Las peores formas de trabajo infantil

Combatir la explotación sexual comercial de niños en Madagascar

La OIT y la UE trabajan conjuntamente en un proyecto innovador que ayuda a los niños a reconstruir sus vidas a través de la educación

Reportaje | 30 de abril de 2014
ANTANANARIVO (OIT Noticias) – Bernadette T, hija de una numerosa familia pobre en el norte de Madagascar, contó que tenía 13 años cuando comenzó a “frecuentar” hombres. A los 14 años, quedó embarazada.

“Después de dar a luz, comencé a frecuentar de nuevo a muchos hombres, sobre todo turistas, para poder satisfacer las necesidades de mi familia”.

A los 16 años fue rescatada de la explotación sexual, gracias a TACKLE, un proyecto conjunto de la UE y el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT(IPEC).

“A causa de los peligros y los riesgos que enfrentaba, acepté abandonar mi actividad anterior”, dijo y agregó que había tomado la decisión después de consultar a su familia que se gana la vida quemando madera para hacer carbón.

En el marco del proyecto TACKLE – sigla en inglés de combatir el trabajo infantil a través de la educación – en la comunidad de Ramena, Bernadette siguió un curso de alfabetización de tres meses, después una formación de seis meses en hotelería y turismo. Actualmente, a los 19 años, ella dice que se “gana la vida dignamente” trabajando para un grupo ambientalista.

Martin Antoine Ranaivorarisoa, un integrante de la comunidad, explicó que la colaboración entre su comunidad de Ramena y la OIT “fue un éxito ya que los niños fueron rescatados de la explotación comercial, y sus padres, en su mayoría, fueron estimulados a mantener o enviar de nuevo a sus niños a la escuela”.  Madagascar – como otros países en el mundo – ha sido afectado por mucho tiempo por el flagelo de la explotación sexual de los niños, pero desde 2009 con el deterioro de la economía del país, el problema se ha agravado.

La prostitución infantil en Madagascar se encuentra en un nivel alarmante y ha aumentado drásticamente en los últimos años."
Najat Maalla M’Jid, UN
Este es el mensaje claro de un informe de diciembre 2013 preparado por Najat Maalla M’Jid, Relatora Especial de la las Naciones Unidas sobre la venta de niños, prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

Es difícil obtener cifras fiables, pero M’Jid señaló en su informe que los expertos coinciden en que “la prostitución infantil en Madagascar se encuentra en un nivel alarmante y ha aumentado drásticamente en los últimos años, sobre todo desde 2009”.

En 2013, las redes de protección infantil en Madagascar constataron que casi un cuarto de los casos de abuso de niños en nueve regiones del país estaban relacionados con agresiones sexuales. El mismo año, ECPAT, una ONG francesa, indicó que de las 1.237 prostitutas encuestadas en la capital Antananarivo, 1.132 eran menores de 18 años.

El turismo sexual constituye gran parte de la demanda de trabajadores del sexo.

En 2011, el último año para el cual se disponía de datos oficiales, 225.000 turistas visitaron Madagascar, un 15 por ciento más en relación al año anterior. Si bien, indiscutiblemente la mayoría viajó para descubrir la extraordinaria flora y fauna y disfrutar de sus hermosas playas, un buen número tenía motivos sórdidos.

Propiciar el cambio


En ocasión del Día internacional contra la explotación sexual el 4 de marzo 2014, la Oficina de la OIT en Madagascar exhortó al Gobierno, los interlocutores sociales y los habitantes de Madagascar a emprender una acción efectiva para erradicar la explotación sexual de los niños con fines comerciales.

“La lucha no se limita al Día internacional contra la explotación sexual; debería convertirse en una batalla cotidiana. La explotación de los niños con fines sexuales socava la sociedad malgache”, declaró Christian Ntsay, Director de la Oficina de la OIT en Antananarivo.

Gracias al apoyo de la OIT, más de 1.000 niños de Madagascar han sido rescatados de situaciones de explotación sexual."
Director de la Oficina de la OIT en Antananarivo
“Gracias al apoyo de la OIT, más de 1.000 niños de Madagascar han sido rescatados de situaciones de explotación sexual y acompañados en su regreso a la educación formal y a la formación profesional”, agregó.

En colaboración con el Comisión nacional de lucha contra en trabajo infantil, la OIT organizó además un taller interactivo dirigido a las autoridades locales y a las partes interesadas del turismo en la isla de Nosy-Be a fin de sensibilizar sobre el problema de la explotación sexual comercial infantil y elaborar un plan de acción para abordarlo.

Con el apoyo de la OIT y el UNICEF, el ministerio de Turismo elaboró un Código de Conducta para luchar contra la explotación sexual comercial. El Código fue adoptado por la industria hotelera y del turismo en Nosy-Be y en la ciudad de Tulear. Unos 120 operadores del sector del turismo se inscribieron en Nosy-Be y otros 35 en Tulear.

Paralelamente, el Gobierno de Madagascar adoptó el Plan de acción nacional para erradicar las peores formas de trabajo infantil 2014-2019, que incluye iniciativas contra la trata y la explotación sexual comercial. En el marco del Plan, la OIT lanzó campañas de prevención en diversas regiones de Madagascar. La OIT instauró además un sistema de supervisión del trabajo infantil en el país.

Madagascar ratificó el Convenio de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil (núm. 182) en 2001.

Una amenaza a la protección de los niños


La explotación sexual de los niños para fines comerciales es una de las peores formas de trabajo infantil, y una amenaza particularmente grave a la protección de los niños en un número de países africanos, incluyendo Kenya y Sudáfrica.

La OIT considera la explotación sexual comercial de los niños una violación abominable de la dignidad humana y de los derechos de los niños y de los adolescentes y una forma de explotación económica comparable a la esclavitud y al trabajo forzoso, que implica además un delito por parte de quienes utilizan niñas y niños y adolescentes en actividades sexuales remuneradas, no sólo para los que ofrecen niños en la prostitución (por ejemplo rufianes y gerentes de prostíbulos) sino también para los “clientes”.

“Aunque este problema ha obtenido una visibilidad cada vez mayor durante los últimos años, gracias a los esfuerzos conjuntos de numerosos actores, millones de niños en el mundo aún son víctimas de la explotación sexual y son privados de su infancia”, señaló M’Jid en su informe.

“Si bien el turismo sexual suele ocurrir con mayor frecuencia en los países en desarrollo, ningún país o meta turística está exento. Los destinos turísticos cambian constantemente, y los delincuentes favorecen los países con una legislación y controles débiles, donde puede actuar impunemente”.


¿Qué es la explotación sexual comercial de niños?
  • La utilización de niños y niñas en actividades sexuales remuneradas, en efectivo o en especie) (comúnmente conocida como prostitución infantil) en las calles o en el interior de establecimientos como burdeles, discotecas, salones de masaje, bares, hoteles, restaurantes, etc.
  • La trata de niños, niñas y adolescentes con fines de explotación sexual.
  • El turismo sexual infantil.
  • La producción, promoción y distribución de pornografía que involucra niños, niñas y adolescentes.
  • El uso de niños en espectáculos sexuales, públicos o privados.