Diálogo social

Más derechos para los trabajadores de la industria de la confección de Jordania

Los trabajadores de las zonas industriales calificadas de Jordania han realizado numerosas huelgas a lo largo de los últimos diez años para protestar contra lo que consideran violaciones de los derechos laborales. Un nuevo convenio de negociación colectiva tiene por objetivo mejorar la situación.

Reportaje | 1 de noviembre de 2013
Nour Jihan, de Bangladesh
SAHAB, Jordania (OIT Noticias) – Hace un año, Nour Jihan, de 24 años, dejó Bangladesh para trabajar en una fábrica textil en la ciudad industrial de Sahab, Jordania.

Su empleador le ofrece comida y dormitorio, lo cual le permite enviar alrededor de 150 dólares por mes a su familia.

“He trabajado en diversos países. El año pasado supe que muchas mujeres de mi país iban a Jordania a trabajar, así que decidí hacer lo mismo”, cuenta. Jihan comenzó a buscar trabajo en el exterior después de la muerte de su padre. “Tenía que ayudar a mi madre a mantener a mis siete hermanos”.

Jihan es una de los cerca de 40.000 trabajadores – la mayoría provenientes de Asia Meridional – empleados en el sector de la confección de Jordania, cuyas exportaciones alcanzaron el año pasado la cifra récord de 1.200 millones de dólares.

Pero si bien los negocios han prosperado en las zonas industriales calificadas (ZIC) de Jordania, las relaciones entre los trabajadores y los dirigentes de las fábricas con frecuencia se han deteriorado. Las ZIC son áreas especiales que fabrican productos para ser vendidos en los mercados internacionales. En Jordania hay 14.

En los último años, los trabajadores de las ZIC han realizado numerosas huelgas para protestar contra lo que consideran violaciones de los derechos laborales, bajos salarios y malas condiciones de trabajo y de vida.

En respuesta, en mayo de este año se firmó un convenio colectivo entre dos asociaciones de empleadores de la industria de la confección y el sindicato de los trabajadores de ese sector en Jordania. El acuerdo fue considerado como un avance sin precedentes en el fortalecimiento del diálogo social y la mejora de las relaciones laborales en el sector.

Negociación colectiva en el sector textil en Jordania
 


El convenio entre la Asociación de exportadores de ropa, accesorios y textiles, la Asociación de propietarios de fábricas, tiendas y prendas de vestir y la Federación General de Sindicatos de Jordania fue facilitado por Better Work Jordania (BWJ) y la Organización Internacional del Trabajo OIT.

El objetivo del convenio es dar a los trabajadores como Jihan mayor representación y mejorar sus condiciones de vida y de trabajo. Si bien la mayoría de los empleados en el sector de la confección son migrantes, el acuerdo también cubre a los miles de mujeres y hombres jordanos que trabajan junto a ellos. También se espera que contribuya a atraer a un número mayor de jóvenes jordanos al sector.

Este reñido acuerdo también busca mejorar la productividad y garantizar que sean atendidos los intereses tanto de los trabajadores como de los empleadores.

“El acuerdo no se logró fácilmente. Es el resultado de años de trabajo y de negociaciones entre trabajadores, empleadores y el Gobierno para garantizar que todas las partes estén satisfechas”, declaró Farhan Afram, Vicepresidente de la Asociación de exportadores de ropa, accesorios y textiles de Jordania.


Un ambiente de trabajo mejor


El convenio indica a qué tienen derecho los trabajadores en términos de salarios, beneficios, horas de trabajo y cuestiones relacionadas con la salud y la seguridad en el trabajo, tanto en las fábricas como en los alojamientos. Promueve la igualdad de trato de todos los trabajadores y busca propiciar un ambiente de trabajo que eleve la moral y la productividad.

