciento de los jóvenes finalizan su escolaridad al terminar su educación primaria o antes. En Camboya y Nepal, las mujeres tienen mayores probabilidades de abandonar los estudios más temprano. La “razones económicas” son la explicación más frecuente a esta situación, lo cual implica que la pobreza de los hogares se perpetuara de una generación a la siguiente.

Aunque la falta de instrucción no es un obstáculo para encontrar trabajo (de hecho las tasas de desempleo aumentan con el nivel de educación), los resultados muestran con claridad que invertir en educación aporta beneficios en términos de salarios y de acceso a “mejores” empleos.

Sin embargo, el desajuste entre las competencias y el empleo alcanza un nivel alto en los cinco países. Más de la mitad de los trabajadores jóvenes de Bangladesh, Camboya y Nepal han recibido una educación insuficiente para el trabajo que realizan. Esto puede tener un impacto negativo en la productividad del trabajador y por lo tanto en el rendimiento de las empresas, además puede afectar la sensación de seguridad de los individuos.

Al mismo tiempo, la sobreeducación también es una preocupación. En Vietnam, alrededor de una cuarta parte (23,5 por ciento) y en Samoa más de la mitad (59,6 por ciento) de los jóvenes trabajadores están demasiado capacitados para el trabajo que realizan. Es probable que estos jóvenes ganen menos de lo que podrían y que no estén utilizando plenamente su potencial productivo.

Recomendaciones políticas

El informe tiene el objetivo de ayudar a los gobiernos para a colocar el empleo juvenil al centro de sus prioridades políticas y de ofrecer información para formular y supervisar la aplicación de medidas eficaces.

Para ayudar a que un número mayor de jóvenes encuentre empleos de calidad, el informe propone una serie de acciones gubernamentales, como la formulación de políticas macroeconómicas dirigidas a promover el crecimiento del empleo, garantizar el acceso a la educación para todos, prevenir el abandono prematuro de la educación, y fortalecer el apoyo a las empresas informales.

Para más información, por favor póngase en contacto con:

Sophy Fisher
Senior Communication Officer
ILO Regional Office for Asia and the Pacific, Bangkok
Tel.: +66 (0) 2288 2482
Email

Jiraporn Wongpaithoon
Communications Officer
ILO Regional Office for Asia and the Pacific, Bangkok
Tel.: +66 (0) 2288 1664
Email