Nicaragua

“Supervisores del futuro”

La Reunión Regional Americana que comienza la semana próxima en Lima, Perú, discutirá temas relacionados con la productividad, la inclusión social, la competitividad y la economía informal, entre otros. OIT Noticias analiza cómo algunos de estos temas están siendo abordados en la industria de la indumentaria mediante Better Work Nicaragua, un programa conjunto de la OIT y la CFI.

Reportaje | 10 de octubre de 2014
Miguel Alvarez / AFP
MANAGUA, Nicaragua (OIT Noticias) – Edgard Zuniga se siente orgulloso cuando habla sobre su difícil tarea: “¿Puede usted imaginarse de repente teniendo la responsabilidad de manejar hasta 45 personas sin ninguna experiencia en supervisión y sin haber recibido mas que una o dos horas de instrucción para ello?”

Zuniga enseña a supervisar y a dirigir a un grupo de trabajadores. Es un formador del programa Better Work en Nicaragua, que tiene por objetivo mejorar la competitividad y las condiciones de trabajo en la industria de la confección del país.

Antes de incorporarse a Better Work en 2011, Zuniga trabajaba como auditor en una empresa privada.

“He visto trabajadores que renuncian al trabajo en una fábrica porque otra les ofrece más dinero, para poco después regresan a trabajar a la primera. Cuando les pregunto porqué regresan, me contestan porque aquí los supervisores son mejores”, dijo.

Zuniga aprendió que los trabajadores valoran los empleos no sólo en términos económicos. “Ellos quieren trabajar en fábricas donde los supervisores comunican bien y los tratan con el respeto que merecen”.

El formador considera que preparar a los más de 2.000 supervisores que trabajan en las fábricas Better Work en Nicaragua es un desafío enorme. La gran mayoría de ellos originalmente eran trabajadores de las cadenas de producción a quienes se les pidió, de la noche a la mañana, que asumieran el papel de supervisor.

Zuniga forma a una nueva generación de supervisores capaces de instaurar relaciones positivas con los otros trabajadores. Él forma parte de un equipo de formadores que enseña a los supervisores a escuchar y a motivar a los trabajadores y a solucionar los conflictos.

“Hasta la fecha, hemos abarcado once de las 26 fábricas que participan en el programa Better Work, Este año han sido formados 264 supervisores. Es un buen comienzo, pero nos queda mucho por hacer. En 2015, tenemos previsto formar a otros 625”.

Zuniga y sus colegas tendrán que identificar a los “supervisores del futuro”, es decir, trabajadores que pueden ser formados como supervisores eficaces. “A largo plazo, nuestra estrategia tiene el objetivo de entrelazar estas capacidades de supervisión en el tejido de la industria textil de Nicaragua. La idea es crear una red, de manera que puedan aprender uno del otro constantemente”.

Better Work Nicaragua, una iniciativa conjunta de la OIT y la Corporación Financiera Internacional (CFI), la institución del Banco Mundial a cargo de préstamos y asesoría, comenzó en 2011. El programa ayuda a las fábricas a mejorar sus condiciones de trabajo y a obtener beneficios comerciales a través de servicios de evaluación, asesoría y formación. La formación de los supervisores inició sólo a partir de este año, pero el programa ya ha aportado muchos cambios necesarios en los lugares de trabajo.

“Teníamos un supervisor que era objeto de muchas quejas por parte de sus trabajadores. Después que participó en nuestra formación, las reclamaciones cesaron”, contó Zuniga.

Los participantes en la formación no sólo señalan una mejora en las relaciones entre los supervisores y los trabajadores sino también un incremento de la productividad. Es por este motivo que los supervisores no son los únicos en estar satisfechos con este programa.

Promover el trabajo decente en la cadena de aprovisionamiento

Elena Arengo, Coordinadora del programa Better Work en Nicaragua, afirma que las grandes marcas como Gap Inc., Levi Strauss & Co., Target, Wal-Mart, Gildan, Patagonia, Adidas, PVH y Li&Fung ven en Better Work un aliado para promover el trabajo decente y condiciones de trabajo sostenibles en las empresas que sus proveedores en Nicaragua.

En julio de este año, durante un una reunión anual con los representantes de las marcas, de las empresas locales y de los sindicatos en la capital Managua, los participantes compartieron sus opiniones.

José Adán Aguerri, Presidente de Consejo superior de la empresa privada de Nicaragua (Cosep), señaló que Better Work ha inaugurado un diálogo entre el gobierno, las empresas privadas y los sindicatos, el cual “ha colocado a Nicaragua en el mapa mundial, el mapa de la competitividad”. “Hace diez años, Nicaragua era el país con el menor crecimiento económico en América Central, en la actualidad tiene la segunda tasa más alta en la región, después de Panamá”, agregó.

Luis Barbosa, un representante sindical, reconoció los progresos alcanzados desde la firma del acuerdo tripartito entre gobierno, empleadores y trabajadores hace siete años. “Hemos logrado una estabilidad social considerable y creado empleos”.

Hoy día, con más de 70.000 empleados, la industria textil es uno de los sectores manufactureros más importantes de Nicaragua, en términos de creación de empleos y de volumen de negocios. El total de las exportaciones, estimadas en 1.500 millones de dólares por año, están destinadas sobre todo a Estados Unidos.

Además de la formación de los supervisores de las fábricas, Better Work Nicaragua ha formado a los directores y los trabajadores sobre temas como comunicación en el lugar de trabajo, seguridad contra incendios y preparación para las emergencias y seguridad y salud en el trabajo. Junto al Ministerio de Trabajo y la Comisión de libre comercio de Nicaragua, el programa también ha organizado ferias sobre la seguridad y la salud en el trabajo a fin de sensibilizar y ofrecer servicios a los trabajadores de las fábricas de la confección.



El programa Better Work en Nicaragua es financiado por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos. La formación de los supervisores en las fábricas textiles de Nicaragua fue financiada con el apoyo de Walt Disney Company. Entre los otros grandes donantes del programa Better Work a escala mundial, se encuentran el Gobierno de Australia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos, la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos del Gobierno Suizo (SECO) y la Fundación Levi-Strauss.