Filipinas: estimular la capacidad empresarial para mitigar la crisis del empleo

La tercera parte de la población de Filipinas vive en la pobreza, y cada día miles de personas emigran para trabajar en el exterior. La OIT promueve la capacidad empresarial como una alternativa a los empleos asalariados difíciles de obtener y a la migración.

Artículo | 16 de julio de 2012
SIGABAT, Filipinas (OIT Noticias) – Jayson Canet deseaba continuar sus estudios para graduarse de ingeniero después de finalizar la escuela secundaria, pero tuvo que abandonar los estudios a los 19 años para ayudar a mantener a su familia.

Aceptó cualquier empleo disponible, trabajó como asistente de cocina en un restaurante de comida rápida. “Me sentía sin esperanzas porque no lograba encontrar un trabajo regular”, declaró el Sñr. Canete.

Pero tuvo otra oportunidad.

El año pasado, junto a otros 30 jóvenes, él participó en un programa de formación empresarial de la OIT. En la actualidad, planea establecer su propio negocio, la cría de cerdos.

“El programa me ayudó a evaluar qué tipo de empresa podría tener éxito. Decidí establecer una pequeña granja de cerdos porque no tengo que pasar todo el día atendiendo el ganado y puedo ocuparme de otros trabajos”, agregó.

El Departamento de Trabajo y Empleo (por sus siglas en inglés, DOLE) le proporcionará un capital inicial de 15.000 pesos (353 dólares).

Este tipo de programas puede desempeñar un papel clave en un país donde una tercera parte de los 95 millones de habitantes vive en la pobreza, y con frecuencia, no pueden terminar sus estudios o encontrar un trabajo estable.

Como Jayson Canet, muchos jóvenes tienen que trabajar para contribuir con el sustento de sus familias y mandar a sus hermanos y hermanas más jóvenes a la escuela.

Quédate en el país, crea tu propia empresa


La capacitación en emprendimiento que recibió Canete es parte del programa conjunto “Alternativas a la Migración: Empleo decente para los jóvenes filipinos”. El programa intenta animar a los jóvenes a aprovechar de las oportunidades de trabajo en las zonas y pueblos más cercanos en vez de ir a la capital, Manila o al extranjero para buscar trabajo. La OIT, UNICEF, la Organización Internacional para las Migraciones y El Departamento de Trabajo y Empleo de Filipinas colaboraron juntamente para implementar el programa.

El Programa de la OIT Inicie y mejore su negocio (IMESUN) contribuye a ofrecer una alternativa a la expatriación y al éxodo de jóvenes hacia Manila.

Las Filipinas se encuentran entre los primeros exportadores de mano de obra del mundo. En 2010, un total de 1,1 millones de filipinos – sin incluir a la gente de mar – emigraron para trabajar en el exterior, según la Agencia filipina de empleo en el extranjero. Esto se traduce en la salida del país de 3.000 personas al día. La OIT estima que los jóvenes – entre 15 y 24 años – constituyen más de una tercera parte de estos trabajadores migrantes.

“Para encontrar una alternativa al trabajo asalariado, los jóvenes filipinos necesitan dedicarse a la iniciativa empresarial desde una edad muy temprana”, afirmó recientemente Rosalida Baldoz, Secretaria del Departamento de Trabajo.

Además de la granja de cerdos, otros planes viables de iniciativa empresarial a pequeña escala incluyen las tiendas de vecindad, la venta de pescado y los cafés de internet.

Los instructores locales formados por la OIT ofrecerán servicios de asesoría, orientación y acompañamiento para los beneficiarios durante la puesta en práctica de sus proyectos.

El programa se concentra en las cuatro provincias más pobres de Filipinas – Masbate, Antique, Maguindanao y Agusan del Sur – donde la incidencia de jóvenes fuera de la escuela y la pobreza es alta y el número de alumnos matriculados es bajo.

Rosalida Baldoz exhortó a los socios del sector privado a promover la capacidad empresarial, a apoyar la formación profesional y a adoptar programas de pasantías y de formación en el trabajo para hacer frente al problema del desempleo juvenil y de la migración.

Por Kara Santos, corresponsal de IPS para Asia y el Pacífico.