Suscríbase

Envíenos su e-mail y reciba nuestras últimas noticias

Preguntas y respuestas relacionadas con el Foro de la OIT sobre el trabajo decente para una globalización justa

Representantes políticos y líderes de opinión de diversos lugares del mundo se reúnen del 31 de octubre al 2 de noviembre en Lisboa, Portugal, para discutir sobre el papel clave del trabajo decente para lograr la sostenibilidad económica, social y ambiental en el marco de una globalización justa e integradora.

Artículo | 30 de octubre de 2007

Representantes políticos y líderes de opinión de diversos lugares del mundo se reúnen del 31 de octubre al 2 de noviembre en Lisboa, Portugal, para discutir sobre el papel clave del trabajo decente para lograr la sostenibilidad económica, social y ambiental en el marco de una globalización justa e integradora. Se abordarán temas como los retos que implican el desarrollo de las calificaciones, la integración de las economías informales en la economía formal, la migración por razones laborales, la ampliación de la protección social, la superación de las desventajas y la discriminación, y medios para mejorar la coherencia de las políticas entre las organizaciones internacionales. Esta es una serie de preguntas y respuestas sobre el Foro y los temas que serán discutidos.

¿De qué se trata el Foro de la OIT sobre el trabajo decente para una globalización justa y por qué es importante?

Representantes de gobiernos, trabajadores y empleadores, así como de parlamentos, instituciones académicas y de la sociedad civil, tendrán una de las discusiones más completas y amplias que se hayan realizado sobre el tema de una globalización justa e integradora y el trabajo decente tras la publicación del informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización en 2004 (Nota 1). Es el reflejo de la prioridad política y económica que se le otorga a la necesidad de lograr una globalización que sea justa, ofrezca mayores oportunidades, reduzca las desigualdades y responda a las demandas de las personas que esperan tener acceso al trabajo decente. Aumenta la sensación de que la globalización puede ser cambiada y mejorada. Las soluciones deben tener en cuenta las especificidades de cada país. Sin embargo, hay principios y temas comunes que pueden orientar el accionar de todos los países, como el respeto a las normas laborales fundamentales, la expansión de la cobertura de la seguridad social, la necesidad de contar con un marco para administrar las migraciones de trabajadores, el reto de la educación y la formación y la mejora en la transición escuela-trabajo, la generación de oportunidades laborales para los jóvenes, y la integración de la economía informal a la formal. Son temas que, por cierto, forman parte de la agenda de este Foro.

¿Por qué es tan importante el diálogo?

El informe de la Comisión Mundial detonó una discusión sobre una globalización más justa y equitativa que ha sido abordada por numerosos foros nacionales, regionales e internacionales. Ha habido progresos desde la publicación del informe, pero el camino es largo. Es necesario fortalecer los procesos de diálogo para convocar a diferentes actores en el diseño de soluciones integradoras. La OIT es una organización tripartita basada en el diálogo entre representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores. Pero para promover el trabajo decente para todos también es necesario ampliar ese diálogo a un contexto más amplio. Y por ese motivo este Foro también convoca a parlamentarios, representantes de la sociedad civil, de ONGs, autoridades locales, dirigentes políticos y líderes de opinión de diversos lugares del mundo. Vendrán a Lisboa para participar en la búsqueda de mecanismos que permitan avanzar en el logro del trabajo decente para una globalización justa.

En los tres años que han transcurrido desde el informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización ¿se han registrado avances en el logro de una globalización más justa y equilibrada?

A pesar que persiste la inadecuada gobernanza de la globalización, que fue una de las mayores preocupaciones expresadas por la Comisión, ha habido progresos en algunas áreas específicas, relacionadas con asuntos como las normas laborales fundamentales, la responsabilidad social empresarial, los acuerdos marco globales, la reforma de la ONU, y un marco multilateral para la migración de los trabajadores. Pero se requiere más. Si bien el sistema económico está bien afianzado, el mundo aún no cuenta con un sistema social global para el siglo XXI. Existen vacíos éticos, sociales y de gobernanza, y los conceptos de globalización justa y trabajo decente servirían para llenarlos. Debemos estimular a los generadores de políticas en el mundo del trabajo para que pongan en primer plano al trabajo decente, es decir que tengan en cuenta los derechos, el empleo, la protección social y el diálogo social.

