Infraestructura y la productividad en Jordania

Apoyando a los agricultores con escasez de agua en Jordania a través del enfoque intensivo de mano de obra de la OIT

Un proyecto de la OIT en Jordania ayuda a cientos de agricultores locales con la construcción de cisternas para almacenar aguas pluviales, y el mejoramiento de la infraestructura y la productividad agrícola.

Reportaje | 4 de junio de 2019


ALEIS, Jordania (OIT Noticias) ‒ Kifah Khreisat, agricultor de Aleis, ciudad austral de Jordania perteneciente a la Provincia de Tafilah, cultiva frutas y verduras para mantener a su esposa y sus cinco hijos.

Cultiva de todo, desde pepinos, tomates y pimientos, hasta olivas, higos y albaricoques. Cuenta que aprendió los secretos de la agricultura cuando era niño, y que ahora los está transmitiendo a sus hijos.

“Me transmitieron los conocimientos en agricultura, ahora soy yo quien la transmite a mis hijos… Requiere de mucha paciencia, años de trabajo duro y de labores en la granja”, dijo Khreisat.

Encontrar métodos eficientes para irrigar la vegetación en un país árido como Jordania es un problema con el que Khreisat lidia desde hace años.

“El problema de la escasez de agua afecta a toda Jordania, así que todos los agricultores lo padecemos”, indicó Khreisat a la OIT. “En zonas montañosas como estas, dependemos del agua de lluvia. Es todo lo que tenemos.”

Menciona que la construcción de una cisterna exige mucho capital, de manera que, siendo un agricultor sin demasiados recursos, él no la tiene. Trató de construir una balsa improvisada para recolectar el agua de lluvia en el invierno, para luego utilizarla en los meses de verano ardiente y seco.

“Cavé un hueco y lo tapicé con lonas de plástico (para recoger el agua de lluvia). Trabajé en ello durante un año, pero los resultados no fueron buenos. El agua se evaporaba porque el pozo estaba al descubierto; las aves venían a beber y en ocasiones caían dentro. Todo se llenaba de insectos, y también tuvimos ratas. Las tuberías terminaban taponándose.”

Así, Khreisat tenía que depender mucho de la municipalidad local para el suministro de un agua muy costosa, lo cual le dificultaba aún más vivir de la agricultura.

En 2017, Khreisat se incorporó a una iniciativa de desarrollo intensiva en mano de obra de la OIT, que le ayudaría a construir una cisterna para la recogida de aguas pluviales para poder atender las necesidades de su granja. “Me ayudaron a construir un tanque de agua cerrado para recoger el agua de lluvia. Fue un gran proyecto; me benefició muchísimo.”

La iniciativa se enmarca en el Programa de Inversiones Intensivas en Empleo de la OIT (en inglés, EIIP), financiado por Noruega, que ayuda a refugiados sirios y trabajadores de Jordania a acceder a empleos dignos de corta duración en el sector agrícola. Además de generar empleo, el proyecto ayuda directamente a los agricultores para que mejoren su productividad general mediante la mejora de la infraestructura local y la utilización de métodos intensivos en mano de obra.

Aunque Khreisat dice que todavía depende en parte del agua de su municipio local, gracias a la nueva cisterna ha aumentado el rendimiento de sus productos y ahorra dinero y agua. También le ha permitido ampliar un simple sistema de riego por goteo, que él mismo construyó y pagó.

El sector agrícola de Jordania es una importante fuente de ingresos para diferentes grupos de la sociedad, en particular, jordanos vulnerables, trabajadores migrantes y refugiados, y es por eso que estamos ejecutando proyectos enmarcados en el Programa de Inversiones Intensivas en Empleo, que vinculan las oportunidades de trabajo decente con la mejora de la infraestructura."

Maha Kattaa, Especialista Regional en Resiliencia y Respuesta a las Crisis de la OIT
“Con la antigua balsa, solíamos usar un motor para bombear el agua, así que utilizábamos más agua de la que usamos ahora a través del sistema de riego por goteo. ...además, el nuevo tanque está sellado para que el agua esté limpia y no se evapore...”

La iniciativa no sólo ayudó a Khreisat, sino también a los miembros de la comunidad local y a los refugiados sirios que fueron empleados en su granja para terminar el trabajo. “Se necesitaron dos meses para construir la cisterna.” Para construirla trajimos obreros, tanto jordanos como sirios. Trabajaron profesionalmente. El nuevo sistema ha estado funcionando durante dos años y no hemos tenido ni goteras ni problemas.”

Mejorar la infraestructura, mejorar la productividad

Entre 2016 y 2018, el proyecto de la OIT ayudó a más de 263 granjas a construir cisternas de captación de aguas pluviales.

La OIT realizó una nueva evaluación de la repercusión de las cisternas en los medios de subsistencia de los agricultores. Se constató que, tras la construcción de las mismas, el 72 por ciento de los agricultores entrevistados había aumentado la superficie cultivada en sus explotaciones, y que el 30 por ciento había ahorrado más del 40 por ciento de los costos del agua de riego. Además, el 69 por ciento había aumentado sus ingresos, y el 65 por ciento empleaba a más trabajadores en sus granjas, incluidos familiares, así como a trabajadores jordanos, sirios refugiados y migrantes.

“El sector agrícola de Jordania es una importante fuente de ingresos para diferentes grupos de la sociedad, en particular, jordanos vulnerables, trabajadores migrantes y refugiados, y es por eso que estamos ejecutando proyectos enmarcados en el Programa de Inversiones Intensivas en Empleo, que vinculan las oportunidades de trabajo decente con la mejora de la infraestructura”, señaló Maha Kattaa, Especialista Regional en Resiliencia y Respuesta a las Crisis de la OIT. Hemos visto cómo el apoyo a los agricultores locales en la búsqueda de métodos sencillos pero eficaces para irrigar las granjas, beneficia la productividad y los medios de vida en general, así como en los medios de vida de quienes los rodean, pues se crea empleo y se promueven mejores condiciones de vida para todos los involucrados.”

El proyecto Creación de empleo para los refugiados sirios y las comunidades jordanas de acogida a través de obras verdes en la agricultura y la silvicultura ha beneficiado a miles de hombres y mujeres jordanos y sirios, incluidas personas con discapacidad, en varias zonas de Jordania.