Nuestro impacto, sus historias

¿Dónde están los empleos para los jóvenes en Tanzania?

El programa de aprendizaje SDE para jóvenes Kazi Nje Nje de la OIT contribuyó a crear 51.489 nuevas empresas y 28.834 empleos en los sectores de la venta al por menor, los servicios, la manufactura y la agricultura, entre otros.

Reportaje | 12 de abril de 2017
PEMBA, Tanzania (OIT Noticias) – Nuru Nassor, una costurera de 24 años, tenía dificultades para llegar a fin de mes con el dinero que ganaba. Era uno de los muchos jóvenes subempleados de Tanzania que deseaba trabajar más horas.

“Solía trabajar ocasionalmente tejiendo y cosiendo antes de los festivales y las celebraciones. Ganaba entre 30.000 y 50.000 TZS al mes, pero mi ingreso era irregular”, explicó Nassor, madre de tres niños del distrito Chakechake en la isla Pemba.

La pobreza de los trabajadores y el subempleo son dos importantes desafíos que enfrenta la economía de Tanzania. Tres de cada cuatro trabajadores son clasificados como trabajadores pobres. El país tiene además una población en rápido crecimiento, donde más de dos terceras partes son menores de 25 años, y una cuarta parte de los que tienen entre 15 y 34 años están desempleados.

Cuando Nassor supo del programa de aprendizaje Kazi Nje Nje, organizado por la OIT en el marco de sus Servicios de Desarrollo Empresarial (SDE), dirigido a capacitar a los jóvenes a establecer o ampliar empresas viables, decidió participar. El programa estimula además a los recién graduados de las universidades e institutos superiores a enviar mensajes positivos a los jóvenes sobre la iniciativa empresarial y el apoyo al desarrollo de empresas.

Después de los nueves meses de formación y asesoramiento, que incluía elementos del programa IMESUN (Inicie y Mejore su Negocio), Nassor creó su empresa. Luego ella invitó a otras mujeres a aprender a cortar y coser vestidos.

“Todo comenzó hace cuatro años, hoy día en mi taller se forman seis mujeres de entre 20 y 22 años. Estoy muy contenta con los resultados, mis ingresos han aumentado hasta 80.000-100.000 TZS mensuales”, comentó.

“La creación de mi empresa me da muchas satisfacciones porque me permite formar a otras mujeres que pronto establecerán sus propias empresas y, sobre todo, ahora tengo la posibilidad de contribuir más para los alimentos y los vestidos de mis hijos”, agregó Nassor.

Allí afuera hay empleos listos para ser ocupados

Kazi Nje Nje, literalmente “Allí afuera hay empleos listos para ser ocupados”, formaba parte de la iniciativa Centro Empresarial para Jóvenes de la OIT (Youth Entrepreneurship Facility, YEF), que fue implementada durante cinco años y finalizó en 2015. La iniciativa fue puesta en marcha como un proyecto de la Comisión Africana en Tanzania, Kenia y Uganda. Su principal objetivo es fomentar el espíritu empresarial, crear empleos decentes y ofrecer mayores oportunidades a los jóvenes, mujeres y hombres, gracias a la educación, el desarrollo de competencias y el acceso al financiamiento. A través de campañas de sensibilización social en los medios de comunicación y concursos de planes de negocio se identificaron los emprendedores incipientes con ideas innovadoras.

El programa Kazi Nje Nje contribuyó a crear 51.489 empresas que generaron 28.834 empleos en sectores como la venta al por menor, los servicios, la manufactura, la agricultura y la agroindustria. Se establecieron asociaciones con bancos de la comunidad y otras instituciones de microcrédito que mejoraron el acceso de los jóvenes emprendedores al financiamiento.

A través de este proyecto, la OIT ... les [los jóvenes] brindó apoyo para ayudarlos a ser trabajadores productivos y ganar un salario decente."

Mary Kawar, Directora de la Oficina de la OIT para Tanzania, Kenia, Uganda, Ruanda y Burundi
“Los jóvenes en Tanzania trabajan arduamente ya que no pueden permitirse el ocio. Sin embargo, su trabajo con frecuencia se mantiene en un nivel de subsistencia”, explicó Mary Kawar, Directora de la Oficina de la OIT para Tanzania, Kenia, Uganda, Ruanda y Burundi. “A través de este proyecto, la OIT junto al Gobierno y los interlocutores sociales, les brindó apoyo para ayudarlos a ser trabajadores productivos y ganar un salario decente y, en consecuencia, ser partícipes de sus comunidades.”

Al igual que Nassor, Saleh Awadhi, ex drogadicto, participó en la formación. Actualmente, con más de 30 años, la ambición de Awadhi es convertirse en un diseñador de moda internacional. Ha participado en diversos desfiles de moda, incluso en la Semana de la moda de Zanzíbar. “Vendo mis productos a precios razonables y logro obtener una buena ganancia. Estoy feliz porque ahora puedo hacerme cargo de mi hijo”, dijo Awadhi.

Mayores recursos para las iniciativas sobre empleo juvenil

“El programa Kazi Nje Nje, hizo comprender a los jóvenes que hay empleos disponibles, y que pueden ser creados por ellos mismos”, señaló Jealous Chirove, especialista en empleo de la OIT con base en Dar es Salaam. “Un estudio realizado por los formadores del programa mostró que cerca de 50 por ciento de los jóvenes que participaron en el programa creo una nueve empresa en los 12 meses siguientes a la formación, y cada una de estas empresas creó 2,4 empleos.”

Cerca de 50 por ciento de los jóvenes que participaron en el programa creo una nueve empresa en los 12 meses siguientes a la formación."

Jealous Chirove, especialista en empleo de la OIT
No obstante, los jóvenes de Tanzania aún enfrentan obstáculos para acceder al trabajo decente, incluyendo la “relativamente débil coordinación” entre los diferentes programas sobre empleo juvenil.

“El país necesita además una inversión pública más consistente y polifacética para los programas de empleo juvenil, fondos y planes nacionales dirigidos a los jóvenes, a fin de ayudarlos a competir en el mercado laboral, complementados con la participación del sector privado a través de planes de apoyo sólidos sobre el acceso al crédito y servicios a las empresas”, agregó Jealous Chirove.

A partir del éxito de Kazi Nje Nje, la OIT está estableciendo una alianza con la Asociación IMESUM de África Oriental para proporcionar material didáctico y fomentar las competencias en SDE entre los jóvenes emprendedores de Tanzania. Además, la OIT desempeña un papel de liderazgo en la coordinación de los proyectos sobre empleo juvenil con las Naciones Unidas, incluyendo el programa conjunto de las Naciones Unidas sobre empleo juvenil. Entre otros proyectos figuran un programa de pasantías en la industria del turismo y una iniciativa dirigida a reconocer las competencias adquiridas por los jóvenes en el sector informal.

Además, la OIT colabora con la revisión de la Política Nacional de Empleo (2008) y la Política Nacional sobre PYME (2003) a fin de incrementar aún más las oportunidades de empleo para los jóvenes.