Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

La recuperación del mercado laboral de Suiza fue estimulada por una asociación social eficaz, señala el informe OIT-Banco Mundial

Un nuevo informe y una base de datos en línea OIT-Banco Mundial presentados a la 101.a Conferencia Internacional del Trabajo muestran que el mercado laboral de Suiza – aún cuando fue afectado por la crisis – se recuperó con mayor rapidez que en otros países, en parte gracias a un intensivo diálogo social entre gobiernos, empleadores y trabajadores.

Noticia | 7 de junio de 2012
GINEBRA (Noticias de la OIT) – Esta tendencia es una entre las muchas identificadas en el informe conjunto OIT-Banco Mundial “Inventory of Policy Responses to the Financial and Economic Crisis” (Inventario de respuestas políticas a la crisis financiera y económica mundial). El estudio está acompañado por una nueva base de datos en línea que constituye el primer inventario exhaustivo de las respuestas políticas adoptadas por los países a la reciente crisis mundial en materia de empleo.

“El crecimiento del PIB en Suiza pasó a ser negativo en 2009 (-1,9 por ciento) y la tasa de desempleo alcanzó su punto más alto de 4,5 por ciento de su fuerza laboral en enero 2012. Sin embargo, las tasas de desempleo regresaron a los niveles anteriores a la crisis en 2011. El informe ayuda a comprender porqué Suiza alcanzó mejores resultados que sus vecinos”, explicó la economista Catherine Saget.

En particular, el estudio pone de manifiesto la tradición de diálogo social en Suiza que hizo posible que los interlocutores sociales se reunieran y adoptaran las reformas necesarias. Los interlocutores sociales están representados por comisiones tripartitas de diversas instituciones políticas del mercado laboral, a nivel federal y cantonal. Estas instituciones están involucradas en un proceso de consulta previo al parlamento sobre las cuestiones fundamentales. También llevan a cabo muchas discusiones informales.

Durante la crisis, esta estructura institucional, formal e informal, demostró ser muy eficaz. Los acuerdos colectivos sobre repartición del trabajo fueron negociados en cada uno de los sectores. Estos acuerdos condujeron a una reducción de las horas de trabajo para los empleados a cambio de preservar sus puestos de trabajo, limitando así el número de pérdidas de empleos.

Otra de las razones de una recuperación tan rápida reside en las políticas en materia de empleo que fueron adoptadas. Tres planes fiscales fueron implementados en 2009 y 2010, que representaron un estímulo de cerca 0,6 por ciento del PIB. Estos planes se centraron en medidas dirigidas al desarrollo de infraestructura y ahorro de energía, pero incluían también fondos adicionales destinados a subsidios salariales y medidas de formación. Las medidas fiscales eran flexibles, una parte de los fondos debían ser erogados sólo si la tasa de desempleo superaba el 5 por ciento, lo cual no sucedió.

Los planes de trabajo de corta duración también contribuyeron a limitar la pérdida de empleos. Sin este instrumento estipulado en el sistema de prestaciones por desempleo, la tasa de desempleo habría sido 0,6 por ciento más alta, según la base de datos de la OIT-Banco Mundial.

Una reforma del seguro de desempleo que entró en vigor en 2011 tenía el objetivo de organizar el seguro de desempleo sobre bases financieras viables y a largo plazo y prevenir la acumulación de deudas a lo largo del tiempo. Se estima que fueron ahorrados hasta 622 millones de francos suizos. El aumento de las contribuciones de la seguridad social generó ingresos adicionales de cerca de 486 millones de francos suizos. La reforma significó criterios de elegibilidad más rigurosos y una reducción de los beneficios.