Cadenas de aprovisionamiento mundiales

Proteger los derechos de las mujeres embarazadas en Lesoto

El Programa Better Work de la OIT y la Corporación Financiera Internacional (CFI) promueve el trabajo decente para las mujeres en la industria textil de Lesoto.

Reportaje | 17 de septiembre de 2015
MASERU, Lesoto (OIT Noticias) – Cuando Mamontseng Habahaba, de 31 años, quedó embarazada de su tercer hijo, no se lo comunicó a su superior. Esta inspectora de control de calidad de una de las 39 fábricas de la confección de Lesoto pensaba que tenía que seguir trabajando hasta la fecha del parto, desconocía los derechos que la ley otorga a las trabajadoras de las fábricas durante el embarazo.

En el segundo y tercer trimestre de su embarazo, le costaba estar de pie durante las nueve horas del turno diario y, aunque con el tiempo su embarazo se hizo evidente, no le suministraron una silla para descansar, ni ella se atrevió a pedirla.

“Esto es algo que no está permitido en esta fábrica”, dijo Habahaba. “Si tu función requiere que estés parado, tienes que trabajar de pie, aunque estés embarazada”.

Si tu función requiere que estés parado, tienes que trabajar de pie, aunque estés embarazada."

Mamontseng Habahaba
Habahaba solicitó la licencia por maternidad a los siete meses de embarazo y trabajó hasta el último momento posible, el 15 de enero 2014. Cuatro días más tarde, dio a luz prematuramente a Molise Habahaba, un niño de 3,6 kg, que lleva el nombre de su abuelo.

Siete años antes cuando dio a luz a su primer hijo, Mamontseng Habahaba tuvo que dejar el trabajo en la misma fábrica porque no podía pagar un niñera. Esta vez, las dificultades económicas de la familia la obligaron a regresar al trabajo cuando Molise tenía dos meses.

Su supervisor y otros colegas de la fábrica le dijeron que tenía derecho a 12 semanas de licencia por maternidad. Lo que ella no sabía es que la ley enmendada en octubre 2013 establece que la licencia debe ser remunerada durante seis de esas doce semanas. Cuando regresó al trabajo recibió solamente el sueldo de dos semanas de licencia. Además, con una boca más que alimentar, Habahaba comenzó a trabajar horas extras aunque la ley laboral prohíbe que las madres que amamantan trabajen horas extraordinarias.

Habahaba explicó que ella no sabía que no debía trabajar horas extras, y sólo recientemente se enteró de la ley modificada sobre la licencia por maternidad remunerada.

“Lo supimos sólo hace poco tiempo y presentamos una queja a nuestro representante sindical, ellos se están ocupando de esta cuestión”, señaló Habahaba. “Las trabajadoras que regresaron de la licencia de maternidad después que presentamos la queja recibieron seis semanas de salario”.

Promover los derechos y las prestaciones relacionados con la maternidad


“La situación de Habahaba se repite en otras fábricas de la confección donde las trabajadoras embarazadas pierden las prestaciones a y a la protección a los que tienen derecho en el lugar de trabajo antes y después del parto. La cuestión es vital, no sólo en Lesoto sino en todo el mundo, donde la mayoría de las trabajadoras de las fábricas están en edad de procrear”, señaló Kristina Kurths, Responsable del Programa Better Work en Lesoto.

“Dado que la mayoría de los trabajadores de la confección son mujeres, los derechos relacionados con la maternidad en el trabajo son muy importantes. En Lesoto, Better Work se esfuerza por garantizar que las necesidades de las mujeres embarazadas sean satisfechas y los derechos respetados”.

En Lesoto, Better Work se esfuerza por garantizar que las necesidades de las mujeres embarazadas sean satisfechas y los derechos respetados."

Kristina Kurths, Responsable del Programa Better Work en Lesoto
Better Work Lesoto ayuda a proteger a las trabajadoras embarazadas ofreciendo una formación sobre la protección a la maternidad como parte de su Programa de capacitación de los trabajadores para la vida laboral y cotidiana. En el marco de esta iniciativa, los gerentes de recursos humanos de las fábricas reciben formación para comprender y respetar la ley, y además forman a otros trabajadores quienes, a su vez, instruyen a sus colegas sobre los temas relacionados con la salud materno infantil.

El Programa además llevó a cabo una serie de discusiones con grupos de trabajadores de 17 fábricas, a fin de ayudar a Better Work y a las fábricas con las cuales trabaja a comprender mejor las necesidades específicas de las mujeres embarazadas.

“Constatamos que el nivel de conciencia sobre los derechos y necesidades de las mujeres embarazadas sigue siendo insuficiente. En diversas fábricas, los trabajadores no sabían que la ley había sido modificada incrementando el período de licencia por maternidad de dos a seis semanas. A las mujeres embarazadas no siempre se les aligera la carga de trabajo y, con frecuencia, no están conscientes de los riesgos para la salud y la seguridad presentes en el trabajo que podrían perjudicar la salud del niño”, explicó Kristina Kurths.

Además muchas trabajadoras se reincorporan a sus puestos un mes después del parto, preocupadas de perder su salario mientras se quedan en casa con sus bebés.

Habahaba permaneció en casa con su niño dos meses, aunque ahora enfrenta dificultades por la pérdida de ingresos. De su sueldo mensual de 1080 lotis (alrededor de 80 dólares) le quedaba poco después de pagar el salario de la niñera que contrató para que cuidara el bebé y su primer hijo y 150 lotis de alquiler, dejando a Habahaba y a su esposo un pequeño margen para comprar los alimentos y pagar otros gastos.

“El establecimiento de algunos servicios en las fábricas, como una guardería subvencionada, ayudaría a reducir la carga económica para las madres trabajadoras”, declaró Habahaba.

Por consiguiente, Better Work Lesoto tiene previsto profundizar su labor a nivel de fábrica, entre los gerentes y los trabajadores, de manera que las empleadas como Habahaba estén más protegidas. Desde 2013, han sido alcanzados algunos progresos, las trabajadoras con un año o más de ancianidad ahora tienen derecho a una licencia por maternidad remunerada de seis semanas.

“La protección de la maternidad en la industria textil ha sido durante mucho tiempo una cuestión descuidada. Estamos trabajando conjuntamente con nuestros socios – sindicatos, empleadores y el Gobierno – para fortalecer la ley y promover su cumplimiento. El Programa es un primer paso hacia la creación de trabajo decente en la principal industria de Lesoto que forma parte de la cadena de aprovisionamiento mundial de la confección·, concluyó Kristina Kurths.




Better Work Lesotho
Better Work Lesotho es un programa de asociación entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Corporación Financiera Internacional (CFI). Activo desde mayo 2010, su objetivo principal es reducir la pobreza a través de la creación de oportunidades de trabajo decente en la industria de la confección de Lesoto.

Al finalizar su primera fase (diciembre 2013) el Programa logró alcanzar 65 por ciento de los trabajadores de la industria textil y 84 por ciento de las fábricas que exportan a Estados Unidos. En la actualidad trabaja con 15 fábricas de la confección y una fábrica de calzado que se suscribieron a los servicios de Better Work Lesoto. El Programa está financiado por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos.