Tendencias Mundiales del Empleo 2013

El desempleo mundial aumenta nuevamente, pero con grandes diferencias regionales

Cinco años después del estallido de la crisis financiera mundial, los mercados laborales continúan muy deprimidos. El desempleo ha comenzado ha aumentar de nuevo a medida que empeora la perspectiva económica.

Noticia | 22 de enero de 2013
Incertidumbre y creación de empleos
Ekkehard Ernst, Jefe de la Unidad de Tendencias
del Empleo de la OIT
Haga doble clic para cambiar a pantalla completa
GINEBRA (OIT Noticias) – El desempleo mundial ha subido tras registrar una disminución durante dos años consecutivos y podría aumentar aún más en 2013, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un nuevo informe.

El número de desempleados en el mundo aumentó en 4,2 millones en 2012 hasta más de 197 millones, un 5,9 por ciento de la tasa de desempleo, de acuerdo con las Tendencias Mundiales del Empleo 2013.

Un cuarto de este incremento tuvo lugar en las economías desarrolladas, mientras que tres cuartas partes se debieron al efecto secundario que esto tuvo sobre otras regiones, en especial en Asia Oriental, Asia Meridional y el África Subsahariana.

La incertidumbre en torno a las perspectivas económicas ... ha debilitado la demanda agregada, frenando así las inversiones y la contratación."
Guy Ryder
“La incertidumbre en torno a las perspectivas económicas, y las inadecuadas políticas que se han implementado para lidiar con ello, han debilitado la demanda agregada, frenando así las inversiones y la contratación”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder. “Esto ha prolongado la crisis del mercado laboral en varios países, reduciendo la creación de empleos y aumentando la duración del desempleo aún en algunos países que antes tenían tasas de desempleo bajas y mercados de trabajo dinámicos”.

“Además, muchos de los nuevos puesto de trabajo requieren de competencias que las personas que buscan trabajo no tienen”, agregó Ryder. “Los gobiernos deberían intensificar los esfuerzos dirigidos a apoyar las actividades relacionadas con las competencias y la recapacitación a fin de abordar este tipo de desajustes que afectan a los jóvenes de manera particular”.

El informe muestra que, a nivel mundial, el número de trabajadores pobres continúa disminuyendo, pero a un ritmo más lento que antes de la crisis.

Una clase media de trabajadores está surgiendo en el mundo emergente, lo cual podría ofrecer estímulos adicionales para la economía mundial. Pero aún constituyen un número demasiado pequeño para poder compensar el crecimiento lento de las economías avanzadas.

Pesimismo a medio plazo

A medio plazo, las previsiones indican que la recuperación económica mundial no será lo suficientemente fuerte para reducir el desempleo con rapidez, y se estima que el número de personas en búsqueda de trabajo aumentará hasta más de 210 millones durante los próximos cinco años.

Mueva el ratón sobre el gráfico para ver los resultados
 
La situación del mercado laboral permanece especialmente desalentadora para los jóvenes, con casi 74 millones de personas entre 15 y 24 años desempleadas en el mundo, una tasa de desempleo juvenil de 12,6 por ciento.

Despierta particular preocupación el hecho de que cada vez más jóvenes experimentan el desempleo por largo tiempo. Alrededor de 35 por ciento de los jóvenes desempleados en las economías avanzadas han estado sin empleo durante seis meses o más. Como consecuencia, un número creciente de ellos pierde la motivación y se retira del mercado laboral.

Experimentar períodos de desempleo tan largos o abandonar el mercado de trabajo al comienzo de la carrera profesional perjudica las perspectivas a largo plazo. Erosiona las competencias profesionales y sociales e impide que los jóvenes acumulen experiencia laboral.

La naturaleza global de esta crisis significa que los países no pueden resolver su impacto de manera individual."
Guy Ryder
Es probable que aumenten las diferencias regionales en el desempleo. Se estima que la situación mejorará un poco en las economías desarrolladas a lo largo de los próximos cinco años, pero es probable que se deteriore en las economías emergentes de Europa Oriental, Asia Oriental y Sudoriental y el Oriente Medio.

Ryder señaló que los responsables de la formulación de políticas deben encontrar respuestas coordinadas a la crisis.

“La naturaleza global de esta crisis significa que los países no pueden resolver su impacto de manera individual y sólo con medidas internas”, dijo Ryder. “El alto nivel de incertidumbre, que está reprimiendo las inversiones y la creación de empleo, no disminuirá si los países conciben soluciones contradictorias”.

El informe afirma que los responsables de la formulación de políticas deberían además concentrarse en otras tres cuestiones correlacionadas: emprender una acción coordinada para apoyar la demanda agregada, en especial a través de inversiones públicas en infraestructuras mientras la inversión privada siga siendo débil; abordar los crecientes problemas de desajustes en el mercado laboral a través de programas de formación y recapacitación; y prestar atención especial a los jóvenes desempleados.

Los programas que garantizan empleo o formación a grupos seleccionados de jóvenes han sido muy exitosos en algunos países europeos. Estos programas son también asequibles.

“El costo de no hacer nada, de dejar que el desempleo a largo plazo crezca y que los jóvenes pierdan contacto con la sociedad, sería mucho mayor”, dijo Ryder.