Discriminación salarial

En Jordania, los docentes del sector privado hacen escuchar su voz

Un grupo de docentes jordanos hacen oír sus voces para poner fin a la discriminación salarial por motivos de sexo y las condiciones de trabajo injustas en el sector de la enseñanza privada a través de una campaña de organización comunitaria.

Reportaje | Amman - Jordan | 7 de octubre de 2015
IRBID, Jordania (OIT Noticias) – Suha1 trabajaba como maestra en una escuela privada en Irbid, en el norte de Jordania. Ella ganaba apenas 70 dinares jordanos (alrededor de 98 dolares) mensuales, muy por debajo del salario mínimo nacional de 190 dinares (alrededor de 268 dólares). Además, durante dos años, su empleador le retuvo una parte de su salario, que debía estar destinada a las cotizaciones del seguros social.

“Me dijeron que me aumentarían el salario y que tenía cobertura de seguridad social. Después de un tiempo descubrí que no era cierto. Me habían hecho muchas promesas falsas. Me sentí engañada”, contó Suha en una reunión organizada por la nueva campaña “Defiende los derechos de los maestros”, que tiene como finalidad proteger y promover los derechos de los docentes de las escuelas privadas. “Quería trabajar, pero no bajo esas condiciones. Cuando finalmente me decidí a renunciar, me quedé en casa llorando durante un mes”.

Suha contó también cómo con el tiempo encontró empleo en otra escuela, donde le pagaban más que el salario mínimo y se mantenía al día con sus cotizaciones del seguro social. Su experiencia la estimuló a unirse a la campaña a fin de ayudar a otros docentes de las escuelas privadas que enfrentan dificultades similares.

“Defiende los derechos de los maestros”

La campaña, lanzada en abril por maestros que han experimentado violaciones de sus derechos y decidieron actuar en contra de estas injusticias, se concentra principalmente en capacitar a los maestros para que negocien una remuneración justa y mejores condiciones de trabajo.

“A través a esta campaña, hacemos que se escuche la voz de los maestros”, declaró Lina Al Rifai, quien durante más de diez años enseñó en una escuela privada y ahora es una de las principales organizadoras de la campaña. “Nuestro objetivo es sensibilizar a los maestros acerca de sus derechos en el lugar de trabajo y sobre la adopción de un trabajo colectivo o unificado, un paso esencial para garantizar los derechos de los maestros. Es necesario que los docentes conozcan sus derechos y las responsabilidades de los empleadores”.

La campaña invita a los maestros y a los empleadores a firmar el contrato colectivo, acordado y elaborado como resultado de un proceso de negociación colectiva entre el Sindicato de trabajadores de la enseñanza privada y la Asociación de propietarios de las escuelas privadas que tuvo lugar en noviembre 2014.

Cuando el contrato entre en vigor, permitirá que a los maestros se les garantice una licencia anual el pago de sus salarios mensuales durante las vacaciones de verano y el salario mínimo, entre otros derechos.

El contrato colectivo fue elaborado con el consenso del Ministerio de Educación, el Ministerio de Trabajo y el Sindicato de maestros después de largas negociaciones. Estas entidades son las responsables de supervisar su entrada en vigor a partir del año académico en curso.

El equipo detrás de la campaña

La campaña “Defiende los derechos de los maestros” está dirigida por un equipo de base que incluye a la Directora del Departamento de empoderamiento económico de las mujeres, así como a inspectores del Ministerio de Trabajo, miembros del Sindicato de maestros de Jordania, funcionarios del Organismo de seguridad social y grupos de la sociedad civil.

La campaña forma parte de las iniciativas del Comité nacional para la igualdad de remuneración, creado en 2011 con el apoyo de la OIT, el Ministerio de Trabajo y la Comisión nacional para las mujeres de Jordania (JNCW), a fin de resolver el problema de la discriminación salarial en las escuelas privadas del país.

Discriminación por motivos de sexo

“Decidimos lanzar la campaña de organización comunitaria en la zona de Irbid basados en los resultados de un estudio detallado del sector de la enseñanza privada”, señaló Reem Aslan, asesor de la OIT en materia de igualdad salarial en Jordania.

“El estudio constató que las mujeres recibían una remuneración inferior al salario mínimo, sobre todo en Irbid, donde muchas maestras recibían salarios de alrededor de 90 dinares jordanos (126 dólares). Para obtener el mayor impacto posible, queríamos seleccionar una gobernación que contase con un número elevado de maestras y, en Irbid, más de 2.000 maestras trabajan en escuelas privadas”.

