La transición hacia una economía verde podría crear hasta 60 millones de empleos

La transición hacia una economía más verde podría generar entre 15 y 60 millones de empleos adicionales en el mundo durante las próximas dos décadas y ayudar a decenas de millones de trabajadores a salir de la pobreza, según un nuevo informe realizado por la Iniciativa Empleos Verdes.

Comunicado de prensa | 31 de mayo de 2012
GINEBRA (Noticias de la OIT) – La transición hacia una economía más verde podría generar entre 15 y 60 millones de empleos adicionales en el mundo durante las próximas dos décadas y ayudar a decenas de millones de trabajadores a salir de la pobreza, según un nuevo informe realizado por la Iniciativa Empleos Verdes.

El estudio "Hacia el desarrollo sostenible: Oportunidades de trabajo decente e inclusión social en una economía verde" (Working towards sustainable development: Opportunities for decent work and social inclusion in a green economy) sostiene que estos logros dependerán de la adopción de la correcta combinación de políticas.
El actual modelo de desarrollo ha demostrado ser ineficiente e insostenible, no sólo para el medioambiente, sino también para las economías y las sociedades".
J. Somavia


“El actual modelo de desarrollo ha demostrado ser ineficiente e insostenible, no sólo para el medioambiente, sino también para las economías y las sociedades”, afirmó el Director General de la OIT, Juan Somavia. ”Debemos pasar de manera urgente a un enfoque sostenible mediante la adopción de políticas en el que las personas y el planeta jueguen un papel central”.

“La próxima conferencia de las Naciones Unidas 'Rio+20' será un momento decisivo para garantizar que el trabajo decente y la inclusión social formen parte integral de cualquier estrategia futura de desarrollo”, agregó Somavia.

Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), dijo: “Este informe se publica en vísperas del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio, y cuyo lema es: Economía verde: ¿Te incluye a ti?”.

“Las conclusiones del informe ponen de manifiesto que la economía verde puede incluir a millones de personas más, ayudándolos a superar la pobreza y brindando mejores medios de vida para ésta y futuras generaciones. Es un mensaje positivo, lleno de oportunidades frente a los actuales desafíos globales, que estamos difundiendo a lo largo del mundo mientras los líderes se preparan para la Cumbre de Rio+20”, agregó Steiner.

El informe – publicado casi cuatro años después del primer informe de la Iniciativa Empleos Verdes – analiza el impacto que la ecologización de la economía puede tener sobre el empleo, los ingresos y el desarrollo sostenible en general.

Al menos la mitad de la fuerza de trabajo a nivel global – equivalente a 1.500 millones de personas – se verá afectada por la transición hacia una economía más verde. Si bien los cambios serán percibidos a través de toda la economía, se estima que son ocho los sectores que desempeñarán un papel central y que serán los más afectados: agricultura, silvicultura, pesca, energía, industria manufacturera, reciclaje, construcción y transporte.

La sostenibilidad ambiental no es una amenaza para el empleo.”
J. Somavia
Decenas de millones de empleos ya han sido creados por esta transformación. Por ejemplo, el sector de la energía renovable emplea en la actualidad a cerca de 5 millones de trabajadores, más del doble del número de empleos del período 2006-2010. La eficiencia energética es otra fuente importante de empleos verdes, en particular en la industria de la construcción, el sector más afectado por la crisis económica.

En Estados Unidos, tres millones de personas tienen empleos relacionados con productos y servicios ambientales. En España, actualmente hay más de medio millón de empleos en este sector.

Los beneficios netos en términos de empleo total mundial se estiman en entre 0,5 y 2 por ciento. En las economías emergentes y en desarrollo es probable que los beneficios sean superiores que en los países industrializados, ya que son países que pueden pasar directamente a la economía verde en lugar de reemplazar la infraestructura obsoleta de uso intensivo de recursos. Brasil acaba de crear casi tres millones de empleos, lo cual representa cerca de 7 por ciento del total del empleo formal.