Mientras que algunas de estas disposiciones ya habían sido establecidas en el sector, otras fueron introducidas sólo recientemente. Entre éstas figuran: el derecho de los sindicatos a existir y a tener acceso a las fábricas; la prima anual por antigüedad para todos los trabajadores sin tener en cuenta su nacionalidad; los mecanismos de mediación para resolver las disputas contractuales y la creación de un contracto unificado para todos los trabajadores. En esta última cuestión, la OIT está prestando asistencia en la elaboración de un modelo de contrato unificado para los trabajadores migrantes que se ajuste a las normas de la OIT.

Hemos comenzado a analizar cómo mejorar el diálogo social a nivel sectorial, al trabajar con ambas partes”"
Better Work Jordan – una iniciativa conjunta de la OIT y la Corporación Financiera Internacional en Jordania – ofreció formación a los sindicatos y a los empleados de 19 fábricas sobre cómo preparar negociaciones colectivas.

“Una vez que identificamos los problemas prioritarios en cada fábrica, sugerimos la creación de un comité trabajadores-directivos para implementar un plan de mejoras”, explicó el Director del Programa, Philip Fishman.

“Ahora que hemos registrado progresos en el diálogo social a nivel de fábrica, hemos comenzado a analizar cómo mejorar el diálogo social a nivel sectorial, al trabajar con ambas partes”.



Comprender la negociación colectiva


Expertos de la OIT participaron en BWJ para trabajar con los sindicatos y los empleadores en un esfuerzo por ayudarlos a comprender qué implican los procesos de negociación colectiva, cómo plantear sus intereses de manera eficaz y cómo el proceso de negociación podría ser una situación ventajosa para todas las partes.

“Esto contribuyó no sólo a reducir la resistencia a la posibilidad de un acuerdo sectorial, sino también a proporcionarles conocimientos y crear un entorno propicio que beneficia a ambas partes”, señaló Fishman.

Los expertos de la OIT también revisaron el lenguaje de los contratos para que fuese compatible con las normas fundamentales del trabajo.

Uno de los aspectos más importantes del convenio colectivo es que otorga a los sindicatos el derecho de acceder a las fábricas de la confección.

“La importancia de este acuerdo es que permite que los sindicatos se acerquen a los trabajadores en las fábricas y la representación de todos los trabajadores de una manera adecuada y positiva. En el pasado, esto no era posible”, declaró Mervat Abed Al Kareem Al Jamhawi, del Sindicato General de Trabajadores de la industria textil, de la confección y del vestido.

Debido a que este acuerdo es jurídicamente vinculante, todos deben cumplirlo."
“Nos permite entrar a las fábricas, hablar con los trabajadores, formar comités, realizar elecciones, dar a los trabajadores afiches y folletos que les explican sus derechos y sus responsabilidades, en materia de derecho laboral, seguridad social, y atender sus consultas”, dijo, y agregó que estos mecanismos ayudarán a reducir la incidencia de conflictos laborales, como las huelgas.

Si bien Al Jamhawi dijo que algunas fábricas parecen ser más reticentes que otras a la hora de implementar su parte del convenio, se está trabajando en un número de aspectos relacionados con los salarios y los dormitorios.

“Debido a que este acuerdo es jurídicamente vinculante, todos deben cumplirlo. Pero aún necesitamos la ayuda de Better Work Jordania, del Ministerio de Trabajo y de las asociaciones de empleadores para verificar que todas las fábricas lo están respetando.

Ifram, de la Asociación de exportadores de ropa, accesorios y textiles de Jordania, confía en que más empleadores respaldarán el convenio una vez que comprendan sus beneficios para el sector a largo plazo.

“El convenio colectivo es positivo para el sector porque contribuirá a retener a los trabajadores. Una fuerza de trabajo estable permite que las fábricas crezcan para satisfacer las nuevas demandas del mercado americano, incrementar su volumen de producción y planificar un futuro más ambicioso”, explicó.

Fishman, del programa BWJ, dijo que la OIT seguirá proporcionado apoyo y formación a ambas partes sobre cómo desarrollar y mejorar mecanismos para poner en práctica el acuerdo.

“Por ahora el convenio es sólo un pedazo de papel”, dijo. “El próximo paso es cómo hacerlo realidad y cómo colaborar para que funcione”.