La OIT es una agencia especializada de las Naciones Unidas
Promover el empleo, proteger a las personas
OIT inicio > Acerca de la OIT > Redacción de la OIT > Opinión y analísis > Competitividad y empleo: la cuadratura del círculo ...
Europa

Competitividad y empleo: la cuadratura del círculo

Reducir los costos puede ayudar a un país a ser más competitivo e impulsar sus exportaciones. Pero aunque parezca una medida atractiva, los países de la Unión Europea, que comercian mucho entre sí, no pueden alcanzar una ventaja competitiva todos a la vez.

Analísis | 5 de diciembre de 2012

Philippe Egger, Director de la Oficina de Programación y Gestión de la OIT
GINEBRA (OIT Noticias) – La crisis económica mundial ha llevado a varios países a introducir medidas tendientes a bajar los costos de las empresas. El objetivo de estas medidas es conferir una ventaja de costos a las empresas exportadoras sobre su competencia en otros países.

Antes de que la moneda única fuese introducida en 1999, los países europeos con grandes déficit comerciales tenían la posibilidad de modificar las tasas de cambio de su moneda. En la actualidad, esto nos es posible, ya que todos comparten la misma moneda.

En cambio, los países escogen reducir los salarios introduciendo flexibilidad en la contratación y en las horas de trabajo, disminuyendo los salarios mínimos y las cotizaciones de la seguridad social – por lo general las de los empleados – y reestructurando las empresas y reformando el Estado.

Estas medidas reducen los costos salariales y al mismo tiempo aumentan la producción por trabajador. Esta relación, conocida como costos laborales unitarios, ha descendido en diversos países del sur de Europa, pero no en Francia, Italia o el Reino Unido. Como consecuencia Irlanda, España y Portugal están registrando un aumento en las exportaciones.

Tendencias en los costos laborales unitarios, 2005 =100, países seleccionados
Fuente: Eurostat



Al mismo tiempo, los países europeos están adoptando políticas dirigidas a frenar el gasto público a fin de reducir el financiamiento del déficit presupuestario a través del endeudamiento. Menores costos salariales y menor gasto público tienden a disminuir el consumo de los hogares y del Estado.

Un número de países ha aplicado políticas similares con éxito, pero por lo general con la ayuda de la devaluación de la tasa de cambio y en contextos económicos muy distintos. Este fue el caso de Suecia en 1992, de Argentina en 2002 y de Islandia más recientemente.

Hoy en día, cuando diversos países europeos que son los principales socios comerciales unos de los otros aplican políticas similares al mismo tiempo, el efecto se ve inevitablemente amplificado. En resumen, la austeridad coordinada está abriendo el camino a una recesión coordinada. La lección es que las políticas viables para un país no son necesariamente eficaces para un grupo de países altamente interdependientes.

Los costos sociales de estas medidas son vastos y profundos. La tasa de desempleo europea ha aumentado sin interrupción – salvo por un breve descenso en 2010 – de menos de 7 por ciento en el primer trimestre de 2008 a 11,6 por ciento en septiembre 2012.

Unos 26 millones de europeos están buscando empleo, sin contar aquellos desmotivados que han abandonado la búsqueda o aquellos que sólo lograron obtener un trabajo a tiempo parcial. Esto ha hecho que baje el número de personas en edad de trabajar y que tienen trabajo en la Unión Europea.

Los jóvenes son los más afectados. Evitar una “generación sin futuro” debería ser una prioridad para todos los responsables de toma de decisiones en Europa.

Sin duda se precisan reformas cuando los costos laborales suben más rápido que la productividad por trabajador, o cuando el déficit fiscal o comercial se vuelve insostenible. Las reformas funcionan mejor cuando se recurre al diálogo social. Y hay muchas formas de sanar a una economía, por ejemplo: fomentando la inversión, estableciendo un sistema impositivo que sea justo, mediante la innovación y formación de la fuerza laboral, etc.

Es improbable que el incremento de las exportaciones dentro de una Europa deprimida sea la única medida que ayude a salir a los países de la crisis. Los empleos sólo se desplazarán de un lugar a otro, como ha sucedido recientemente en la industria automotriz, con fábricas que cierran en Bélgica, Francia y el Reino Unido y otras que abren en España y Rumanía.

Evitar devaluaciones competitivas de la moneda era precisamente uno de los objetivos de la moneda única. También es necesario reequilibrar la economía hacia la demanda interna en países con grandes excedentes comerciales, comenzando por Alemania cuyo excedente durante los últimos doce meses ha superado el de China.

La recuperación económica con un retorno al pleno empleo requerirá de la adopción de medidas más audaces, equilibradas y profundas de las que están siendo consideradas en la actualidad y que se basan en soluciones específicas para cada país y cada crisis.

Etiquetas: mercado de trabajo, política laboral, desempleo

Regiones y países cubiertos: Europa

Unidad responsable: Departamento de Comunicación (DCOMM)

Comentarios

 

 
comments powered by Disqus
Este contenido se encuentra disponible en
English  Français  Italiano 
A A+A++  Imprimir  Enviar
Cerrar

Correo electrónico

Competitividad y empleo: la cuadratura del círculo

Para

E-mail dirección:
Separe las direcciones con una coma (,)

Sus datos:

Su nombre:
Su E-mail:
Enviar
Comparta este contenido

Contáctenos

Volver arriba
© 1996-2014 Organización Internacional del Trabajo (OIT) | Derechos de autor y autorizaciones | Política de Privacidad | Alerta de fraude | Descargo de responsabilidad