Discapacidad y trabajo

Contribución al éxito en la búsqueda de empleo para personas con discapacidad en Bangladesh

Encontrar empleo en Bangladesh puede resultar muy complejo para las personas con discapacidad. No obstante, se está produciendo un cambio de actitud a medida que el sector privado constata las ventajas que conlleva la contratación de trabajadores discapacitados.

Artículo | 9 de agosto de 2018
DHAKA, Bangladesh (OIT Noticias) - Mohsina Begum Liza toma el pedido de un cliente en medio del ajetreo y bullicio de un concurrido restaurante de Dhaka, y le explica que tendrá que esperar 15 minutos hasta que se le sirva la comida. Lo particular de esta habitual situación es que la comunicación tiene lugar mediante lenguaje de signos. Liza no puede hablar ni escuchar, si bien entiende lo que dicen otras personas y su discapacidad no le impide trabajar.

Liza (a la derecha) toma un pedido mediante lenguaje de signos.
Liza, de 30 años de edad, nació con discapacidad auditiva y tras mucho tesón tuvo la oportunidad de encontrar trabajo en el restaurante Angel Chef, a raíz de la iniciativa Parents Forum for Differently Abled (PFDA) [Foro parental para personas discapacitadas]. El restaurante se sitúa en un punto de venta de la conocida cadena minorista Swapno, al que los clientes acuden a comer habitualmente.

La OIT brindó apoyo para organizar un curso de formación profesional de tres meses de duración a través del PFDA, que permitió a Liza adquirir las competencias y la confianza necesarias para encontrar trabajo. Liza explicaba mediante lenguaje de signos cómo creció rodeada de gente que le decía lo que podía o no hacer. Actualmente ha demostrado a todas las personas escépticas de su entorno que estaban equivocadas, pues ha aprendido repostería, cocina y restauración.

Lo que ha marcado una gran diferencia para Liza y otras personas con discapacidad como ella no es únicamente la posibilidad de formarse, sino el interés, cada vez mayor, del sector privado en contratarles, así como los esfuerzos desplegados para contribuir a cambiar la actitud de la gente con respecto a las personas con discapacidad en el lugar de trabajo.

Para Swapno, empresa que cuenta con 56 puntos de venta y 2.500 empleados en Bangladesh, la contratación de personas con discapacidad ha llegado a ser rentable.

Sabbir Nasir, Director Ejecutivo de Swapno, señala: "prefiero no usar la palabra 'discapacitado'. A mi parecer, se trata de personas que poseen talento con competencias diferentes. Hasta ahora hemos contratado a 84 personas con esas características. Ello ha constituido un gran éxito, habida cuenta de que su rendimiento es muy superior al del nivel promedio de los empleados. Hemos fijado una cuota para que las personas que posean competencias diferentes constituyan el 10% de nuestro personal".

Jannatul Ferdous, madre de dos hijos, también forma parte del personal de Swapno. A pesar de sus problemas de audición, Jannatul trabaja como cajera desde hace seis meses.

Jannat (en el centro) devuelve el cambio a un cliente.
Tras la muerte de su marido en 2016, Jannatul recibió formación profesional del PDFA y pronto encontró un trabajo. "Ese fue el comienzo que transformó mi vida. No dependo de nadie y gano lo suficiente para mantener a mi familia y afrontar el coste de la enseñanza de mis hijos", afirma.

Estos esfurezos han sido apoyados por la OIT en el marco del proyecto Bangladesh-Skills for Employment and Productivity (B-SEP) [Desarrollo de competencias en Bangladesh para fomentar el empleo y la productividad], financiado por Canadá.

El proyecto promueve la integración en el lugar de trabajo fomentando la capacidad de institutos vocacionales y técnicos, facilitando el acceso a la formación a grupos de personas desfavorecidas, en particular mujeres en situación de pobreza, personas con discapacidad y jóvenes indígenas. También se promueve la capacitación de mujeres desfavorecidas en empleos no tradicionales.

A raíz del apoyo brindado en el marco del proyecto B-SEP, de las 630 personas con discapacidad que han recibido formación, 205 de ellas, con trastornos de desarrollo neural, se han graduado en cursos de formación organizados el PFDA. Cabe destacar que 174 de esas personas han logrado un empleo o han pasado a desempeñar una actividad profesional por cuenta propia. Por otro lado, en el proyecto B-SEP se ha prestado apoyo a otras iniciativas, en particular la puesta en marcha de Bangladesh Business and Disability Network (BBDN) [Red de empresas y discapacidad en Bangladesh] (BBDN), red de empleadores que contratan o desean contratar a personas con discapacidad; desde 2016, dicha iniciativa contribuye asimismo a fomentar los vínculos entre el sector privado y personas con discapacidad interesadas en encontrar trabajo. La BBDN cuenta actualmente con 38 empresas adheridas en calidad de miembro y ha ayudado a alrededor de 191 personas con discapacidad a obtener un empleo en Bangladesh por medio de ferias de empleo u otras actividades.

Kishore Kumar Singh, Asesor Técnico Principal del proyecto B-SEP, afirma que "varios estudios ponen de manifiesto que el 10% de la población de Bangladesh posee algún tipo de discapacidad. La OIT ha colaborado eficazmente con el Gobierno y diversos asociados para contribuir a fomentar un marco político propicio y adoptar medidas prácticas que faciliten a las personas con discapacidad el acceso a la formación y al empleo. Si disponen de las oportunidades adecuadas, esas personas pueden obtener un empleo decente, desarrollarse en el plano personal y aportar su contribución a la sociedad y la economía".