Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Una nueva publicación de la OIT llama la atención sobre la situación de la gente de mar de sexo femenino

Según un nuevo estudio publicado recientemente por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), la gente de mar de sexo femenino – una minoría determinada en la flota del transporte por agua mundial – se enfrenta a menudo a unas condiciones de trabajo extremadamente duras, que incluyen la discriminación y el acoso sexual, mientras el sector marítimo se adapta a la realidad de que las mujeres trabajen codo con codo con los hombres.

Comunicado de prensa | 3 de octubre de 2003

GINEBRA (Noticias de la OIT) – Según un nuevo estudio * publicado recientemente por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), la gente de mar de sexo femenino – una minoría determinada en la flota del transporte por agua mundial – se enfrenta a menudo a unas condiciones de trabajo extremadamente duras, que incluyen la discriminación y el acoso sexual, mientras el sector marítimo se adapta a la realidad de que las mujeres trabajen codo con codo con los hombres.

El estudio señala que curiosamente el potencial de las mujeres que trabajan en el mar, en general, no ha llamado mucho la atención de comentaristas y responsables de la elaboración de normas. En el informe se indica que las mujeres representan entre el 1 y el 2 por ciento del 1,25 millones de marinos enrolados en unos 87.000 buques en todo el mundo.

El estudio, basado en extensas entrevistas con armadores, sindicatos, reguladores marítimos y mujeres marinos, describe la lucha de las mujeres por obtener empleo y posibilidades de ascenso, y destaca el potencial de recursos que representan las mujeres para la industria.

Escrito por expertos marítimos del Centro Internacional de Investigaciones sobre Marinos (Cardiff, Reino Unido) a instancias de la OIT, el estudio examina las variaciones regionales en el empleo de la gente de mar de sexo femenino y en el tipo de trabajo que realizan.

Aunque en algunos países escandinavos las mujeres representen más del 10 por ciento de la fuerza laboral del sector marítimo, en otros países europeos, las cifras son insignificantes: en Italia, las mujeres representan únicamente el 1,2 por ciento de la fuerza laboral marítima, en Alemania un 4,2 por ciento, mientras que en el Reino Unido la cifra asciende a 8,3 por ciento.

Fuera de Europa las cifras también varían: las mujeres representan un 1,1 por ciento de la gente de mar del Brasil y un 5 por ciento de la de Indonesia. Según la publicación Fairplay, en 1998 la India contaba con sólo tres mujeres entre los 43.000 marinos registrados; para finales de 2002, eran 12. En Filipinas, país que suministra el mayor número de marinos a la flota mercante mundial, en el registro internacional de marinos entre 1983 y 1990 sólo figuraban 225 mujeres de los 280.000 marinos registrados.

La gran mayoría de la gente de mar de sexo femenino se concentra en el personal de hostelería de los barcos dedicados a cruceros, principalmente entre el personal subalterno. Únicamente el siete por ciento de la gente de mar de sexo femenino corresponde a la categoría de oficiales y el resto (93 por ciento) es personal subalterno. En comparación, en el caso de la gente de mar de sexo masculino, el 42 por ciento corresponde a la categoría de oficiales y el 58 por ciento es personal subalterno.

Existen otras anomalías en el empleo de la de gente de mar. En la actualidad, son los países de la OCDE los que contratan a la mayor proporción de mujeres para trabajar en buques dedicados a cruceros (51,2 por ciento), seguidos por Europa Oriental (23,6 por ciento), el Lejano Oriente (13,7 por ciento), América Latina y África (9,8 por ciento) y Asia Meridional y Oriente Medio (1,7 por ciento). Por otro lado, a la mayoría de la gente de mar de sexo masculino se la contrata desde el Lejano Oriente (29,1 por ciento); siguen en orden descendente los países de la OCDE (23,3 por ciento), América Latina y África (17,8 por ciento), Europa Oriental (12,3 por ciento), y Asia Meridional y Oriente Medio (7,5 por ciento).

En el estudio se indica que las cifras reflejan el predominio de actitudes afianzadas en relación con las capacidades y características de las mujeres, que prevalecen en la industria a todos los niveles y en todos los sectores. Si bien algunos armadores y directivos con experiencia en el empleo de mujeres se muestran muy positivos en relación con su desempeZo, al igual que los instructores de los centros de formación, son demasiado frecuentes los casos en que las mujeres tienen que enfrentarse al sexismo, la intolerancia y el acoso.

Muchos empleadores y sindicatos parecen no haber establecido disposiciones específicas en relación con el empleo y las condiciones de trabajo de las mujeres. Por ejemplo, “las reacciones de las empresas cuando una empleada queda embarazada varían entre el despido inmediato y el ofrecimiento de un empleo alternativo en tierra”. En el estudio se destaca la necesidad de contar con políticas que aborden cuestiones relacionadas con el acoso sexual, la menstruación, el embarazo, la anticoncepción, la maternidad y la salud médica general y sexual. El acoso sexual es una realidad para muchas mujeres tanto en el sector marítimo como en el sector de la hostelería, y el informe recoge algunos relatos de primera mano impresionantes al respecto.

Desde un punto de vista más positivo, el estudio revela progresos significativos en las políticas de formación en los últimos aZos. Las mujeres también están recibiendo formación para ocupar cargos de mayor jerarquía en la industria marítima tanto a bordo como en tierra. Por ejemplo, en 2001, el número total de estudiantes de sexo femenino en la World Maritime University (WMU) había aumentado al 21 por ciento del total de la población universitaria, en comparación con el 8 por ciento en 1995.

El estudio de la OIT está basado en una encuesta encomendada por la OIT a raíz de la resolución sobre la gente de mar de sexo femenino adoptada por la 29.a reunión de la Comisión Paritaria Marítima de la OIT/OMI, que tuvo lugar del 22 al 26 de enero de 2001, en Ginebra. En la resolución se insta a desempeZar un papel más activo con miras a promover la integración de las mujeres en el sector. Como seguimiento de la resolución, en el estudio se indican las prácticas adecuadas y se recomiendan medidas que pueden contribuir a impulsar una mayor integración de las mujeres entre quienes trabajan a bordo de buques.


*Women Seafarers – Global Employment policies and practices, Oficina Internacional del Trabajo. Ginebra, 2003. ISBN 92-2-113491-1. Precio: 25 francos suizos.