Una globalización más justa y la defensa de la identidad cultural: ¡Una lucha común

La Organización Internacional de la Francofonía (OIF) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comparten valores fuertes y fundamentales. Con el fin de oficializar ese vínculo natural, Juan Somavia, Director General de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y Boutros Boutros-Ghali, Secretario General de la OIF y antiguo miembro de la Comisión de expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT entre 1971 y 1978, firmaron ayer en la sede de la OIT en Ginebra, un acuerdo marco para confirmar su voluntad de desarrollar sus relaciones institucionales y sus acciones conjuntas en favor de la cincuentena de países miembros comunes a las dos organizaciones.

Comunicado de prensa | 14 de febrero de 2002

GINEBRA (Noticias de la OIT) - La Organización Internacional de la Francofonía (OIF) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comparten valores fuertes y fundamentales. Con el fin de oficializar ese vínculo natural, Juan Somavia, Director General de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y Boutros Boutros-Ghali, Secretario General de la OIF y antiguo miembro de la Comisión de expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT entre 1971 y 1978, firmaron ayer en la sede de la OIT en Ginebra, un acuerdo marco para confirmar su voluntad de desarrollar sus relaciones institucionales y sus acciones conjuntas en favor de la cincuentena de países miembros comunes a las dos organizaciones.

"Este acuerdo va a contribuir al logro de los objetivos comunes de la OIF y la OIT, sobre todo en la esfera del trabajo y de la protección de los derechos humanos y de los trabajadores", explicó el Secretario General de la OIF. En este documento se estipula que las dos Organizaciones velarán juntas por la promoción de la dimensión social de globalización, el respeto de los principios y los derechos fundamentales en el trabajo y la aplicación de las normas internacionales del trabajo. Otro capítulo del mismo documento está consagrado a la igualdad de oportunidades entre hombres y hombres, y a la defensa de la diversidad de las culturas y de los idiomas; asimismo, presta particular atención a la defensa del francés en el plano internacional.

"La OIF no sólo defiende el idioma francés", dijo Juan Somavia. "Esta Organización defiende, sobre todo, el derecho a poder expresarse en su propio idioma", agrega. "En realidad, los valores que defiende la OIF son el elemento central de las preocupaciones de la OIT y de los debates sobre la dimensión social de la globalización, pues no habrá globalización justa y equitativa sin un profundo respeto por la identidad cultural de cada uno." ¿Significa esto que el respeto de la identidad cultural es una condición insoslayable de la globalización?

"Creo que esto es evidente", agregó Boutros Boutros-Ghali, Secretario General de la OIF. "Si la globalización mantiene el ritmo actual, dentro de 10 ó 15 años, la cultura será el último bastión que permitirá a los Estados conservar sus características propias", explicó. "Contar con esta diversidad cultural reviste interés para la comunidad internacional, pues si no logramos democratizar la globalización, la globalización distorsionará la democracia; esta democratización supone, entre otras cosas, la defensa y el mantenimiento de la diversidad cultural. A mi entender, el plurilingüismo es tan importante para la globalización como el multipartismo lo es para la democracia, es decir, indispensable".

Este credo, común a la OIT y a la OIF, constituye la piedra angular sobre la cual se sustenta este acuerdo. Este último prevé en particular el fortalecimiento de la cooperación en materia de formación profesional, inserción de los jóvenes en la vida activa y aprendizaje de tecnologías de la información y de la comunicación.

"Ojalá no nos perdamos en la