Discapacidad y trabajo

Emplear a las personas con discapacidad: una decisión justa y sensata

Contratar a personas con discapacidad – un enorme segmento del mercado, ampliamente ignorado – tiene mucho sentido para las empresas. Pero esto requiere superar el miedo a lo desconocido, y fijarse en las habilidades y no en las discapacidades.

Reportaje | 31 de marzo de 2014
Yves Veulliet, IBM
GINEBRA (OIT Noticias) – Yves Veulliet tuvo un accidente que le privó del uso de sus piernas cuando tenía 21 años y conoce bien los obstáculos que enfrentan las personas con discapacidad para encontrar un empleo. Esto muchas veces tiene que ver con ideas y percepciones erróneas.

Cuando las personas con discapacidad encuentran un empleo, las actitudes negativas por parte de colegas y supervisores pueden perjudicar su carrera, aún en las empresas comprometidas a contratar personas con discapacidad.

“La realidad es que a todos nos atemoriza lo desconocido. Al principio, la mayoría de las personas se siente incómoda cerca de una persona con discapacidad, es natural”, explica Veulliet, quien tuvo que tocar muchas puertas antes de encontrar un empleo hace 25 años en IBM, donde en la actualidad es Gerente de Discapacidad e Inclusión.

Los hechos indican que una vez que los empleadores superan el miedo a lo desconocido, contratar y trabajar con personas con discapacidad se convierte en algo natural.

“¿Cómo se puede hablar de la 'discapacidad' de alguien cuando está ocultada por su 'habilidad'?”, pregunta Sean Callaghan, Director General de Sodexho en Toronto, Canadá. Su equipo, compuesto por 36 personas, incluye a cuatro personas con diferentes discapacidades, “pero lo que es más importante, ellos tienen diferentes habilidades”.

Capacitar en vez de discapacitar


El ambiente también es importante. No sólo los aspectos físicos, sino además la cultura profesional y la atmósfera de integración.

A fin de cuentas, la misión de un empleador es ofrecer un ambiente propicio que me permita manejar mi discapacidad."
“A fin de cuentas, la misión de un empleador es ofrecer un ambiente propicio que me permita manejar mi discapacidad, y mi misión como empleado es manejar mi discapacidad y mi trabajo. Los papeles deben estar bien definidos para ambos”, agrega Veulliet.

Veulliet contó que cuando ingresó a IBM sintió que su discapacidad se desvanecía porque las instalaciones eran totalmente accesibles.

¿Por qué es bueno para las empresas?


Los consumidores están propensos a considerar positivamente las empresas que emplean a personas con discapacidad. En el mundo, las 1.300 millones de personas con discapacidad, junto a sus 2.200 millones de familiares y amigos, controlan 8 billones (millones de millones) de dólares de renta disponible cada año, según el experto en discapacidad y rentabilidad comercial, Rich Donovan.

En Indonesia, el principal motor de la inclusión es la legislación, la cual establece que las personas con discapacidad deben constituir al menos 1 por ciento de la fuerza de trabajo de la empresa.

Better Work, una asociación entre la OIT y la Corporación Financiera Internacional (CFI), ayuda a las empresas en Indonesia a respetar la ley. “Uno de los miembros de nuestro equipo, Angela Friska, quien es sorda, sensibiliza a los empleadores del sector textil”, declaró Simon Field, Asesor técnico principal de Better Work en Indonesia.

Hasta la fecha, sólo tres de los 90 proveedores con los cuales trabaja Better Work cumplen completamente con la legislación. “Aún queda mucho trabajo por hacer”, dice Field. “Pero es un comienzo”. Las empresas multinacionales también ejercen presión sobre sus proveedores para que integren a las personas con discapacidad.

Poco a poco los empleadores se están dando cuenta que contratar a personas con discapacidad no es un simple acto de caridad y que los empleados con discapacidad tienen mucho que aportar. “No sólo es lo correcto, sino también sensato”, dice Sreela Das Gupta, Responsable de Diversidad global e Inclusión en Tata Consulting Services.

En todas las presentaciones que hace sobre discapacidad, Veulliet pide a los gerentes que se pregunten a sí mismos por cuáles motivos deberían contratar a una persona con discapacidad cuando en su lugar podrían contratar a una sin discapacidad. “La respuesta es que las personas no tienen que contratar a una persona con discapacidad. Tienen que contratar a alguien con las competencias apropiadas para realizar determinado trabajo. Si se da el caso que esa persona tiene una discapacidad, que así sea, pero la discapacidad no es la cuestión”.


La OIT y la discapacidad
 

  • El Programa de discapacidad de la OIT promueve la igualdad de oportunidades y de trato para las personas con discapacidad en la readaptación profesional, la formación y el empleo. Busca aumentar el conocimiento sobre la formación y el empleo de las personas con discapacidad.
 

  • La Red Mundial de Empresas y Discapacidad de la OIT es una red única a escala mundial de empresas multinacionales, organizaciones nacionales de empleadores, redes de empresas y organizaciones de personas con discapacidad que trabajan en colaboración para promover la inclusión de la discapacidad en el lugar de trabajo. La OIT considera que al participar en este tipo de red, las empresas se beneficiarán de una mano de obra más diversificada, de un incremento en la productividad, de una disminución de la rotación del personal, de lugares de trabajo más seguros, de un mejor servicio a los clientes y de una mayor fidelidad a la marca.