Microseguro

El microseguro, una solución para los migrantes y las compañías de seguro

Los migrantes internacionales envían a sus hogares más de 400.000 millones de dólares al año, sin embargo, con frecuencia, ellos y sus familias carecen de una protección social básica. Es en este contexto que el microseguro puede intervenir.

Analísis | 29 de octubre de 2012
GINEBRA (OIT Noticias) – Los migrantes con frecuencia actúan como un seguro informal cuando su familia enfrenta alguna adversidad en el país de origen, pero ellos mismos tienden a ser vulnerables y a tener un acceso limitado a la protección social en el país de destino.

El seguro puede ayudar a enfrentar algunos de los riesgos a los que están expuestos, pero los seguros con frecuencia son costosos, complejos y de difícil acceso para muchos migrantes de bajos ingresos.

“Estas familias precisan de productos simples que pueden ser suministrados sin grandes costos y adaptados a las exigencias, dos características del microseguro”, señaló Craig Churchill, jefe del Fondo para la Innovación de Microseguros de la OIT. “Los beneficios podrían ser considerables, tanto para los aseguradores como para los migrantes”.

Una gran diversidad de planes de seguro pueden ser de interés para los migrantes, como el seguro por accidente o repatriación, protección del envío de remesas y protección para las familias de los migrantes en los países de origen.

El microseguro es un tipo de seguro dirigido a proteger a los pobres contra los riesgos (accidentes, enfermedades, muerte de un familiar, desastres naturales, etc) a cambio de primas adaptadas a sus necesidades, ingresos y nivel de riesgo.

Algunas limitaciones


Un buen producto que satisface las necesidades de los migrantes no es de por sí mismo una garantía de éxito. Llegar a los migrantes y mostrarles los beneficios potenciales del seguro es una fase crucial y un desafío para los aseguradores.

Es posible que las compañías de seguro necesiten encontrar socios estratégicos que los ayuden a acercarse a los trabajadores migrantes. Las asociaciones de la diáspora y las agencias de transferencia de dinero pueden ejercer esa función ya que los migrantes tienden a confiar en ellas.

Las restricciones legales y reglamentarias constituyen otra dificultad importante. Con frecuencia, los aseguradores no tienen licencia en los dos países, el de origen y el de destino, y en ocasiones puede ser difícil establecer cuál jurisdicción es pertinente.

La condición ilegal de muchos migrantes también puede plantear problemas serios si ellos compran un seguro en el país de destino.

“Si bien los desafíos son considerables, las ventajas potenciales tanto para las compañías de seguro como para las familias transnacionales, o la formalización de la gestión informal del riesgo creado por la migración, pueden ser enormes”, sostiene Craig Churchill.

Si bien aún son poco comunes, existen diversos ejemplos de seguros para los migrantes
  • Indonesia exige a las agencias de contratación – a las cuales recurre el 95 por ciento de los migrantes – que les suministren una cobertura de seguro que incluya el deceso, la discapacidad, los gastos médicos, los salarios no retribuidos, la deportación y el abuso físico.
  • SeguraCaixa, una filial de la cooperativa española La Caixa, ofrece algunos de los pocos productos dirigidos a los migrantes a una escala razonable. En 2008, 80.000 migrantes – la mayor parte proveniente de África y América Latina – fueron asegurados con uno de los dos planes que ofrecían seguro de muerte.
  • La empresa cooperativa de seguros de El Salvador, Seguros Futuro lanzó hace poco un producto de seguro para migrantes que en caso de muerte, cubre los costos de repatriación del cuerpo y un año de remesas.