Conferencia para la Juventud

La OIT llama a invertir en oportunidades de trabajo para los jóvenes

El director del sector de Empleo de la OIT habla de la necesidad de invertir en los jóvenes a fin de abordar la crisis mundial del desempleo juvenil.

Noticia | 11 de septiembre de 2012
 "Debemos invertir urgentemente en oportunidades para los jóvenes, (...) las políticas y las intervenciones pueden hacer una gran diferencia."
J.M. Salazar-Xirinachs
WASHINGTON (Noticias de la OIT) – La Organización Internacional del Trabajo (OIT) hizo un llamamiento a favor de invertir de manera urgente en oportunidades para los jóvenes para hacer frente al creciente desafío del desempleo juvenil.

En un discurso pronunciado en el marco de la Conferencia Global de Oportunidades Económicas para la Juventud en Washington, el Director Ejecutivo del sector de Empleo de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs, destacó la necesidad de una fuerte acción colectiva luego de que los últimos datos sobre desempleo mostraran que, a nivel mundial, el 12,6 por ciento o cerca de 75 millones de jóvenes están desempleados (Lea el discurso completo en inglés).

Salazar-Xirinachs dijo a los delegados que estos datos no deben ser tomados como “la profecía de una catástrofe inevitable”.

“Por el contrario, mi mensaje es que si bien es cierto que la recuperación ha sido débil y que aún hay nubarrones en el horizonte, debemos invertir urgentemente en oportunidades para los jóvenes, porque también sabemos que las políticas y las intervenciones son importantes y pueden hacer una gran diferencia.”

De la población mundial, un total de 1.200 millones de personas tienen entre 15 y 24 años, 90 por ciento de las cuales vive en los países en desarrollo, 55 por ciento en Asia. En África, la edad promedio de la población es de 19 años.

Panorámica del desempleo juvenil
  • 75 millones de jóvenes están desempleados a nivel mundial
  • Los jóvenes tienen tres veces más probabilidades que los adultos de estar desempleados
  • Más de 200 millones de trabajadores jóvenes ganan menos de 2 dólares al día
  • Al menos 10 por ciento de los jóvenes no trabaja, ni estudia ni recibe formación (“ni-ni”)
“Esta realidad demográfica significa que, en las próximas décadas, el problema del desempleo y el subempleo en la mayoría de los países africanos será realmente un problema de desempleo juvenil”, agregó.

Salazar-Xirinachs destacó cinco áreas fundamentales para la acción, que son parte del Llamado a la Acción de la OIT acordado por gobiernos, empleadores y trabajadores en la Conferencia Internacional del Trabajo de este año: educación y formación, iniciativa empresarial de los jóvenes, derechos laborales para los jóvenes y políticas macroeconómicas a favor del empleo juvenil.

Un documento de la OIT publicado la semana pasada sostiene que las tasas de desempleo entre los jóvenes se deteriorarán aún más a nivel mundial a medida que las consecuencias de la crisis del euro se propaguen hacia las economías emergentes. La desaceleración de las economías de Asia Oriental y América Latina y la rápida contracción del comercio mundial debilitarán aún más los mercados laborales.

Salazar-Xirinachs señaló que es necesario hacer más a fin de mejorar la calidad de la educación y la formación, y para vincular el mundo de la educación y la formación con el mundo del trabajo a través de pasantías, estrategias de calificaciones y un mejor acceso a los servicios de empleo.

Las políticas del mercado laboral deberían estar dirigidas a los grupos más desfavorecidos, y los jóvenes deberían recibir ayuda para establecer su propia empresa a través de estrategias empresariales para los jóvenes.

Sin embargo, con la intención de promover el empleo juvenil, las políticas gubernamentales y los empleadores no deberían dejar a un lado los derechos laborales de los trabajadores jóvenes, como los salarios mínimos y la protección social, de la salud y la seguridad.

Un crecimiento elevado y sostenido es esencial, afirmó Salazar-Xirinachs, y debe ser promovido a través de políticas económicas más amplias, de sectores agrícolas, industriales y de los servicios que sean más dinámicos, y de la aceleración de la transformación productiva.

El llamado a la acción de la OIT
En junio 2012, la OIT adoptó una resolución que invita a una acción inmediata, renovada y específica dirigida a abordar la crisis del desempleo juvenil. La Resolución propone un conjunto de medidas probadas y comprobadas en cinco áreas: políticas macroeconómicas, empleabilidad, políticas del mercado laboral, desarrollo de la capacidad empresarial de los jóvenes y derechos. Destaca la necesidad de equilibrio, coherencia y complementariedad entre las medidas políticas (Lea el comunicado de prensa).

The ILO call for action on youth employment calls on governments and the social partners:
  • Favorecer el crecimiento con alto coeficiente de empleo y la creación de trabajo decente a través de políticas macroeconómicas, empleabilidad, políticas del mercado laboral, iniciativa empresarial juvenil y protección de los derechos de los jóvenes a fin de hacer frente a las consecuencias sociales de la crisis, y a la vez garantizar las sostenibilidad financiera y presupuestaria.
  • Promover las políticas macroeconómicas y los incentivos fiscales que apoyen el empleo, fortalecer la demanda agregada, mejorar el acceso a los financiamientos e incrementar las inversiones productivas, teniendo en cuenta las diversas situaciones económicas de los países.
  • Adoptar medidas específicas y fiscalmente sostenibles, como políticas anticíclicas e intervenciones que estimulen la demanda, programas de empleo público, sistemas de garantías para los jóvenes, programas de infraestructura con alto coeficiente de mano de obra, salarios y subsidios de formación y otras intervenciones a favor del empleo juvenil. Este tipo de programas deberían garantizar la igualdad de trato para los trabajadores jóvenes.


La Conferencia Global de Oportunidades Económicas para la Juventud es una reunión anual de financiadores, investigadores, profesionales, responsables de la toma de decisiones, empresas y jóvenes provenientes de más de 50 países, con la finalidad de discutir las lecciones aprendidas y las prácticas que pueden contribuir a promover el empleo juvenil.