Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Migración laboral

Restituir la confianza a los jóvenes desempleados de Albania

Varios jóvenes trabajadores albaneses regresan a su país después de haber perdido su empleo en el extranjero a causa de la crisis económica. Para muchos de ellos, reintegrarse al mercado laboral local es una tarea abrumadora. Un proyecto OIT-PNUD los ayudó a enfrentar este desafío.

Reportaje | 10 de diciembre de 2014
Jorilda Pepa
TIRANA (OIT Noticias) – Jorilda y Edi Pepa trabajaban para la floreciente industria del turismo de Santorini, una isla del mar Egeo, hasta que la crisis griega llegó a sus puertas, hace dos años.

Después que perdieron su trabajo en Grecia, decidieron regresar a Albania y abrir una cafetería en la ciudad de Lezha.

La familia de Pepa poseía una hectárea y medio de terreno en Malci, su aldea natal, situada en el municipio de Kolsh. La tierra había estado sin cultivar por varios años, pero la pareja no tenía los conocimientos técnicos ni los fondos para invertir.

Un día, ellos encontraron a expertos del proyecto OIT-PNUD de Local Level Responses to Youth Unemployment Challenges (Respuestas locales a lo problemas de desempleo juvenil) y su suerte cambió. Los expertos ayudaron a esta pareja trabajadora a transformar la tierra baldía en cultivable. Este otoño, por primera vez cosecharon salvia.

La formación no sólo les enseñó a cultivar salvia y otras plantas aromáticas y medicinales, sino también cómo establecer un negocio. El proyecto además financió las plantas de salvia.

La mitad de los repatriados están desempleados

Jorilda y Edi Pepa son dos de los 130.000 albaneses emigrantes que se estima han regresado a Albania durante los últimos tres años. La mayoría vienen de Grecia e Italia, donde las economías se hundieron como consecuencia de la crisis europea.

Un estudio conjunto por el Instituto de Estadísticas de Albania (INSTAT) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) muestra que 50 por ciento de los migrantes que regresaron a Albania están desempleados.

El proyecto ha reforzado las capacidades a nivel local para identificar y tratar el problemas del desempleo juvenil."

Teuta Zejno, Coordinadora nacional del proyecto de la OIT
Ellos enfrentan una ardua batalla para reintegrarse al mercado laboral local, el cual es particularmente difícil para los jóvenes entre 15 y 24 años.

La tasa de desempleo juvenil, que alcanza el 33,5 por ciento, es casi el doble que la de los adultos (17,7 por ciento).

El proyecto OIT-PNUD, financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), apoyó los denominados Pactos Territoriales de Empleo (PTE) en las tres regiones septentrionales de Shkodër, Lezha y Kukës, que figuran entre las más pobres de Albania.

Estos Pactos establecen una asociación contractual de cooperación entre los diferentes actores a nivel local y los ayudan a superar los principales problemas en sus comunidades de una manera más coordinada y participativa.

“El proyecto ha reforzado las capacidades a nivel local para identificar y tratar el problemas del desempleo juvenil, y al mismo tiempo aporta ejemplos prácticos de cómo puede hacerse”, declaró Teuta Zejno, Coordinadora nacional del proyecto de la OIT.

La lucha contra el desempleo juvenil

El establecimiento de Comités regionales para el empleo ha sido crucial en la lucha contra el empleo juvenil.

La experiencia de la OIT nos ha ayudado a crear órganos de decisión para tratar el problema del desempleo."

Andrea Jakova, Comité regional para el empleo, Consejo Regional de Shkodra
“La experiencia de la OIT nos ha ayudado a crear órganos de decisión para tratar el problema del desempleo”, declaró Andrea Jakova, miembro del Comité regional para el empleo, en representación del Consejo Regional de Shkodra. “De esta manera, podemos atraer mayores fondos y en el futuro podríamos también beneficiarnos de los fondos de cohesión de la UE”.

El proyecto ha creado 420 empleos para jóvenes en el sector privado, mientras que 166 de los que recibieron formación eran trabajadores independientes. Estos resultados reflejan la nueva estrategia de la OIT sobre una migración justa, uno de cuyos pilares es la necesidad de crear más oportunidades de trabajo decente en los países de origen para que la migración sea una opción más que una obligación.

La migración justa también reconoce que la protección de los trabajadores migrantes puede beneficiar a los migrantes tanto en los países de origen como de destino. Esto particularmente importante para los migrantes jóvenes a la hora de desarrollar sus capacidades.

“Identificamos el turismo y la agricultura como sectores prioritarios y después elaboramos el Pacto Territorial de Empleo para Lezha, el cual comprende diversas medidas destinadas a promover el empleo de los jóvenes y a reducir la incidencia del empleo informal”, explicó Jak Gjini, coordinador local del proyecto en Lezha.

Mientras tanto, Jorilda y Edi Pepa están expandiendo sus actividades agrícolas.

“El año próximo queremos cultivar lavanda y establecer una pequeña actividad de apicultura”, afirmó Jorilda.

Alta tecnología donde nadie se lo espera

En Kukës, una región montañosa en la frontera con Kosovo*, las tierras cultivables son más bien raras.

Ingrid Shyti and Gentian Guska
Mientras que otros repatriados también cultivan salvia como Jorilda y Edi Pepa, Ingrid Shyti tuvo otra idea. Ella se graduó en economía en la Universidad de Tirana, pero su verdadera pasión es la tecnología web.

Cuando regresó a su ciudad natal, se asoció con su amigo Gentian Guska para formar a los jóvenes del lugar a desarrollar páginas web, con el apoyo del proyecto OIT-PNUD.

“El plan consistía en que yo aseguraría el apoyo técnico para los clientes en Tirana, mientras que Gentian y el equipo en Kukës administrarían las páginas web”, explicó Ingrid.

Ellos finalmente vencieron el concurso “Generar ideas para empresas sostenibles” lanzado en el marco del Pacto Territorial de Empleo para Jóvenes de Kukës.

A partir del plan de negocios presentado, el proyecto concedió a Ingrid Shyti un financiamiento que cubrirá los costos de alquiler durante un año y los gastos para la adquisición de diversas computadoras para su oficina, ayudándola a establecer una empresa de alta tecnología y transferir sus conocimientos técnicos en una zona insospechable.