Convenio de la OIT 185

Rusia ratifica el Convenio de la OIT sobre los documentos de identidad de la gente de mar

El 26 de febrero, el Representante de la Federación Rusa, Dmitry Gonchar, entregó a la Directora del Departamento de las Normas Internacionales del Trabajo de la OIT, Cleopatra Doumbia-Henry, el instrumento de ratificación del Convenio sobre los documentos de identidad de la gente de mar (revisado), 2003 (núm. 185).

Comunicado de prensa | 1 de marzo de 2010

GINEBRA (Noticias de la OIT) – El 26 de febrero, el Representante de la Federación Rusa, Dmitry Gonchar, entregó a la Directora del Departamento de las Normas Internacionales del Trabajo de la OIT, Cleopatra Doumbia-Henry, el instrumento de ratificación del Convenio sobre los documentos de identidad de la gente de mar (revisado), 2003 (núm. 185). Esto llea a 17 el número de ratificaciones de este Convenio, con una declaración de aplicación provisional por parte de otro país miembro de la OIT.

El Convenio revisado sobre los documentos de identidad de la gente de mar surgió como respuesta a los acontecimientos del 11 septiembre 2001. “Estamos convencidos de que con este Documento de Identificación de la gente de mar, la OIT contribuirá tanto a mejorar la seguridad del transporte marítimo a través de la identificación correcta de la gente de mar de buena fe, como para hacer más llevadera la vida de los marinos involucrados”, dijo Doumbia-Henry.

“Rusia realizó un trabajo exhaustivo para la implementación de este Convenio como preparación para su ratificación y esperamos que con este documento internacional la gente de mar de nuestro país pueda desplazarse alrededor del mundo con mayor facilidad”, señaló Dmitry Gonchar.

El Convenio sobre los documentos de identidad de la gente de mar de 2003 (núm. 185) revisa el anterior Convenio sobre los documentos de identidad de la gente de mar, 1958 (núm. 108). El nuevo Convenio contiene disposiciones sobre básicamente las mismas cuestiones del Convenio de 1958, es decir, el “permiso para bajar a tierra”, que permite a la gente de mar bajar a tierra en puertos extranjeros después de semanas o hasta meses a bordo, y disposiciones para facilitar el reembarco, tránsito y traslado en un país por motivos profesionales. Los cambios necesarios del nuevo Convenio están relacionados con la identificación de la gente de mar. Estos cambios mejoran de manera radical los aspectos de seguridad y la uniformidad del Documento de Identidad de la Gente de Mar (DIM) que los países deben expedir a sus marinos, y establecen requisitos mínimos en relación a los procesos y procedimientos del país para la expedición de los DIMs.

El nuevo DIM, además de las características físicas regulares de un moderno documento de identidad electrónico, contiene una plantilla biométrica basada en las huellas digitales, que fue adoptada con el consenso de las organizaciones de armadores y de gente de mar, y debe estar conforme a un estándar internacional que permita que las plantillas biométricas expedidas por un país puedan ser leídas correctamente por los equipos utilizados en otros países. Además, las autoridades fronterizas del mundo deben poder controlar la autenticidad del documento presentado por un marino, ya que el nuevo Convenio les permite verificar la información contenida en el DIM, bien sea consultando la base de datos electrónica nacional donde cada DIM expedida debe ser registrada, o a través del centro de coordinación nacional del país de expedición, que debe estar disponible las 24 horas del día, los siete días de la semana. El país que expide DIM debe además disponer de una evaluación independiente de la administración de su sistema de expedición de DIM, que debe ser realizado al menos una vez cada cinco años. El informe de la evaluación es revisado dentro del marco de la OIT, con el objetivo de mantener una lista de los países que cumplen cabalmente con los requisitos mínimos indicados en el Convenio.

Con su extensa línea costera, vasta flota y elevado número de gente de mar al servicio tanto en sus propios buques como en buques con bandera extranjera, la Federación Rusa contribuirá de manera significativa a la libertad de movimiento necesaria de la gente de mar. A través de la ratificación del Convenio, Rusia se une a un régimen de seguridad internacional que facilita el ingreso de marinos extranjeros en su territorio para bajar a tierra y otras razones profesionales, así como el permiso de ingreso de sus marinos en el territorio de otros países que ratificaron el Convenio para los mismos propósitos.