Capacidad empresarial de los jóvenes

La agricultura y el empleo juvenil: El eslabón perdido

El sector agrícola tiene un enorme potencial de creación de empleos, pero necesita pulir su imagen para atraer a más jóvenes. Para hace esto, los gobiernos deberían ofrecer una educación y una formación adecuadas.

Reportaje | 14 de febrero de 2014
BANGKOK (OIT Noticias) – Suk Moo Lee es una sensación en su Corea natal: él logró vincular la agricultura con el camping para inventar el 'agricamping' en las tierras donde cultiva arándanos. En 2013, su innovadora idea produjo 200.000 dólares de ganancias.

Suk Moo cambió sus zapatos elegantes por las botas de trabajo en 2010, trasladándose de Seúl, la capital, a Eumseong-gun para establecer su propia empresa.

“Desde que era niño, soñaba con ser un empresario. Después de examinar las oportunidades en diversas industrias, descubrí que el sector agrícola ofrecía un enorme potencial de prosperidad”.

Su iniciativa demostró ser acertada, sobre todo durante el punto más álgido de la crisis mundial del empleo, que afectó mucho a los jóvenes. En los países desarrollados, con pocos empleos disponibles, muchos jóvenes están formados en oficios inaccesibles o que no ofrecen oportunidades. En los países en desarrollo, la ausencia de protección social obliga a muchos jóvenes a aventurarse en empleos de baja calidad, en los cuales no se respetan las normas fundamentales del trabajo.

Los gobiernos se están orientando hacia la educación y la formación profesional para contribuir a contrarrestar la crisis del empleo. ¿Puede la agricultura formar también parte de la respuesta?

Desde un punto de vista demográfico, tiene sentido. Se prevé que la población mundial aumente en un tercio y alcance los 9.300 millones en 2050, lo cual significa que una población más numerosa necesitará de más alimentos.

Debemos pasar del cultivo y la cosecha a la diversificación de las actividades agrícolas."
A medida que se crean más y mejores granjas, las industrias relacionadas en la agroindustria, el agroturismo, la gestión de las tierras, la ingeniería mecánica y agrícola también se desarrollarán. Las exportaciones agrícolas contribuirán con la creación de empleo en toda la cadena de valor, beneficiando a las empresas, las granjas familiares, las empresas corporativas y las pequeñas y medianas empresas a la conquista de nuevos mercados.

Suk Moo considera que la tendencia mundial a la urbanización crea oportunidades agrícolas en las zonas rurales.

“Debemos pasar del cultivo y la cosecha a la diversificación de las actividades agrícolas. Es imperativo establecer conexiones entre las personas en las zonas rurales y las urbanas”, señaló, al referirse a su nuevo producto “agricamping”.

Pero, ¿es atractivo?


La agricultura representa 32 por ciento del total del empleo a nivel mundial y 39 por ciento en los países en desarrollo de Asia y el Pacífico, según el Informe Tendencias mundiales del empleo 2014 de la OIT.

Sin embargo, raramente aparece en los primeros lugares de la lista de las carreras “más populares”. Por lo general, la agricultura es percibida como un vestigio del pasado y la antítesis del progreso.

Si bien en las economías industriales, incluyendo las de Corea o Australia, hay una creciente tendencia hacia el incremento de la educación y los incentivos centrados en la agricultura e incentivos para que los jóvenes inviertan en las zonas rurales, en los países en desarrollo el regreso al campo sigue estando asociado a la pobreza, la informalidad y a la antigüedad. Suk Moo admite que al principio no fue fácil para él.

“Dado que soy un emprendedor relativamente joven y me faltaba experiencia profesional en la producción de arándanos, fue difícil para mí desarrollar una infraestructura sólida y establecer una red para mi actividad... No nací en una comunidad agrícola y tuve que aprender y adoptar las técnicas y la tecnología de la agricultura partiendo de cero”.


Estudiar la agricultura


Mejorar la educación agrícola superior puede ser una manera para hacer que sea más atractivo un sector que muchos piensan que estará en auge en las próximas décadas.

Hay mucho margen para mejorar. En Mongolia, por ejemplo, donde 32 por ciento del empleo se basa en la agricultura – según datos de la OIT – sólo 2,35 por ciento de los estudiantes egresan con un título agrícola. En Malasia, esta relación es sólo de 0,75 por ciento. Vietnam está mejor situado en la región, pero sólo con 7,99 por ciento.

Suk Moo cree que invertir en la agricultura podría dar lugar a grandes beneficios para los jóvenes y para los países en desarrollo.

“El sector agrícola tiene un enorme potencial de crecimiento. Sería una gran idea que el Gobierno adopte un enfoque más sistemático para estimular y apoyar a los nuevos emprendedores agrícolas y los agricultores a fin de que tengan éxito con sus granjas y empresas”.

Empleo juvenil: Datos y Cifras
  • 74,5 millones de jóvenes -entre 15 y 24 años – estaban desempleados en 2013, un incremento de más de 700.000 con respecto al año anterior.
  • La tasa de desempleo juvenil a nivel mundial alcanzó 13,1 por ciento, casi tres veces superior a la tasa de desempleo de los adultos.
  • En 2013, había 37,1 millones de jóvenes empleados menos que en 2007.
  •  La tasa de participación de los jóvenes en el mercado laboral, de 47,4 por ciento en 2013, era más de dos puntos porcentuales inferior al nivel anterior a la crisis, ya que un número mayor de jóvenes abandonó el mercado laboral.
  • La proporción de jóvenes del grupo 15-29 años que ni trabajaban, ni estudiaban, ni recibían formación (NEET, en inglés) aumentó en 30 de los 40 países de los cuales se disponía de datos en 2013.
  • En los países en desarrollo, 6 de cada 10 trabajadores entre 15 y 20 años no tenían un contrato de empleo estable, 6 de cada 10 percibían un salario inferior al promedio y 8 de cada 10 tenían un empleo informal en 2012.
Fuente:Tendencias Mundiales del Empleo 2014y Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2013


Una versión de este artículo de Matthieu Cognac, Especialista en Empleo Juvenil de la Oficina Regional de la OIT para Asia y el Pacífico fue publicada en el Huffington Post.