No hay beneficios sin políticas adecuadas

Estos resultados tienen un factor común: el reconocimiento de que los desafíos ambientales y socioeconómicos necesitan ser abordados de manera integral y complementaria.
  • Primero, esto significa promover e implementar procesos de producción sostenibles a nivel de empresa, en particular entre las pequeñas y medianas empresas en los sectores clave antes mencionados.
  • Segundo, las medidas a favor de la extensión de la protección social, el apoyo a los ingresos y la formación profesional son fundamentales para que todos los trabajadores estén en condiciones de aprovechar estas oportunidades.
  • Tercero, las normas internacionales del trabajo y los derechos de los trabajadores pueden ofrecer un marco jurídico e institucional, así como orientación política, para el trabajo en una economía más verde y sostenible, en especial en lo que se refiere a la calidad del trabajo y a la seguridad y la salud en el trabajo.
  • Por último, el diálogo social eficaz que involucre a empleadores y sindicatos es central para la gobernanza del desarrollo sostenible.
  • "La sostenibilidad ambiental no es una amenaza para el empleo, como a veces se afirma. Al contrario, si es administrada de manera apropiada, puede contribuir con la creación de más y mejores empleos, la reducción de la pobreza y la inclusión social”, señaló el Director de la OIT.


    Otras conclusiones importantes del informe:

    • Sólo en la UE, existen 14,6 millones de empleos directos e indirectos en la protección de la biodiversidad y en la rehabilitación de recursos naturales y bosques.
    • Inversiones internacionales de 30.000 millones de dólares al año destinadas a reducir la deforestación y la degradación de los bosques podrían mantener hasta 8 millones más de trabajadores a tiempo completo en los países en desarrollo.
    • Las experiencias de Colombia, Brasil y otros países demuestran que la formalización y organización de los 15-20 millones de recolectores de desperdicios informales podría generar importantes beneficios económicos, sociales y ambientales.
    • En Alemania, el programa de renovación de edificios para mejorar la eficiencia energética ha movilizado 100.000 millones de dólares en inversiones; este proceso está reduciendo las facturas de energía, evitando las emisiones y creando cerca de 300.000 empleos al año.
    • El uso excesivo de recursos naturales ya ha creado pérdidas enormes, incluyendo más de un millón de empleos para los trabajadores forestales, sobre todo en Asia, como consecuencia de las prácticas insostenibles de gestión de los bosques.
    • Es probable que el sector de la pesca enfrente un importante desafío, aunque temporal, para los trabajadores debido a la sobreexplotación pesquera. Pueden ser necesarias reducciones temporales de las capturas en muchas pesquerías para permitir que las decrecientes poblaciones de peces se recuperen. Suscita especial preocupación el hecho de que 95 por ciento de los 45 millones de trabajadores empleados en el sector son pescadores artesanales costeros pobres que viven en países en desarrollo.
    • En gran parte de Asia, África, América Latina y algunas partes de Europa, la proporción del gasto en energía de los hogares pobres es tres veces – y puede llegar a ser hasta 20 veces – superior que la de hogares más ricos.
    • La Ley nacional de garantía del empleo rural en India, y los programas de vivienda social y “bolsa verde” en Brasil, son buenos ejemplos de políticas de protección social que contribuyen con el desarrollo sostenible.
    • Las mujeres podrían figurar entre los principales beneficiarios de una economía que sea más verde, socialmente inclusiva, y que brinde mayor acceso a oportunidades laborales (por ejemplo en el sector de energía renovable), ingresos más altos, en particular en la agricultura, y formalización del empleo, en especial entre los 15-20 millones de trabajadores del reciclaje. Se podrían reducir muchas de las cargas que pesan sobre ellas gracias a, entre otras medidas, el acceso a energía limpia, seguridad alimentaria y viviendas sociales que hagan un uso eficiente de la energía y del agua.
    • Sólo entre 8 y 12 por ciento de la mano de obra de países industrializados, por ejemplo, trabaja en las 10-15 industrias que generan 70-80 por ciento de las emisiones de CO2. Sólo una mínima parte de ellos podría perder sus puestos de trabajo si se adoptaran las políticas destinadas a ecologizar las empresas existentes y promover el empleo.
    La Iniciativa Empleos Verdes es una asociación entre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Internacional de Empleadores (OIE) y la Confederación Sindical Internacional (CSI). La Iniciativa fue lanzada con el objetivo de promover oportunidades, la igualdad y la transiciones equitativas, para incentivar a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores a participar en el diálogo sobre políticas coherentes y programas eficaces, a fin de crear una economía favorable al medio ambiente con empleos verdes y trabajo decente para todos.

    Para más información, por favor póngase en contacto con el Departamento de Comunicación e Información Pública de la OIT: +4122/799-7912, communication@ilo.org