This story was written by the ILO Newsroom For official ILO statements and speeches, please visit our “Statements and Speeches” section.

Informe mundial sobre salarios 2008/09

El salario real de millones de trabajadores se reducirá en 2009 después de una década en la cual estuvo rezagado detrás del crecimiento económico mundial, dice informe de la OIT

La Oficina Internacional del Trabajo difundió hoy un informe en el cual prevé que la crisis económica mundial ocasionará dolorosas reducciones en el salario real de millones de trabajadores en el mundo el próximo año.

Press release | 25 November 2008

GINEBRA (Noticias de la OIT) – La Oficina Internacional del Trabajo difundió hoy un informe en el cual prevé que la crisis económica mundial ocasionará dolorosas reducciones en el salario real de millones de trabajadores en el mundo el próximo año.

“Para los 1.500 millones de trabajadores asalariados del mundo, se avecinan momentos difíciles”, dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. “El crecimiento económico lento o negativo, junto con los precios muy inestables de los alimentos y la energía, erosionarán el salario real de muchos trabajadores, en particular de los hogares pobres y de bajos ingresos. Las clases medias también se verán gravemente afectadas”.

El estudio, titulado Informe mundial sobre salarios 2008/09 (Nota 1), advierte que probablemente se intensificarán las tensiones relacionadas con los salarios.

Tras considerar las más recientes estimaciones de crecimiento del FMI, la OIT estima que los salarios reales crecerán un máximo de 1,1 por ciento en 2009, comparado con 1,7 por ciento en 2008, pero es posible que incluso los salarios disminuyan en un vasto número de países, incluyendo las economías más grandes. En general, se prevé que el crecimiento de los salarios en los países industrializados disminuirá de 0,8 por ciento en 2008 a -0,5 en 2009.

El informe de la OIT recalca que esta perspectiva desalentadora se presenta después de una década en la cual los salarios no lograron progresar al mismo paso que el crecimiento económico.

De acuerdo con el informe, entre 1995 y 2007 cada 1 por ciento adicional del crecimiento anual del PIB per cápita generó un aumento de sólo 0,75 por ciento en el crecimiento anual de los salarios. Como resultado, en casi tres cuartas partes de los países del mundo disminuyó la proporción del trabajo en el PIB.

Mientras la inflación se mantenía baja y la economía mundial crecía a una tasa de 4 por ciento anual entre 2001 y 2007, el crecimiento de los salarios quedó rezagado, aumentando en menos de 2 por ciento anual en la mitad de los países del mundo, dice el informe.

El informe también señala que hubo grandes diferencias regionales. El crecimiento en los salarios reales fue de cerca de 1 por ciento o menos al año en la mayoría de los países industrializados y en América Latina, pero alcanzó 10 por ciento o más en China, Rusia y en un número de otros países en transición.

Crecimiento insostenible en la desigualdad de salarios

El informe también dice que desde 1995 la desigualdad entre los salarios más altos y los más bajos ha aumentado en más de dos tercios de los países analizados, alcanzando con frecuencia niveles socialmente insostenibles. Entre los países desarrollados, Alemania, Estados Unidos y Polonia están entre aquellos en los cuales la brecha entre los salarios más altos y los más bajos creció con mayor rapidez. El informe añade que en otras regiones la desigualdad también aumentó de manera considerable, en particular, en Argentina, China y Tailandia.

Algunos de los países que lograron reducir la desigualdad de los salarios incluyen España y Francia, así como Brasil e Indonesia, aunque en estos dos últimos países las desigualdades se mantienen a niveles altos.

La diferencia de remuneración por género todavía es elevada y se reduce con mucha lentitud. Aunque cerca de 80 por ciento de los países para los que se dispone datos han registrado un aumento del coeficiente de los salarios promedio femeninos y masculinos, la magnitud del cambio es pequeña y en algunos casos insignificante. En la mayoría de los países los salarios de las mujeres representan en promedio entre 70 y 90 por ciento de los salarios de los hombres, pero no es difícil encontrar coeficientes mucho más bajos en otras partes del mundo, sobre todo en Asia.

Salarios que sostengan la economía real

El informe de la OIT, basado en las principales tendencias del nivel y distribución de los ingresos en el mundo durante los últimos años, destaca que el aumento de los salarios quedó rezagado con respecto al crecimiento económico general durante períodos de expansión, pero en los períodos de recesión disminuyó en forma rápida. De acuerdo con el informe, entre 1995 y 2007, por cada 1 por ciento de descenso del PIB per cápita, los salarios promedio disminuyeron en 1,55 puntos porcentuales, un resultado que llama la atención sobre los posibles efectos de la actual crisis.

Como dice el informe: “En este contexto, se exhorta a los gobiernos a manifestar un sólido compromiso para proteger el poder adquisitivo de los asalariados y por lo tanto estimular el consumo interno. En primer lugar, los interlocutores sociales deberían ser alentados a buscar maneras para prevenir una reducción ulterior de la parte del PIB destinada a los salarios con respecto a la proporción asignada a los beneficios. En segundo lugar, los salarios mínimos deberían proteger de manera eficaz a los trabajadores más vulnerables. En tercer lugar, los salarios mínimos y la negociación salarial deberían ser complementados con la intervención pública, por ejemplo, a través de medidas de apoyo a los ingresos”.

El informe muestra que el salario mínimo y la negociación colectiva pueden ser combinados de manera eficaz. La mayor cobertura de la negociación colectiva garantiza que los salarios estén más alineados con el crecimiento económico, y contribuye también a reducir la desigualdad salarial. Al mismo tiempo, los salarios mínimos efectivos – al establecer un piso salarial – pueden reducir la desigualdad salarial en la mitad inferior de la distribución de los salarios, y disminuir la diferencia de remuneración entre hombres y mujeres.

El estudio de la OIT registra durante estos últimos años una reactivación de los salarios mínimos en el mundo, como medio para reducir las tensiones sociales que son consecuencia de las crecientes desigualdades. En el período 2001-2007, los salarios mínimos aumentaron en el mundo a un promedio de 5,7 por ciento anual en términos reales – en contraste con algunos períodos anteriores en los cuales el valor real del salario mínimo descendió –, y se incrementaron en proporción a los salarios medios.

“Para lograr la legitimidad de la globalización y de las economías y sociedades abiertas, es esencial una mayor equidad en los resultados. Y para conseguir esta equidad es fundamental que mujeres y hombres puedan obtener un parte justa de la riqueza que ayudan a generar”, dijo Somavia.


Nota 1Global Wage Report 2008/09: Minimum wages and collective bargaining: Towards policy coherence. ("Informe mundial sobre salarios, 2008/09. Salarios mínimos y negociación colectiva: Hacia una política salarial coherente", sólo en inglés). ISBN 978-92-2-121499-1. Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, 2008.

Para mayor información, por favor contacte el Departamento de Comunicación e Información Pública (DCOMM) al Tel: +4122/799-7912, o communication@ilo.org.