El estudio reveló que la gran mayoría de los puestos en las escuelas privadas – 88 por ciento – están cubiertos por mujeres. Constató además que la diferencia salarial entre hombres y mujeres2 en las escuelas privadas se sitúa en 41,6 por ciento, con una remuneración mensual promedio de 435 dinares jordanos (613 dólares) para los hombres y 254 dinares jordanos (358 dólares) para las mujeres3.

Inspectores del gobierno

El Ministerio de Trabajo, que participa en el equipo de base de la campaña, afirmó que este problema está siendo abordado con seriedad y, que como resultado, ha intensificado sus esfuerzos de inspección en todas las escuelas del sector privado, especialmente en Ibrid.

“Las escuelas privadas deben respetar los derechos de los trabajadores estipulados en la legislación laboral”, afirmó Hamada Abu Nijmeh, Secretario General del Ministerio de Trabajo. Agregó que en las últimas seis semanas, los inspectores visitaron 40 escuelas privadas e impusieron al menos 57 sanciones.

Si bien Jordania ratificó en 1966 el Convenio sobre igualdad de remuneración, 1951 (núm. 100) y en 1963, el Convenio sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958 (núm. 111), las disposiciones de estos convenios no están bien definidas en la legislación jordana.

El coraje de actuar

“Sabíamos que los maestros enfrentaban injusticias en términos de salarios y derechos pero no conocíamos la gravedad de la situación”, declaró Farida Khress, quien trabajó en la enseñanza durante más de 30 años y en la actualidad contribuye con la campaña en Irbid.

Ella explicó que los maestros con frecuencia sienten temor de actuar cuando se dan cuenta que sus derechos son vulnerados. “Uno de los problemas predominantes entre los maestros es el miedo. Mi mensaje a todos los maestros de las escuelas privadas es que deben superar sus temores luchando unidos para defender sus derechos”, declaró. “Es posible que haya que sacrificar algo en el camino, pero al final, alcanzarán sus objetivos y sus derechos serán respetados”.

La campaña recibe orientación y apoyo de Ahel, una organización jordana especializada en organización comunitaria y formación en campañas de comunicación. Según la codirectora, Nisreen Haj Ahmed, la campaña ya ha alcanzado algunos logros importantes desde su lanzamiento: cuenta con 3.000 seguidores en Facebook y el número de docentes que ha solicitado asistencia telefónica especializada del Ministerio de Trabajo registró un incremento de 200 por ciento. Cada vez más abogados se proponen para representar gratuitamente a los maestros.

El punto de vista de los empleadores

La Asociación de propietarios de escuelas privadas expresó su apoyo a la labor del Comité nacional para la igualdad de remuneración y celebró el diálogo inclusivo dirigido a mejorar las condiciones de trabajo de los maestros y la eficiencia de la educación privada.

“Por su dinamismo, el Comité desempeña un papel esencial al reunir a todas las partes para alcanzar un objetivo común”, declaró Munther Sourani, presidente de la Asociación de propietarios de escuelas privadas y propietario a su vez de una escuela en Amman.

Si bien la Asociación no forma parte oficialmente del Comité nacional, ha contribuido a su trabajo proporcionando datos e información sobre las dificultades que enfrentan los empleadores.

“La Asociación y el Comité nacional tienen un objetivo común: promover el desarrollo de Jordania. Nosotros los empleadores, así como los empleados, somos un pillar fundamental para el progreso de nuestra economía nacional”, señaló Munther Sourani.

La campaña proseguirá hasta abril 2016 y, en función de los resultados obtenidos, los organizadores esperan que sea replicada en otras regiones del país para alcanzar a tantos docentes de las escuelas privadas como sea posible.

“Si un número mayor de maestros, sobre todo mujeres, se organizan y emprenden una acción colectiva basada en un conjunto de valores que las orienten, entonces nosotros estaremos satisfechos”, dijo Nisreen Haj Ahmed. “Y si más docentes firman el contrato unificado que protege sus derechos lo consideraremos un éxito”.

Para los fundadores de la campaña, la próxima etapa será ejercer presión para llevar el salario mínimo a 300 dinares (alrededor de 423 dólares), de manera que corresponda al salario de los docentes de las escuelas públicas.

“Ya basta. Esta injusticia tiene que terminar”, dijo Suha. “Los salarios no han sido aumentados en años, ni han mejorado nuestras condiciones de trabajo, nuestros derechos como madres trabajadoras son ignorados. Hay muchas cosas que cambiar, y esta campaña es un paso en esa dirección”.



1 Su nombre real fue modificado.
2 La brecha salarial entre hombres y mujeres se refiere a la diferencia entre los ingresos medios de los hombres y las mujeres expresado como porcentaje de los ingresos de los hombres.
3 OIT, 2013. Estudio sobre la diferencia salaria entre hombres y mujeres en el sector privado de la educación en Jordania.