Nuestro impacto, sus historias

Mejores competencias y más empleos formales para los refugiados sirios

Un nuevo proyecto de la OIT dirigido a apoyar los objetivos de la Conferencia de Londres sobre Siria se esfuerza por reforzar las competencias y formalizar la situación del empleo de los refugiados sirios en los sectores de la construcción y de la agricultura en Jordania. También se propone mejorar las perspectivas de empleo de los jordanos en las comunidades locales receptoras.

Reportaje | 29 de noviembre de 2016
AMMAN, Jordania (OIT Noticias) – En Jordania, la OIT está implementando un nuevo proyecto que tiene por objetivo ayudar a los sirios que trabajan en el sector agrícola y de la construcción a desarrollar sus competencias y a obtener permisos de trabajo.

El proyecto, financiado por el Reino Unido, concebido para apoyar los objetivos de la Conferencia de apoyo a Siria que tuvo lugar en Londres en febrero 2016, permitirá además mejorar las perspectivas de empleo para los jordanos en las comunidades locales de acogida.

El proyecto, titulado Apoyar los objetivos estratégicos de la Conferencia de Londres sobre Siria 2016, se basa en el trabajo previo de la OIT dirigido a aliviar las presiones sobre el mercado laboral causadas por la llegada de cientos de miles de refugiados que se escapan de la guerra en la vecina Siria, colaborar con el Gobierno a fin de facilitar el acceso de los jordanos y de los refugiados sirios al empleo formal.

Mejorar las competencias y facilitar las solicitudes de los permisos de trabajo en el sector de la construcción

En el sector de la construcción, la OIT también ayuda a los trabajadores a obtener certificaciones profesionales y registro de seguridad social.

“Después de consultas con el Ministerio de Trabajo y otras partes interesadas, constatamos que la mayoría de los trabajadores sirios en el sector de la construcción son trabajadores por cuenta propia y trabajan sin permiso de trabajo, debido a la falta de empleadores dispuestos a hacer los esfuerzos necesarios y pagar los gastos para solicitar estos permisos”, declaró Maha Kattaa, Coordinadora de la OIT de la respuesta a la crisis de refugiados sirios en Jordania.

“De manera que, a fin de ayudar a estos trabajadores a conseguir un empleo formal, es necesario que una entidad distinta a un empleador individual – como una organización formal de empleadores – facilite su acceso al permiso de trabajo.”

Por consiguiente, la OIT se asoció con la Empresa Nacional para el empleo y la formación profesional (NET) a fin de ofrecer a los sirios y a los jordanos cursos breves en revestimiento de suelos, pintura, enlucido, fontanería y decoración interior.

Estos cursos ayudan a los refugiados a mejorar su experiencia profesional y a obtener las certificaciones profesionales acreditadas, lo cual a su vez, les permite inscribirse en el régimen de seguridad social jordano como trabajadores autónomos.

Esta combinación de mejores competencias y protección de seguridad social incrementa su empleabilidad, y les ayuda a recibir el apoyo de órganos oficiales que solicitan el permiso de trabajo en su nombre y, así, legalizar su situación laboral.

© ILO
Para los jordanos, quienes no necesitan de permisos de trabajo, la formación les ofrece la oportunidad de perfeccionar sus competencias y de mejorar sus perspectivas de empleo.

Los cursos de formación, que se llevan a cabo en las ciudades de Amman, Irbid, Mafraq y Zarga, culminan con una prueba de habilidades realizada por el Centro jordano de acreditación y control de calidad.

Zyad Haymoor, formador de NET, explicó que los cursos de formación de un mes, que incluyen también un módulo de formación práctica en el lugar de trabajo, abarcan ámbitos en los cuales los trabajadores no están preparados, como la salud y la seguridad en el trabajo, el diseño arquitectónico y los planes técnicos.

“Estos trabajadores cuentan con una buena experiencia, sin embargo, es necesario ayudarlos a perfeccionar sus conocimientos y competencias a través de la formación”, agregó Zyad Haymoor.

