Día Internacional de las personas con discapacidad: Mensaje del Director General de la OIT, Juan Somavia

Fecha de la publicación: 2 de diciembre de 2007 | Tamaño o duración: 00:07:12 (3.12 MB)

Transcripción:

Quisiera expresar mi agradecimiento por su participación en la observación del Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Este año vemos que en todo el mundo la gente se moviliza para que las personas con discapacidad vean hechos realidad los valores de dignidad, de respeto, de oportunidad y de inclusión a través del trabajo decente.

Este tema responde a una importante verdad: En todo el mundo, hombres y mujeres aspiran a tener una oportunidad justa de encontrar un empleo decente. Quieren gozar de la dignidad que ofrece el trabajo.

En el día de hoy subrayamos el derecho a un trabajo decente que tienen las personas con discapacidad. Ello basado en:

  • el respeto a los derechos de los trabajadores, y muy especialmente la lucha contra la discriminación;
  • la protección social para todos;
  • la ampliación de las oportunidades de empleo, y
  • el diálogo social.

Este tema, promovido inicialmente por la OIT, ha logrado un eco considerable en todo el mundo. Se observa la aparición de un amplio movimiento mundial en pro del trabajo decente.

Una parte crucial de este movimiento lo constituyen las personas con discapacidad, de las cuales 470 millones están en edad de trabajar.

Las personas con discapacidad demuestran a diario su productividad en el trabajo. A pesar de ello, siguen adoleciendo de un elevado nivel de desempleo.

Incluso aquellos que tienen un empleo a menudo tienen niveles inferiores de seguridad y pocas posibilidades de progresar.

Demasiadas personas viven en la pobreza.

Debemos intensificar nuestros esfuerzos para acelerar el cambio.

Al promover los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad estamos potenciando no solamente el valor de esas personas, sino también fortaleciendo las economías y contribuyendo al enriquecimiento de toda la sociedad.

Nuestra labor reposa sobre sólidas bases – los Convenios de las Naciones Unidas y de la OIT; numerosas leyes e instrumentos. Las buenas prácticas.

Con esos recursos:

Debemos desterrar los prejuicios;

Debemos lograr mayor apertura de los lugares de trabajo para las personas con discapacidad.

Por encima de todo, debemos persistir. Y nunca, nunca rendirse en esta lucha por la justicia social.