Informe mundial sobre salarios 2012/2013

Los trabajadores se quedan con una menor porción de la torta

En la mayoría de los países, los trabajadores han obtenido una parte menor de los ingresos nacionales, mientras que una porción más grande ha ido al capital. Esta tendencia tiene implicaciones económicas y sociales de gran alcance.

Noticia | 7 de diciembre de 2012
GINEBRA (OIT Noticias) – La cuota del ingreso nacional que reciben los trabajadores es cada vez más pequeña en la mayoría de los países, provocando un descontento popular e incrementando el riesgo de malestar social, afirmó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un nuevo informe.

“Ha afectado la percepción de lo que es justo, sobre todo si se tienen en cuenta las remuneraciones desproporcionadas que reciben algunos ejecutivos de empresas”, declaró Patrick Belser, uno de los autores del Informe mundial sobre salarios 2012/2013 de la OIT.

En pocas palabras, una mayor parte de la torta nacional se ha transformado en ganancias y los trabajadores han recibido una menor porción.

En muchos casos, reprimido la demanda o provocado un endeudamiento insostenible de los hogares, castigando así la economía.

Datos recientes muestran que esta tendencia ha estado vigente durante décadas, contradiciendo hipótesis formuladas anteriormente.

En 16 economías desarrolladas, la proporción media del trabajo disminuyó de 75 por ciento del ingreso nacional a mediados de los años 1970 a 65 por ciento en los años previos a la crisis. Se recuperó por poco tiempo, pero descendió nuevamente después de 2009.

En un grupo de 16 economías en desarrollo y emergentes, disminuyó de 62 por ciento del PIB en los primeros años 1990 a 58 por ciento justo antes de la crisis.

Aún en China, donde los salarios triplicaron a lo largo de la última década, la participación de los trabajadores en los ingresos nacionales disminuyó.

La falsa ilusión de reducir los costos del trabajo


La reducción de los costos laborales a fin de estimular la competitividad de sus exportaciones parece ser una opción cada vez más tentadora para los países afectados por la crisis, pero no garantiza que puedan prevenir el estancamiento económico o el déficit de cuenta corriente (cuando los países importan más de lo que exportan, incluyendo los servicios y el capital).

“Si bien, en principio, cada país a título individual puede aumentar la demanda de sus bienes y servicios al incrementar las exportaciones, no todos los países pueden hacerlo simultáneamente”, dijo Sangheon Lee, uno de los autores del informe.

Lo que los países necesitan es restablecer una relación más estrecha entre salarios y productividad, que es a la vez una cuestión de equidad y de crecimiento económico sostenible.

Aumenta la disparidad entre los salarios y la productividad laboral

Mueva el ratón sobre el gráfico para ver los resultados
 
Debido a que los índices se refieren a promedios ponderados, los desarrollos en las tres economías desarrolladas más grandes (Estados Unidos, Japón y Alemania) tienen un impacto particular sobre este resultado. La productividad laboral se mide como producto por trabajador.
Fuentes: Global Wage Database de la OIT; Modelo Econométrico de Tendencias de la OIT, marzo 2012.