Las cooperativas muestran el camino para salir de la crisis

Las cooperativas han demostrado ser más resistentes que otros sectores a la creciente crisis mundial. El Día Internacional de las Cooperativas de la ONU, que se celebra este año el 7 de julio, ofrece una oportunidad para reafirmar su posición en la economía global. OIT Noticias entrevista a Simel Esim, Directora del Sector de Cooperativas de la OIT.

Artículo | 4 de julio de 2012
 
¿El papel de las cooperativas en la economía con frecuencia es subestimado?

Simel Esim:
Aunque la contribución económica de las cooperativas es considerable, con frecuencia es subestimada y, a veces, ignorada por completo.


La facturación de las 300 cooperativas más grandes del mundo supera los 1,6 billones (millones de millones) de dólares, más que el PIB de Canadá. En Argentina, 58 por ciento de la electricidad rural en 2005 fue suministrada por cooperativas. En Colombia, Saludcoop, una cooperativa de salud, ofrece servicios de asistencia médica a 15,5 por ciento de la población.

En Japón, 9,1 millones de agricultores familiares son miembros de cooperativas, que proporcionan 257.000 empleos. En India, las necesidades del 67 por ciento de los hogares rurales son atendidas por las cooperativas. En Suiza, el mayor minorista y empleador del sector privado es una cooperativa.

Cooperativas
  • Prestan servicio a 1.000 millones de miembros en todo el mundo 
  • Las cooperativas financieras atienden a más de 857 millones de personas, 13 por ciento de la población mundial 
  • Prestan 100 millones de empleos en todo el mundo
  • Garantizan un modo de vida a 50 por ciento de la población mundial 
  • Producen 50 por ciento de los productos agrícolas del mundo 
  • Las 300 cooperativas más grandes generan 1,6 billones (millones de millones) de dólares
¿Cuán importante es el papel de las cooperativas dentro del sistema bancario internacional?
Simel Esim:
Algunos de los bancos más grandes del mundo, incluyendo el Credit Agricole y el Credit Mutuel en Francia, el DG Bank en Alemania, son cooperativas. Sólo en Europa, hay 4.200 bancos cooperativos locales, cerca de 60.000 filiales y una cuota de mercado de 20 por ciento. En Francia, por ejemplo, 9 de cada 10 agricultores son miembros de cooperativa agrícolas, mientras que los bancos cooperativos manejan 60 por ciento del total de los depósitos. KUSCCO, un Banco cooperativo en Kenia, es el cuarto más grande del país con un capital de 180 millones de dólares.

¿Las cooperativas han sido más resistentes a las crisis?

Simel Esim:
Los datos disponibles sugieren que las empresas cooperativas en todos los sectores y regiones están demostrando ser relativamente más resistentes a las variaciones de los mercados que otro tipo de empresas.

Vemos que las cooperativas financieras siguen siendo sólidas desde el punto de vista económico, que las cooperativas de consumidores registran un incremento en la facturación, y que las cooperativas de trabajadores se multiplican, ya que las personas escogen el modelo cooperativo de empresa para responder a las nuevas realidades económicas.

Para citar un ejemplo: Mientras que los bancos cooperativos europeos tenían el 21 por ciento de la cuota de mercado entre el tercer trimestre de 2007 y el primero de 2011, representaron sólo el 7 por ciento de las amortizaciones y las pérdidas del sector bancario europeo.

En Francia, los cierres de cooperativas y la pérdida de puestos de trabajo disminuyeron en 2011. En Italia, más de dos terceras partes de las cooperativas mantienen el mismo nivel de empleo, mientras que 18 por ciento registraron un crecimiento del empleo. Aún en el actual contexto de recesión, la OIT ha constatado un aumento en el establecimiento de cooperativas. En particular, las cooperativas de ahorro y las de crédito contribuyen a la creación de empleo en todo el mundo.

¿Cómo explica esta resistencia de las cooperativas?

Simel Esim:
Si bien en el pasado las cooperativas pueden haber sido menos rentables que otras instituciones financieras, los bancos cooperativos han mejorado su rentabilidad durante la crisis. Los bancos corporativos son menos propensos al riesgo y están menos orientados a obtener beneficios para los inversionistas e incentivos para los gerentes.

En comparación con los bancos privados, las cooperativas de ahorro y crédito tienden a no congelar los créditos, a tener menores aumentos en las tasas de interés y, en general, son más estables debido a sus prácticas en materia de préstamo. Los bancos cooperativos han permanecido más fieles a la misión original del sistema bancario y a la economía real. Esto los ha hecho más resistentes a la confusión económica mundial.

¿Cómo podemos garantizar la promoción de las cooperativas?

Simel Esim:
La promoción exitosa de las cooperativas requiere de una política de desarrollo de cooperativas consistente, clara, realista, a largo plazo y que esté en sintonía con las prioridades nacionales. Estas prioridades necesitan reconocer su importancia económica y social, su autonomía y su identidad propia.

Los responsables de las políticas deben garantizar igualdad de condiciones entre los bancos propiedad de los clientes y los bancos propiedad de inversionistas, y asegurar que las nuevas regulaciones bancarias no representen una desventaja para el sector. También deben garantizar que la legislación y las prácticas administrativas actuales (procedimientos de registro, políticas fiscales, normas de contabilidad, etc.) no obstaculicen el desarrollo y el crecimiento de las cooperativas.

Sin el crédito de las cooperativas, sería aún más difícil mantener o crear los empleos necesarios y garantizar que las empresas permanezcan a flote.


Directrices de la OIT para promover las cooperativas
La Recomendación (nº 193) de la OIT sobre la promoción de las cooperativas (2002) ofrece orientación sobre políticas y legislación en materia de cooperativas y destaca la necesidad de proporcionar igualdad de condiciones para las cooperativas y otras empresas. Más de 70 países han revisado su legislación en materia de cooperativas desde la adopción de la Recomendación hace diez años, en sintonía con sus disposiciones.

Todas las leyes sobre cooperativas adoptadas desde entonces han reducido la influencia y el patrocinio del Estado sobre las cooperativas, aumentado su autonomía y autosuficiencia. Además, han roto los vínculos que podían existir entre las cooperativas y las organizaciones políticas.