¿Qué se puede hacer por los trabajadores pobres y en general con quienes tienen empleos pero viven con ingresos muy bajos? ¿La globalización otorga algunos beneficios a aquellos que más lo requieren?

En este caso el panorama es mixto. En algunos países se ha reducido el número de trabajadores pobres, pero el número de personas que viven en condiciones de pobreza extrema aún es elevado en términos absolutos y no ha experimentado una disminución en África. Si bien el crecimiento ha sido importante para la reducción de la pobreza, este no se ha traducido en la generación de empleos de suficiente nivel o valor. Por otra parte ha aumentado la brecha entre ricos y pobres y el lento crecimiento del empleo formal deja a millones de trabajadores en la economía informal (Nota 2). Para lograr una globalización más justa debemos promover más nuestro Programa de Trabajo Decente. Los programas nacionales de trabajo decente coherentes y bien enfocados pueden facilitar la convergencia de iniciativas públicas y privadas para integrar estos objetivos a las políticas nacionales de desarrollo.

La globalización de la economía es un hecho, pero las políticas sociales continúan siendo locales y nacionales. ¿Se puede cambiar esta tendencia?

El Foro abordará el tema de la coherencia de políticas en el sistema internacional, y discutirá sobre la forma en que gobiernos y parlamentos pueden contribuir a una mayor coherencia de políticas por parte de sus países cuando presentan sus posiciones ante las organizaciones internacionales. Un ejemplo de lo logrado el último año es cómo las organizaciones de la ONU, la OMC y las organizaciones financieras internacionales han estado trabajando con la OIT en una Guía práctica para la incorporación sistemática del empleo y el trabajo decente, que obtuvo apoyo al más alto nivel este año en la Junta de los jefes ejecutivos del sistema de las Naciones Unidas (JJE), presidida por el Secretario General Ban Ki-Moon.

La Guía fue diseñada para apoyar a organizaciones del sistema multilateral en la evaluación y mejoramiento de los resultados de sus propias políticas, programas y actividades en materia de empleo y trabajo decente. Se plantea a las agencias la importancia de formular y aplicar planes de acción de duración determinada para promover los objetivos de empleo pleno y productivo y trabajo decente para todos.

¿Qué se puede esperar de este Foro?

Existe un gran potencial en las sinergias que se pueden producir entre diferentes actores y redes ya existentes en torno a un programa para el trabajo decente y la globalización justa. Está claro que nadie tiene todas las respuestas. El Foro de la OIT ofrece un espacio único para el debate y la interacción sobre cómo avanzar. Las discusiones servirán para conectar el Programa de Trabajo Decente de la OIT con el tema más amplio de cómo lograr una globalización justa. Por ejemplo, en el marco de la globalización tiene gran relevancia el tema de la educación y la formación, pero ¿cómo podemos mejorar la empleabilidad y cerrar las brechas de conocimiento existentes en la actualidad? Otros desafíos importantes incluyen la formalización de empresas que operan en la economía informal, garantizar que la migración de trabajadores sea beneficiosa y disminuir los riesgos que entraña, y la creación de más trabajo decente para los jóvenes. Considerando que 80 por ciento de los trabajadores tienen escasa o ninguna protección social, también está planteada la discusión de cómo lograr mejoras, y avanzar hacia la constitución de un piso social al nivel mundial. El Foro también representa un punto de partida para la acción. Los parlamentarios, los bancos centrales, las organizaciones internacionales y regionales, la sociedad civil y los académicos, todos pueden aportar su contribución. El objetivo entonces es el de producir sinergias en torno a nuestros interlocutores tripartitos con el fin de fortalecer la acción nacional e internacional para el trabajo decente y la globalización justa.


Nota 1Una globalización justa: oportunidades para todos, Informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, 2004.

Nota 2 – Ver El trabajo decente para un desarrollo sostenible, Introducción del Director General a la Conferencia Internacional del Trabajo, CIT 96-2007/Informe I (A).

Comentarios

 

 
comments powered by Disqus