“La certificación ayudará a que los trabajadores reciban el reconocimiento de sus competencias y facilitará el trámite de su permiso de trabajo. Esto aliviará algunas de las presiones a las cuales están sujetos los trabajadores sirios debido a su situación irregular”, concluyó.

Mohammed Ahmad Al Malouli, refugiado sirio, posee competencias avanzadas en caligrafía, y trabaja en la decoración del interior de una mezquita actualmente en construcción.

Él dijo que se había inscrito en el programa de la OIT porque desea trabajar libremente en Jordania.

“El programa me ofrece la oportunidad de mejorar mis competencias y, con el tiempo, de obtener un permiso de trabajo. Esto me permitirá ser más independiente económicamente. La vida en Jordania es cara y no podemos seguir dependiendo de la ayuda financiera.”

Hasta la fecha, alrededor de 1.000 trabajadores han participado en el programa de la OIT, 460 de los cuales ya superaron la prueba de habilidades. Otros 1.500 trabajadores sirios están esperando para inscribirse.

La OIT tiene previsto extender sus actividades a otras gobernaciones de Jordania.

Incrementar las solicitudes de permisos de trabajo en el sector agrícola

En el marco de este proyecto la OIT, junto a las cooperativas agrícolas y el Ministerio de Trabajo, trabaja en un programa piloto similar dirigido a los trabajadores agrícolas sirios que viven en el norte de Jordania.

En abril, el Gobierno anunció un período de gracia en el cual los refugiados sirios podían solicitar el permiso de trabajo y exoneró el pago de la tarifa, como parte de los esfuerzos para ayudar a los refugiados sirios a legalizar su situación laboral. No obstante, al principio, el número de sirios que solicitaron el permiso de trabajo en la agricultura fue bajo.

© ILO
“La OIT llevó a cabo conversaciones con los agricultores sirios refugiados y constato que, a pesar de las medidas adoptadas por el Gobierno dirigidas a facilitar el proceso de solicitud del permiso de trabajo para los trabajadores sirios, la falta de empleadores dispuestos a llevar a cabo los trámites, fue la razón principal de su lenta aplicación”, declaró Maha Kattaa.

“En consecuencia, el Ministerio de Trabajo, en consulta con la OIT, introdujo un nuevo modelo que incluye la desvinculación de la solicitud del permiso de trabajo de empleadores específicos en el sector agrícola, y autoriza a las cooperativas agrícolas a solicitar los permisos de trabajo para los refugiados sirios.

La iniciativa comprende la divulgación de instrucciones claras a las autoridades locales del Ministerio de Trabajo para autorizarlas a emitir permisos de trabajo sin demora a un número mayor de refugiados sirios. Además, incluye campañas de información dentro de las comunidades de refugiados sobre cómo solicitar el permiso de trabajo, así como sobre otros derechos en el marco de la legislación laboral.

Hasta la fecha, 9.000 trabajadores agrícolas sirios han obtenido el permiso de trabajo gracias a esta iniciativa.

Proyectos empresariales conjuntos

Maha Kattaa explicó que una parte esencial del proyecto general prevé la creación de proyectos empresariales conjuntos entre los jordanos y los refugiados sirios.

“La iniciativa permitirá que los jordanos propietarios de empresas locales amplíen sus actividades y que los refugiados encuentren mercados en las comunidades locales”, agregó Maha Kattaa.

“Ayudar a que las competencias de los jordanos y de los refugiados sirios correspondan con las necesidades del mercado laboral es fundamental para alcanzar los resultados de la Conferencia de Londres.”

Las cifras oficiales sitúan el número de sirios presentes en Jordania en 1,3 millones, con sólo alrededor de 655.000 oficialmente registrados como refugiados. El Gobierno de Jordania, a través del Pacto que presentó en la Conferencia de apoyo a Siria, acordó admitir un número determinado de sirios en el mercado laboral, a cambio de un mejor acceso de Jordania al mercado europeo, préstamos ventajosos y una mayor inversión extranjera en el país.