Nuestro impacto, sus historias

Allanando el camino al desarrollo rural inclusivo en Timor Leste

Para conseguir sus objetivos de desarrollo, Timor Leste tiene que promover el crecimiento de empleo sostenible e inclusivo en sus zonas rurales, en donde vive el 70 por ciento de la población. En tal sentido, la OIT un proyecto de infraestructuras de la OIT está ayudando a mujeres y personas con discapacidad a conseguir trabajo en el sector de la agrosilvicultura.

Reportaje | 5 de septiembre de 2019
En el marco de un proyecto de la OIT (Proyecto Agroforestal de Mejoramiento del Acceso Rural – ERA Agro-Forestry), contratistas de Timor rehabilitarían y mantendrían más de 90 kilómetros de carreteras rurales.
Baguia, Timor-Leste (OIT Noticias) – Rui Guterres batallaba para mantener a su familia de tres hijos combinando el cultivo de arroz con la cría de animales. Soñaba con un trabajo que le proporcionara un ingreso más regular, pero cuando en septiembre de 2018 se enteró del proyecto de construcción de una carretera en su aldea, Baguia, en la parte oriental de Timor Leste, no fue muy optimista con respecto a sus posibilidades de ser contratado.

Guterres, de 32 años, nació con un problema en la pierna derecha. “Todos somos diferentes, pero una discapacidad es algo completamente distinto”, dijo. “Pese a mi situación, fui y asistí a reuniones de información en la aldea, para conocer mejor el proyecto; nunca se sabe…, a lo mejor tenía alguna posibilidad.”

Rui Guterres
En las reuniones supo que, en el marco de un proyecto de la OIT, Enhancing Rural Access Agro-Forestry Project (ERA Agro-Forestry) (Proyecto Agroforestal de Mejoramiento del Acceso Rural) en su zona, contratistas de Timor rehabilitarían y mantendrían más de 90 kilómetros de carreteras rurales. La finalidad de este proyecto financiado por la Unión Europea (UE) es promover el desarrollo rural y la inclusión social.

“La mano de obra necesaria para los proyectos de rehabilitación y mantenimiento se capta en las comunidades adyacentes a las carreteras”, explicó Albert Uriyo, director del proyecto ERA Agro-Forestry. “El programa beneficia a las comunidades locales, pues impulsa la economía local mediante transferencias salariales, mejora las competencias de los trabajadores, y ofrece una oportunidad de adquirir experiencia y un empleo más formalizado para las personas –en particular, para las más vulnerables, como quienes tienen una discapacidad.”

En el Memorando de Entendimiento (MdE) suscrito entre las comunidades locales y los contratistas que ejecutan la obra –hasta el momento, alrededor de 40– se destaca especialmente la inclusión de las personas con discapacidad y la igualdad de género.

El Proyecto Agroforestal se centra especialmente en la inclusión de las personas con discapacidad y la igualdad de género.
El criterio de inclusión figura en el Marco de Salvaguardias Sociales procedente del Programa Carreteras para el Desarrollo (R4D), que prevé disposiciones en materia de salud y seguridad, equidad, e igualdad de los niños (esto es, relación tareas/salario, género, discapacidad, tolerancia cero al acoso sexual).

Guterres consiguió un puesto de trabajo como obrero no calificado en una de las empresas ejecutantes del proyecto, Caidadale Unipessoal Ltda. Por su parte, la empresa recibió formación del Proyecto Agroforestal de Mejoramiento del Acceso Rural de la OIT.

“Estoy muy contento de tener un ingreso mensual que me permite mantener a mi familia. Vivimos mejor que antes; ahora la situación es la opuesta: las necesidades están cubiertas. Con lo que me sobra del sueldo, pienso abrir un pequeño negocio; tal vez un kiosco”, dijo.

La vía hacia la inclusión y el empoderamiento

Otro de los objetivos sociales de ERA Agro-Forestry es que una tercera parte de las jornadas laborales (en total, 450.000) beneficien a mujeres. María Angelina Guterres –que no es familiar de Rui– fue una de las beneficiaras. Esta madre de 27 años de edad trabaja de supervisora para otra de las empresas contratistas, Jatono Unipessoal Ltda. Antes de incorporarse al trabajo, estaba preocupada por los problemas que le plantearía el no tener formación en mantenimiento vial basado en la mano de obra.

Maria Angelina Guterres
En el centro de formación Don Bosco, participó en un programa de capacitación de dos meses en el que aprendió técnicas de gestión empresarial y contractual. “Ahora cuento con las calificaciones necesarias para cumplir con las tareas propias de una supervisora”, dijo María Guterres. “Además, mis compañeros reconocen mi capacidad.”

“El porcentaje de mujeres en la población activa de Timor Leste sigue siendo insuficiente, en particular en las zonas rurales, donde escasean las oportunidades de empleo formal”, dijo Uriyo. “Además, es posible que las ideas preconcebidas acerca de la capacidad de la mujer, las responsabilidades domésticas y las exigencias físicas de determinados tipos de trabajo impidan que busquen empleo fuera del hogar.”

Desde junio de 2017, en el marco del proyecto se ha impartido formación a 25 empresas contratistas que ejecutan y supervisan proyectos de construcción vial que facilitan el acceso a los mercados y a zonas remotas. El programa prevé orientación y tutorías que garantizan la transferencia efectiva de calificaciones.

Ahora bien, para las mujeres sigue habiendo dificultades en las áreas “técnicas” y de mayor nivel de calificación. De un total de 46 supervisores, María fue una de solo tres supervisoras formadas por ERA Agro-Forestry en la municipalidad de Baucau. Según Uriyo, “es un gran desafío que exige una mayor participación femenina en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, además de iniciativas que animen a las mujeres a participar en áreas técnicas”.

Añadió que los proyectos como el que ha beneficiado a María y Rui, cuyo objetivo es que nadie quede a la zaga, son muy importantes para el pueblo de Timor Oriental.

“Este proyecto desarrollará el empleo, apoyará los ingresos económicos, las calificaciones y el acceso a los mercados de productos agroforestales. La clave es empoderar a la población local en un proceso de desarrollo inclusivo y sostenible”, indicó Uriyo.

Para mayor información, sírvanse entrar en contacto con

Albert Uriyo – Director del Proyecto
uriyo@ilo.org

Enhancing Rural Access (ERA) Agro-Forestry Project
era-af@ilo.org


El desarrollo de infraestructura rural es una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas n ° 2: Hambre Cero. Vea cómo la OIT está trabajando para lograr ese objetivo.